LCD Soundsystem

4.00

LCD Soundsystem regresa con asombrosos ritmos repletos de furia y terror

por ROB SHEFFIELD | 22 Sep de 2017


Un álbum épico de punk-disco para la era Trump

Ha llegado el momento, hoy ha llegado el momento. LCD Soundsystem por fin ha regresado tras una misteriosa separación de cinco años que nunca explicaron, a pesar de hacer un documental diseñado precisamente con ese propósito. Como todos los rockeros que se retiran, fue tan creíble como la sexta gira de despedida de Cher. Pero donde quiera que hayan estado, lo que importa es que volvieron con una fuerza increíble. James Murphy y su banda punk disco de Nueva York no pierden ni un segundo en el magnífico American Dream: un incesante, extenso y gracioso set de canciones en las que se preguntan cómo una vida llena de buenas intenciones y trabajo duro puede convertirse en un caos. En los Estados Unidos de 2017, esta no es solo una pregunta para estrellas de rock en la mediana edad.

LCD Soundsystem se está arriesgando al lanzar nueva música, desde que se despidieron con tres de los mejores álbumes del siglo: su exitoso debut en 2005, su escalada a la cima en 2007 con Sound of Silver y la obra maestra This is Happening en 2010. Pero American Dream está al mismo nivel. Murphy cava en las profundidades emocionales y políticas, incluso cuando su mensaje al país es el mismo que se dice cuando está frente a un espejo: “Tú apestas al sobrevivir”.


Murphy no le apuntó a algo parecido a Drunk Girls o a North American Scum; ningún éxito superficial es la carnada del anzuelo. En cambio, American Dream es un complejo compendio de 10 canciones en un disco compacto, una avalancha electro-funk de 70 minutos que insiste para que lleves el ritmo absorbiendo todos sus cambios; desde el silencioso cántico en Oh Baby hasta los tambores reverberados al estilo de los 80 en I Used To.

El corazón de American Dream es el ritmo que se construye en cuatro canciones: How Do You Sleep, Tonite, Call the Police y American Dream (los últimos dos fueron sencillos que lanzaron e interpretaron en SNL hace unos meses). Componen una suite de 28 minutos que habla sobre el terror de la adultez en tiempos peligrosos. Tonite es una entusiasta, pero falsa, una sátira disco que dice: “Ese matoneo de la gente fabulosa/Sorteando zapatos de edición limitada”. En resumen, American Dream es una cómica y extraña balada de antaño al estilo Kraftwerk, en la que Murphy canta sobre cómo envejecer puede sentirse como una gran confusión, mientras huyes de las relaciones con las manos vacías.

A diferencia de otras bandas de rock de una era que podríamos mencionar, Murphy nunca suena como un viejo quejumbroso que habla de su juventud perdida, tal vez porque ya tenía 30 años cuando LCD Soundsystem saltó a la fama. Hay cierta compasión y honestidad detrás de toda esta turbulencia. En American Dream, incluso los ritmos alegres más exuberantes están llenos de temor y confusión. Y esa es exactamente la razón por la que son conmovedoras.


Deja tu opinión sobre el articulo: