Norman

3.50

por PETER TRAVERS | 11 Apr de 2017

Joseph Cedar / Richard Gere


El subtítulo para esta película dice El moderado ascenso y la trágica caída de un “Solucionador” de New York y cada una de esas palabras cobra sentido en la cinta. Norman es la primera película escrita y dirigida en ingles por el Israelí-Americano Joseph Cedar (Footnote), la cinta se convierte en el hechizo capaz de elevar a Richard Gere hasta una de las mejores actuaciones de su carrera.

El protagonista de Gigolo Americano baja el brillo a su calidad de estrella para interpretar a Norman Oppenheimer, un perdedor desaliñado, las personas a las que ayuda se refieren a él como un “judío generoso”. El tipo ronda por las calles de Nueva York usando el mismo abrigo color café, pareciera vivir en cualquier lugar, en diferentes escenarios aparece para conectar personas. Vive para hacer favores a otros -¿por qué?. Cedar se las arregla para evadir estereotipos antisemitas representados por Shakespeare, con Shylock o como Fagin de Dickens. Este personaje miente, manipula e incluso fastidia a muchos. En algún punto es descrito como “un tipo que se ahoga y hace señas para guiar a un trasatlántico”. Pero es evidente, su deseo por “pertenecer” es tan genuino como su soledad.

Norman se hace amigo del político Micha Eshel (el sobresaliente Lior Ashkenazi) al obsequiarle unos costosos zapatos, tres años después el dignatario está de visita en Nueva York, ha sido elegido como Primer Ministro y se encuentra en la fila de recepción, allí Norman espera con el corazón en la mano ser reconocido por el gran hombre. Cuando esto pasa, el lugar de Norman en la mesa se vuelve reconocido. Una variedad de personajes, un sobrino ambicioso (Michael Sheen) un rabino (Steve Buscemi), un magnate (Harris Yulin), su asistente (Dan Stevens) y una oficial de la embajada (Charlote Gainsbourg) se interesan en conectar con este “dinamizador”. En caso de que creas que es el único “solucionador” disponible, Cedar nos presenta a Hank Azaria como otro profesional del ramo, con un enfoque más “callejero”.

Entonces la película trastabilla, cortesía de un tonto giro de trama que involucra un escándalo político y un acto de desesperación que no tiene lugar en la película, la herida llega cerca del hueso y el hechizo se rompe. Gere sin embargo maniobra sin hacer un movimiento en falso. Cedar ha dicho que escogió a la estrella como protagonista, para ver a su personaje a través de “ojos frescos” y Gere respondió con un retrato revelador de la angustia interna y una torpeza social “chaplinesca”. Para este actor Norman constituye un triunfo personal.


Deja tu opinión sobre el artículo: