U2

4.50

Al enfrentar la mortalidad, la banda se reconecta con el poder mismo de la música

por DAVID FRICKE | 21 Dec de 2017

​Ilustración por Alexander Wells


Encuentra lo que estaba buscando

Es casi lo mismo de siempre. “Nada impedirá que este sea el mejor día de todos”, declara Bono en Love Is All We Have Left. Pero la interpretación es sorprendente: como una oración suspendida sobre la guitarra de The Edge y el bajo de Adam Clayton. Bono muestra sus bríos en Lights of Home: “Un último esfuerzo y naceré de nuevo”, canta acompañado por guitarras de blues y ritmos de rock con trazos de hip hop, interpretados por Larry Mullen Jr.

También se escuchan cálculos casi fatalistas. “No debería estar aquí, porque debería estar muerto”, afirma Bono en esa canción, aludiendo a su reciente “roce con la muerte”. Si Songs of Innocence mostró a la banda más optimista y persistente del rock buscando sus orígenes punk rock y sus sueños en la Dublín de finales de los 70, Songs of Experience muestra a U2 aceptando lo inevitable: ya no tienen todo el tiempo del mundo.

Ese afán entrelaza e impulsa el salto de Experience: el sobrecogedor comienzo; el brillante impulso de You’re the Best Thing About Me; y la suplicante psicodelia de Summer of Love, en una Siria devastada. Al igual que con Innocence, U2 hizo Experience con distintos productores, incluyendo al veterano Steve Lillywhite.

Un U2 de las viejas épocas brilla en el disco, como si fuera un álbum de grandes éxitos: la contradicción al estilo Pop de noches de boogie y apocalipsis en The Blackout; el eco de sombras de Joshua Tree en The Little Things That Give You Away. El efecto es una carga de ánimos cambiantes. El brillo de Get Out of Your Own Way tiene la furia de una guitarra oxidada; el balance de funky y esplendor vocal de Red Flag Day resume aquello que se ha obtenido, perdido y dejado por hacer. American Soul es una carta de gratitud a las raíces e ideales que impulsaron a U2 (con un sermón de Kendrick Lamar). Otras canciones están dirigidas a la deuda de la banda con la familia y la fidelidad. “Ganaré, pero será una derrota si el premio no es para ti”, canta Bono acompañado por una lluvia de guitarra en Landlady. Songs of Experience termina como empezó: con quietud. 13 (There Is a Light) también vuelve a Innocence repitiendo el coro de Song for Someone. Pero aunque en esta última Bono le está haciendo una canción de amor a su esposa, Ali, en 13 se renueva su compromiso con lo que todavía encuentra en la música, la composición y la interpretación. Si Experience le ha enseñado algo a U2, es que una gran canción todavía puede dar la sensación de ser el primer día de nuestra vida. Songs of Experience es esa inocencia renovada.


Deja tu opinión sobre el artículo: