Un nuevo comienzo

3.00

Varios veterano actores británicos unen sus fuerzas para contarnos una delicada y hermosa historia acerca de reparar los sueños rotos, recuperar la independencia perdida y volver a encontrar el amor

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 29 Jun de 2018

Richard Loncraine / Imelda Staunton, Timothy Spall, Celia Imrie, Joanna Lumley

Foto cortesía de Cine Colombia


El cine británico nos ha acostumbrado desde hace varios años a sus “tacitas de té”: una serie de películas pequeñas, delicadas, deliciosas y únicas, con títulos como Cuatro bodas y un funeral, El divino Ned, El inglés que subió una colina pero bajó una montaña, Chicas de calendaio o Realmente amor. Un nuevo comienzo, la nueva película de Richard Loncraine (Ricardo III), hace parte de esa encantadora tradición.

La gran Imelda Staunton (quien hace poco dejó a muchos boquiabiertos con su devastadora interpretación como Martha, en la puesta en escena de ¿Quién le teme a Virginia Woolf? para el National Theatre), actúa como Sandra, una mujer que se enfrenta a que su marido haya encontrado un nuevo amor después de 35 años de matrimonio. Sandra abandona su hogar con todos los lujos para irse a vivir con Bif (una estupenda Celia Imrie), su hermana de clase media con quien no se hablaba desde su casamiento. Bif representa todo lo opuesto a Sandra. De pronto, en unas clases de baile para personas de la tercera edad Sandra recupera sus sueños rotos, su independencia perdida y encuentra el amor en Charlie, un hombre rudo y solitario interpretado a la perfección por Timothy Spall (quien hace poco nos impactó en la magnífica Viaje por la paz).

Gracias al enorme talento británico (vale la pena mencionar también a la maravillosa Joanna Lumley en un papel secundario) esta cinta, que pudo haber caído en innumerables lugares comunes y en situaciones empalagosas, logra ofrecer las dosis exactas de ternura, humanidad, belleza y gracia. Un nuevo comienzo logra capturar con delicadeza y sensibilidad los corazones de los espectadores, como solo las mejores “tacitas de té” británicas saben hacerlo.


Deja tu opinión sobre el artículo: