Mazinger-Z: Infinity

3.00

Una película que recupera al icónico robot de los años 70 y 80 y que hace sentir a los que crecimos con el personaje, como si fuéramos niños de nuevo. Imagen cortesía Diamond

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 05 Apr de 2018


El personaje de Mazinger-Z, creado por Go Nagai, debutó en los cómics (en japonés, manga) en octubre de 1972 y dos meses después obtuvo su debut en los dibujos animados para la televisión (en japonés, anime). Aunque mucho antes ya existía en el mundo del manga y el anime un robot gigante (en japonés, mecha) llamado Gigantor (creado en 1956 y con el nombre original de Tetsujin 28), Mazinger-Z es definitivamente el más popular, generando toda una legión de fieles fanáticos tanto en Japón como en todo el mundo, además de una interminable serie de imitadores (el Gladiador, el Supermagnetrón, Dai Apolón, Arbegas, Dartanias, Voltron, Evangelion y Gundam son algunos nombres, por no mencionar a los Transformers y a la cinta de Guillermo Del Toro, Pacific Rim).

Para los iniciados, la historia de Mazinger-Z (la cual muchos seguimos gracias a la serie de televisión emitida en occidente en los años 80), cuenta sobre el hallazgo por parte del Doctor Hell y el Profesor Juzo Kabuto, de unos gigantescos autómatas en una excavación arqueológica, creados por una antigua civilización tecnológicamente avanzada. El Doctor Hell se entrega a la maldad y toma control de los robots para buscar el dominio mundial. Juzo Kabuto, por su parte, se refugia en Japón y gracias a la tecnología descubierta construye, antes de morir, un robot llamado Mazinger-Z para que su hijo, el valiente Koji Kabuto, combata a su malvado exsocio y salve a la humanidad de la tiranía.

La primera serie de televisión (con 92 episodios), termina con el retiro de Koji Kabuto y la destrucción de Mazinger-Z para ser reemplazado por Tetsuya Tsurugi y un robot más poderoso llamado Gran Mazinger, dando paso a una nueva serie que es poco conocida en occidente. Luego vendrían otras series con títulos como Grendizer, God Mazinger y Mazinkaiser, que alteran la línea argumental original.

Mazinger-Z: Infinity, la octava cinta animada protagonizada por el icónico robot, parte de la historia original, pero está ambientada 10 años después del último capítulo de Gran Mazinger. Aquí, Tetsuya Tsurugi y el Gran Mazinger son derrotados por un resucitado Doctor Hell y Koji Kabuto debe salir de su retiro para rescatar a su sucesor y de paso, salvar a la humanidad, ya que el Doctor Hell y sus secuaces (el hermafrodita Barón Ashler y el perverso Conde Decapitado) han tomado el control de un gigantesco robot similar a Mazinger llamado Infinity.

La mayoría de los personajes del manga y del anime se encuentran aquí, incluyendo a Sayaka, el amor eterno de Koji Kabuto, y al torpe pero divertido Boss Robot. Pero ahora se suma al elenco una enigmática androide que nos explicará cómo la teoría de los universos paralelos puede darle lógica a todo el enredo dramático producto de las múltiples líneas argumentales. La animación de esta cinta sigue respetando la crudeza de la fuente original, pero los escenarios que se repetían una y otra vez por falta de presupuesto en la serie de televisión, ahora están llenos de detalle y de efectos digitales.

Lo que hace de Mazinger-Z: Infinity toda una delicia para el espectador es su aire políticamente incorrecto (esperen a ver a las nuevas Mazingirls), sus momentos surrealistas y un trasfondo sociopolítico y económico que le da profundidad a esta cinta desbordante de acción y fantasía.

Los fieles seguidores de Mazinger y las nuevas generaciones que no conozcan al personaje, se van a divertir de principio a fin. Mazinger-Z: Infinity me hizo sentir como si tuviera 9 años otra vez. Esa es la magia del cine.


Deja tu opinión sobre el artículo: