The Hamilton Mixtape

3.50

Sia, Miguel y Nas lideran una banda de patriotas del pop mientras conciben de nuevo Hamilton

por JON DOLAN | 24 Jan de 2017

Foto: Theo Wargo/WireImage/Getty


Mike Pence tiene razón: Hamilton es como “el sonido de la libertad”. El musical es un milagro de la historia y el ingenio, que reafirma el sentido estadounidense de la ambición rebelde y las promesas que desafían todas las probabilidades. Como triunfo musical también es increíble. Las canciones del gran Lin-Manuel Miranda exploran la tradición de las narraciones y batallas del hip hop. Hamilton muestra canciones que se sienten tan vitales como cualquier cosa en el pop contemporáneo, algo que Broadway no ha hecho desde cuando realmente era pop contemporáneo.

Así que no sorprende que el tan esperado Hamilton Mixtape esté tan bien hecho. Miranda fue el productor ejecutivo junto a Black Thought y Questlove de The Roots, conformando un reparto de grandes del pop (Sia, Kelly Clarkson), del R&B (John Legend, Alicia Keys) y del hip hop (Nas, Chance the Rapper, Common) para hacer fabulosas versiones y covers replanteados a partir de las grabaciones del reparto original.

El propio Miranda canta con Nas en Wrote My Way Out, una oda en la que usan las palabras como armas, construida sobre Hurricane, que hace un recuento de todo el ascenso de Hamilton. El álbum está lleno de yuxtaposiciones hermosas: hay dos versiones de la triste Dear Theadosia, una con un piano de salón por Regina Spektor y Ben Folds, y la otra, un soul vocal de Chance y Francis and the Lights. Las dos muy bellas.

La inclusión de dos antiguos demos de Miranda será un regalo a los más fanáticos de Hamilton. Pero uno no necesita saberse la historia de Aaron Burr para disfrutar de Usher en Wait for It, o ser capaz de diferenciar entre una Schuyler Sister y una Pointer Sister para entender el drama de Sia, Miguel y Queen Latifah en Satisfied. Y si su conocimiento de historia estadounidense se limita a los listados radiales de 2002, Helpless le parecerá maravillosa.

Cuando salió, Hamilton resonó como la cumbre patriótica en la era Obama; la visión de @POTUS (Twitter de Obama) estaba tan presente que él mismo debería haber sido incluido como coproductor. Ahora, después de toda la mierda de Trump por Twitter, vuelve con resiliencia aguerrida. “Every city, every hood, we need to rise up / All my soldiers, what’s good? We need to rise up [Cada ciudad, cada barrio, tenemos que alzarnos / Todos mis soldados, ¿qué hay de bueno?]”, canta Busta Rhymes en la versión de The Roots de My Shot. En otras palabras: dejemos que resuene la libertad.


Deja tu opinión sobre el articulo: