Izal

4.00

Mikel Izal y su cuarteto se adentran en la poesía pura en búsqueda de la felicidad

por DAVID VALDÉS | 22 May de 2018

Fotografía tomada de sus redes


Los madrileños publicaron una colección de himnos llenos de coros inolvidables y cánticos heroicos. Mikel Izal, el vocalista y líder, canta (y a veces parece que rapea) al son de la batería, la guitarra, el piano y el bajo, como si estuviera persiguiendo la melodía. Además de sus gritos agudos y su voz carrasposa, Mikel analiza cómo encontrar la felicidad a partir de metáforas sobre la naturaleza y el comportamiento humano (“De este palacio de hielo al sol / De esta cabaña de paja y esparto / Que de un soplo se nos cayó”, canta en El temblor). Alcanzan el punto más alto del álbum con Pausa —tal vez la canción más lenta de la discografía de IZAL— con la que cuestionan dos maneras de vivir: una es lenta, calmada y silenciosa, y la otra es rápida, turbulenta y ruidosa. IZAL se aferra a estudiar la vida y a veces querrás que te lo cuente con más detalles antes de que terminen las canciones. Un disco perfecto para un momento de pesadumbre y nostalgia.


Deja tu opinión sobre el artículo: