Mi ex es un espía

3.00

Gracias a la química entre Mila Kunis y Kate McKinnon y a unas buenas escenas de acción, esta comedia acerca de dos chicas convertidas en espías logra salir a flote

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 10 Aug de 2018

/ Mila Kunis y Kate McKinnon

Foto Cortesía de Cine Colombia


Mi ex es un espía es una comedia de acción parecida a cintas como Una espía despistada o Chicas armadas y peligrosas, en la que dos mujeres se enfrentan a terroristas y ladrones en escenarios graciosos y situaciones extremas.

Mila Kunis (El club de las madres rebeldes) y Kate McKinnon (Cazafantasmas) interpretan a la pareja, que esta vez está conformada por Audrey y Morgan, dos amigas que descubren que Drew, el novio de Audrey (Justin Theroux), es en realidad un espía. Eso provoca que las amigas, sin ninguna experiencia, se conviertan de la noche a la mañana en unas expertas en traiciones, atentados y persecuciones, con sus correspondientes efectos cómicos.

La directora Susanna Fogel (Life Partners) se esfuerza por que esta película llena de clichés sea entretenida y refrescante, y lo logra apoyándose en la química que hay entre sus protagonistas, en uno que otro apunte gracioso y en la confección de unas impresionantes secuencias de acción.

También ayuda mucho el carisma proyectado por el actor escocés Sam Heughan (de la serie de televisión Outlander), quien interpreta al agente Sebastian, un galán que encarga de proteger a Audrey y Morgan de los peligros que las rodean, como el encarnado por Nadedja, una gimnasta y modelo anoréxica y psicópata (Ivanna Sakhno).

Si usted está en busca de entretenimiento ligero y quiere desconectar su cerebro por hora y media, recomendamos una bebida bien azucarada y unas palomitas llenas de mantequilla para acompañar esta película. Quedan advertidos.


Deja tu opinión sobre el artículo: