Sting & Shaggy

2.50

Esta extraña pareja rinde homenaje a maestros del verano como Bob Marley y los Beach Boys

por RICHARD GEHR | 21 Jun de 2018


Sting y Shaggy ofrecen una ecléctica fiesta de reggae

El ultimo disco de Sting, 57th & 9th, fue sorprendentemente directo y orientado al rock. Ahora hace un nuevo cambio de rumbo uniéndose al Shaggy, el gran “gruñidor” del reggae pop. El resultado es tranquilo y soleado, como si escucháramos Roxanne en un resort, cambiando su vestido rojo por un bikini y unas sandalias.

En el tema título —que, como todo el disco, lleva el crédito de Sting, Shaggy y los músicos que los acompañan— Sting abre su corazón y evoca “el fantasma de Bob Marley que todavía me acecha”. Es cierto, Morning Is Coming se acerca a Three Little Birds, y Waiting for the Break of Day hace lo mismo con Wait in Vain.

Aunque 44/876 parece tener a Jamaica como punto de partida, poco a poco va reflejando la admiración que los dos músicos sienten por la vida y la cultura de los Estados Unidos. Dreaming in the U.S.A. se inspira en armonías de los Beach Boys, y Sting rescata su espíritu neoyorquino para Sad Trombone y 22nd Street, aunque Shaggy solapadamente mete algunas líneas bobaliconas y coquetas. El inconfundible bajo de Sting lidera la mayoría de canciones, y el compañero de producción de Shaggy, Sting International, aportan brillo y ritmo. 44/876 contiene mucho de reggae clásico y dancehall, pero un poquito más de sustancia le habría venido muy bien.


Deja tu opinión sobre el artículo: