x- Men: Apocalipsis

3.00

Nuestros mutantes favoritos regresan en una sobrecargada entrega de la franquicia de superhéroes

por PETER TRAVERS | 24 May de 2016

Jennifer Lawrence como Mystique en ‘X-Men: Apocalypse. 20th Century Fox Film/Everett


Solo para refrescar la memoria: X - Men: Apocalipsis es un regreso al pasado para la franquicia de los X-Men, que sigue a la Primera Clase, del 2011, y a Días del futuro pasado, cuando los mutantes eran unos mutanticos. En el caso de Jennifer Lawrence, la azulada y bella Miystique, era una mutantica buenísima. James McAvoy interpreta la versión temprana del profesor X de Ian Mc Kellen, y Michael Fassbender hace lo propio con Magneto. Pero la pregunta permanece. ¿Estar del lado del Profesor X que quiere vivir en paz con los humanos, o con Magneto quien la mayoría del tiempo desea volarnos en pedazos?

Mientras tratas de vislumbrar una respuesta, déjame preguntar: ¿A alguien aún le importa? El director Bryan Singer, quien inició toda la vaina con mucho estilo en X-Men del 2000, vuelve por cuarta vez. Singer muestra mucha energía, pero él y su guionista Simon Kinberg (Los Cuatro fantásticos, ¡guacala!), dejan atiborrar la película. Además de quienes mencionamos en la parte inicial, regresa Bestia, (Nicholas Hoult), quien dicta clase a los muchachos. Saludamos a Night Crawler (Kodi Smith- McPhee), Jean Grey (Sophie Turner de Game Of Thrones), Quicksilver (Evan Peters) y Cyclops (Tye Sheridan).

Y justo cuando empezamos a ver a los chicos controlando sus poderes, llegan noticias del lado oscuro. Storm (Alexandra Shipp), Angel (Ben Hardy), y la absolutamente bacana Psylocke (Olica Munn). Incluso hay cameo de Wolverine (Hugh Jackman) porque, bueno, Wolfie es como la mascota de esta franquicia. Y la agente de la CIA, Moira Mac Taggert (Rose Byrne) regresa, esta vez con amnesia. ¿Suficiente hasta acá? Singer nos lanza muchas cosas, y no alcanzamos a agarrarlas todas. Probablemente a Trump se le ocurra algún impuesto para este tipo de despilfarros.

El salvador del Apocalipsis de los Xmen resulta ser el Apocalipsis, interpretado por Oscar Isaac, el villano que lleva el nombre de la película. Isaac está enfocado, centrado en erradicar el ruido de los efectos especiales a su alrededor. Un prólogo revela el renacer de Apocalipsis en el antiguo egipcio. El rufián de las pirámides intentará raptar al Pofessor X, para absorber sus poderes y joder al pobre planeta. Incluso bajo capas de maquillaje, Isaaac, -como Tom Hardy en El Caballero de la noche asciende - muestra lo que puede hacer un virtuoso, aún con las manos metafóricamente atadas tras su cabeza. Él es el alma de la fiesta.


Deja tu opinión sobre el articulo: