The Disaster Artist

3.50

Un desastre divertido y conmovedor

por PETER TRAVERS | 09 Mar de 2018

James Franco / James Franco, Dave Franco, Seth Rogen


James Franco, director, productor y actor, le apunta a la creatividad en todas sus formas en The Disaster Artist, y es evidente que lo da todo, en una historia sobre el peor cineasta del siglo XXI. Hablamos de Tommy Wiseau, quien se convirtió en el heredero espiritual de Ed Wood después de su trabajo en The Room de 2003. Franco, quien interpretó al personaje mientras dirigía la cinta, le dio una mirada propia a los daños psicológicos que acompañan el fracaso.

La película comienza en San Francisco, donde Greg Sestero (Dave Franco) conoce a su futuro director y coestrella en una clase de actuación. La profesora (Melanie Griffith) siente pena ajena cuando Wiseau, de cabello largo y con un estilo gótico, grita con frecuencia el nombre “Stella”, como si reviviera el espíritu de Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo. Los dos hombres crean un vínculo a partir del rechazo de agentes y actrices, ya que es a lo único que se enfrentan desde su llegada a Los Ángeles. Luego, Wiseau decide escribir y autofinanciar su propio largometraje con seis millones de dólares, que recaudó de manera misteriosa. Será protagonizada por su mejor amigo y él, y se llamará The Room.

Franco tiene un papel comiquísimo, en especial porque prueba que Wiseau es igual de terrible como actor, escritor y director. En una escena muy simple se equivoca toma tras toma. Mientras tanto, detrás de cámaras, un equipo dirigido por Seth Rogen recita al unísono los diálogos que se le olvidan. The Disaster Artist va más allá de las equivocaciones y fallas de su protagonista. Franco y los guionistas Scott Neustadter y Michael H. Weber (500 días con ella, Bajo la misma estrella) buscan algo crucial en el proceso creativo. ¿Qué motiva a Wiseau? ¿Un deseo por crear y por tener fama? ¿La necesidad de impresionar a Sestero, de quien podría o no estar enamorado? Estas preguntas giran alrededor y dan a la trama un núcleo conmovedor.

Como director, Franco tiene un gran éxito al darle coherencia al caos, una palabra que describe con exactitud el desarrollo de este fenómeno. No necesitas ver The Room para apreciar The Disaster Artist. Las recreaciones de las escenas importantes del “clásico” son grabadas con una increíble verosimilitud y actuadas por un gran reparto, entre ellos Zac Efron, Ari Graynor, Josh Hutcherson y Jacki Weaver. James Franco vuelve a consolidarse en su carrera como actor y director, se asegura de que este film sea honesto y divertido. The Disaster Artist es su bebé, una película que le rinde un homenaje a sus dos talentos.


Deja tu opinión sobre el artículo: