Si solo pudiera imaginar

1.50

Un biopic dramático, mágico, cristiano y musical

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 28 Mar de 2018

Andrew Erwin, Jon Erwin / J. Michael Finley, Dennis Quaid, Trace Adkins


I Can Only Imagine es el título de la canción melosa de la banda de rock cristiano MercyMe, que llega en el año 2001 al Número 71 en la lista del Hot 100 de la revista Billboard. También es el título de la película sobre la banda, su líder Bart Millard y sobre cómo la pieza musical surgió de la mano del mismo a partir de una tormentosa relación con su padre (interpretado por Dennis Quaid, en un lugar equivocado).

Esta película de fe comete los mismos errores de varias de su género: la pretensión abrupta de evangelización, el mundo satanizado, los personajes cuadriculados y abstraídos de la realidad, las malas actuaciones y los diálogos predecibles, todo esto se encuentra en Si solo pudiera imaginar.

Sin embargo, hay material hilarante en la cinta, como ese mánager (en apariencia rudo), interpretado por el cantante de música country Trace Adkins y las apariciones de Amy Grant y Michael W. Smith (interpretados por actores), que son el equivalente laico a John Lennon y Mick Jagger dando su apoyo a Bart (es difícil dejar de pensar en el encuentro entre Jim Morrison y Andy Warhol en The Doors de Oliver Stone y compararlo con el encuentro entre Bart y Amy Grant).

Pero, la verdad sea dicha, Si solo pudiera imaginar es una película para televisión disfrazada de biopic cinematográfico, bien puede apilarse junto al biopic sobre Andrea Bocelli llamado La Música del Silencio. Solo resta imaginar películas que hagan justicia a autores del pop más suave como Kenny G o Richard Clayderman.


Deja tu opinión sobre el artículo: