The Midnight Man

2.50

Un monstruo carismático, gore efectivo, Robert Englund y Lin Shaye ¿Qué más pueden pedir los fanáticos del cine de terror Clase B?

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 30 May de 2018

Travis Zariwny / Lin Shaye, Robert Englund, Gabrielle Haugh

Cortesía Cine Colombia


The Midnight Man del director Travis Zariwny, es una cinta de horror que se enorgullece por ser “Clase B” y por tener un aire retro que nos recuerda a las cintas de los años ochenta que habitaban en los estantes de las tiendas de alquiler de video.

Este remake de una cinta irlandesa del 2013 (Zariwny hizo también un refrito de Cabin Fever, la película de Eli Roth), goza de la presencia de los veteranos Robert Englund
(Freddy Krueger en A Nightmare on Elm Street) y de Lin Shaye (Elise Rainer en Insidous). Y es gracias a ellos que logra convertirse en toda una diversión camp.

La cinta comienza con un prólogo ambientado en 1953, que muestra a varios niños jugando a invocar a una entidad pagana conocida como The Midnight Man. Sobra decir que el juego termina de una manera trágica y el juego es guardado hasta que unos adolescentes ingenuos lo recuperan con desastrosas consecuencias.

La verdad, la trama no importa y los problemas argumentales se perdonan, ya que las sobreactuaciones de Englund y Shaye, las pésimas actuaciones del elenco adolescente, el monstruo carismático (que nos recuerda a Freddy, a Pinhead y a Candyman) y el gore preciso y en su punto, son las cualidades que hacen de The Midnight Man una cinta mala, pero que termina siendo buena.


Deja tu opinión sobre el artículo: