OKNOTOK

5.00

Nuestra opinión sobre OKNOTOK 1997 2017, la reedición que está a la altura del álbum original, con lados-b y tres canciones que no se habían lanzado antes

por WILL HERMES | 06 Jul de 2017

Las novedades de esta reedición es un trío de canciones que no se habían lanzado antes y que los fanáticos de Radiohead estaban esperando desde hace tiempo. Jim Steinfeldt/Getty


Reseña: las canciones inéditas de Radiohead entregan una imagen más completa de OK Computer

Los grandes discos pueden dar la ilusión de estar hechos para cualquier época en la que el oyente se encuentra. Declaraciones como “Karma police, arrest this man!” [Policía del karma, ¡arreste a este hombre!], junto a versos que dicen“Ambition makes you look pretty ugly/ Kicking, squealing Gucci little piggy” [La ambición te hace ver bastante feo/ Pataleando, chillando pequeño cerdito Gucci], como melodías trascendentes para luchar contra los estallidos de ansiedad, depresión y odio tecnológico, sugieren que OK Computer es bastante relevante hoy. Por los últimos 20 años, siempre lo ha sido.

Las novedades de esta reedición – remasterizada, aunque no le añade mucho a su obra maestra original – es un trío de canciones que no se habían lanzado antes y que los fanáticos de Radiohead estaban esperando desde hace tiempo. Todas fueron grabadas en la misma época de OK Computer; todas son intachables; y a pesar de eso, todas fueron razonablemente sacadas del original. Sin embargo, completan la imagen de una de las grandes bandas de rock llegando a su cima creativa.

I Promise es una sencilla promesa de amor, hecha para una guitarra acústica con cuerdas de metal, junto a un frío mellotrón y cortas entradas del tremendo falsete de Thom Yorke; el baterista Ed O’Brien alguna vez la comparó con una canción de Roy Orbison, lo cual es bastante acertado. Probablemente hubiese sido muy directa para el LP y tal vez era una competencia por la joya de la corona en el set para la brillante No Surprises, a excepción de la amargura emocional.

Man of War hizo una corta aparición como un trabajo en progreso, con una letra algo diferente, en el documental de la banda Meeting People Is Easy y ha sido como una patada en vivo desde 1995, cuando era conocida como Big Boots, con Yorke cantando la parte de “drunken confessions” [confesiones de borracho] arrastrando las palabras y estallando con aullidos para igualar las aplastantes guitarras (mira el video de la televisión italiana que anda por YouTube). Con un tema que parece ser sobre el veneno de la fama, hubiera sido extraño dentro de la narrativa de OKC. Pero con su brillante ritmo de tick-tock (Dark Side of the Moon, en especial Time, se puede sentir), los arrogantes chillidos de guitarra de Jonny Greenwood y una de las mejores letras surrealista de Yorke (“When you come home, I’ll bake you a cake, made of all their eyes” [Cuando regreses a casa, te hornearé un ponqué, hecho de todos sus ojos]) es un clásico después del álbum original.

Lift también lo es, puede ser más clásico todavía, con su suave introducción con una guitarra rasgueada, altos ascensos melódicos y su amigable final (“Today is the first day of the rest of you days/ So lighten up, squirt” [Hoy es el primer día del resto de tus días/ Así que enciéndete, pequeño]. Otra canción que el grupo no pudo perfeccionar en el estudio y supuestamente se dejó a un lado porque la banda tenía miedo de que se convirtiera en un éxito que los amarrara de la misma forma que Creep. Pues bueno. Cuando Yorke canta, “We’ve been trying to reach you, Thom” [Hemos estado intentando contactarte, Thom], es un guiño a Space Oddity de Bowie, cambiando la cápsula espacial por un ascensor, y la primera vez (y hasta el momento única) que usa su nombre en la letra de un tema. Es un gran momento y los fanáticos se volvieron locos cuando la banda empezó a tocarla en vivo. Uno imagina que asumió instantáneamente las proporciones de una canción que tendrá que cantar a los seguidores hambrientos por el resto de su vida, una imagen desalentadora, en especial si eres Thom Yorke.

El resto del disco extra está lleno de lados-b que valen la pena y rarezas del mismo periodo, en el que la banda ya se dirigía a la epifanía de la música electrónica Kid A del 2000. Hay indicios de eso en Palo Alto, una especie de krautrock mezclado con R.E.M; y tal vez es más explícito en Meeting in the Aisle, una canción electrónica instrumental que se hizo con la ayuda de los amigos de Sia, Zero 7, que hicieron parte de la ola de artistas británicos que a mediados de los 90 que bajaron el tempo y borraron las líneas entre rock, música de fiesta y la unión de samples de hip-hop. Pronto, Radiohead tomaría eso y lo llevaría a otro nivel.


Deja tu opinión sobre el articulo: