Dummy

4.00

por PAUL EVANS | 22 Aug de 2017


Por medio de cintas repetitivas, guitarras en vivo, riffs de un piano Fender Rhodes y voces angelicales, los rebeldes de Inglaterra logran construir un hip-hop gótico. El tecladista Geoff Barrow opta por samples excéntricos (Johnny Ray, Lalo Schifrin y Wayne Shorter), mientras que Beth Gibbons canta suavemente sobre el lúgubre ritmo, imitando la encantadora actitud de Astrud Gilberto. Canciones como Roads, Glory Box y Sour Times tienen una melodía triste y sexy, que provocan imágenes cinemáticas (solitarios amantes en un bar y ligeros vistazos a través de cortinas venecianas). Los ritmos asertivos y la extravagante producción rescatan a Portishead de caer en un ritmo cohibido vintage, y logran abrirse paso para un nuevo y muy inteligente renacimiento de lo cool.


Deja tu opinión sobre el artículo: