La Vela Puerca

3.50

La banda uruguaya mantiene la línea rockera, mientras muestra su madurez en un disco sólido

por SANTIAGO ANDRADE | 18 Jul de 2018


Entre la ola de bandas y artistas de Uruguay que han recorrido América Latina —No te va a gustar, El Cuarteto de Nos o Jorge Drexler—, hay un grupo gigantesco a ambos lados del río de la Plata que no ha pegado en Colombia. Se trata de La Vela Puerca, que este año sacó su séptimo álbum de estudio.

Las letras de Destilar muestran los años que tiene la banda. La nube y Casi todo son críticas a las relaciones sociales en el mundo digitalizado. Mi diablo está llena de melancolía, mientras que Atala y La luna de Neuquén son reflexiones sobre la vida y la muerte. La transición de esta última a La revancha y después a Pensar es excelente, de la canción más suave, a la más rocanrolera del disco. La Vela salta de guitarras rockeras a armonías acústicas sin perder su espíritu. Por momentos puede hacer falta la fuerza y la rebeldía de antes, aunque hay que tener en cuenta que han pasado más de dos décadas de carrera.


Deja tu opinión sobre el artículo: