La vida, sin ir muy lejos

4.00

La vida, sin ir muy lejos

por RODRIGO TORRIJOS | 01 Mar de 2016


La película que Margherita Rueda es una sólida pieza sobre las tensiones laborales, se refiere al momento político de la Italia en la que le correspondió vivir, donde las fábricas se cierran y los empleados pierden sus trabajos. La obra se articula perfectamente a su filmografía, en la que estos temas han sido recurrentes. Sin embargo es una cinta sin alma. Pero Margherita es la protagonista de otra película, una maravillosa cinta dirigida por Nanny Moretti, que sabe poner el cine dentro del cine para recordarnos que la vida es más importante.

La historia dentro de la historia no logra superar el drama que Margherita, la directora, se rehúsa a enfrentar. Su madre, una cálida maestra, está en el hospital hace varios días, y la situación pasa de ser un dolor de cabeza adicional a las preocupaciones cinematográficas de la directora, para traerla rotundamente de regreso a una realidad agónica.

La coincidencia del rodaje con los días finales de su madre no deriva en un melodrama fácil. Por el contrario, confrontan toda lección aprendida por quienes se han atrevido a tocar el tema, porque más allá de la pérdida y el dolor, la situación se torna absurda, revistiendo de un sentido magnífico a dicha palabra. En parte gracias a la presencia de John Turturro, un actor norteamericano encargado de interpretar a un actor norteamericano, que irrumpe en el set de rodaje para convertirse en el torpe dictador de la fábrica que cierra en la película. Su presencia hilarante exaspera a Margharithe, pero también funciona como un espejo distorsionado, en el que se revela ella misma como la dictadora que no duda en lastimar a los miembros del equipo con quien trabaja.

Algo cambia en las personas cuando sus padres mueren o cuando tienen hijos. La vida probablemente se divide en esos momentos, probablemente sea esto, lo que llene esta película y en general la filmografía de Moretti de vida y de verdad, en una forma inusitada y sublime.


Deja tu opinión sobre el articulo: