fbpx
INALDO PÉREZ/ ANTENA 2 RCN; CORTESÍA DIRECTV; CORTESÍA COLSANITAS; FOTO VÍA SQUASHPICS.COM; ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP/GETTY IMAGES

10 años de hazañas

Desde la coronación de Egan Bernal en el Tour de Francia 2019 hasta la medalla de oro de Caterine Ibargüen en Río 2016, repasamos la mejor década en la historia del deporte colombiano

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sin duda alguna, los últimos 10 años han sido los más fructíferos para el deporte en Colombia. Nuestros representantes se consagraron en distintas disciplinas: ciclismo, squash, tenis, fútbol, automovilismo, clavados, atletismo, patinaje y béisbol. Con historias sorpresivas de sacrificio, disciplina y talento, se han forjado logros gigantescos. A pesar del mínimo apoyo del gobierno para invertir en el deporte, las vitrinas se siguen llenando de medallas y trofeos, rompiendo récords y ganándole el pulso a referentes mundiales.

Aunque escogimos 10 hazañas, sabemos que resulta injusto dejar de destacar triunfos como el campeonato mundial del marchista Éider Arévalo en Londres, el oro de Óscar Figueroa en Rio 2016, la impredecible proeza de Atlético Huila Femenino en la Copa Libertadores o la incursión de Tatiana Calderón en la Fórmula 1. Más allá de los que acá celebramos, aplaudimos y elogiamos los esfuerzos de quienes persiguen su sueño, alcanzan la cima y se mantienen con la misma humildad de su tierra natal. Prepárense para recordar algunos de los momentos más alegres y conmovedores de la última década.

Egan Bernal, campeón del  Tour de Francia 2019

EFE

Los Campos Elíseos se iluminaron con una sonrisa tímida, humilde y muy joven. Con el maillot amarillo y un par de lágrimas clavadas en sus ojos, Egan Bernal celebraba su coronación en el Tour de Francia 2019. Apenas tres años de carrera profesional en ciclismo de ruta fueron suficientes para que el peladito de 22 años, modelo 1997, lograra la mayor hazaña deportiva de la historia en Colombia y se codeara con gigantes del ciclismo, como Chris Froome, Alejandro Valverde y su compatriota Nairo Quintana. Tras asumir el liderato en la etapa 19 con un ataque vertiginoso, Egan se aferró a la punta de la clasificación con un cierre inteligente y bien logrado, sin nublar su mente con el cansancio y el sacrificio. En aquel podio, Zipaquirá se alzó en lo más alto de Europa y, probablemente, lo volverá a hacer en los próximos años.

Farah y Cabal, campeones de Wimbledon y US Open

EFE

Dos colegas, dos deportistas, dos ganadores y, sobre todo, dos mejores amigos que conquistaron el mundo del tenis en 2019. Es poco común que la cumbre de un deportista llegue en sus treintas, pero así fue para la dupla colombiana de Robert Farah y Juan Sebastián Cabal. Vestidos de blanco, se desplomaron en el campo de Wimbledon cuando se coronaron campeones contra todo pronóstico. En su llegada a Colombia, con el trofeo, no pudieron evitar las lágrimas. Recordaron la lesión que sufrió Cabal en 2005, cuando los médicos le dijeron que no podría volver a jugar tenis profesional. También los momentos de impotencia y tristeza en que no lograban avanzar en semifinales de un Grand Slam. Sonrieron, celebraron y volvieron a entrenar. Wimbledon los impulsó tanto que dos meses después volvían a alzar una copa, esta vez en el US Open. Y así, Farah y Cabal, lograron el año más exitoso de la historia colombiana en el tenis.

Caterine Ibargüen, medalla de oro en salto triple en Río 2016

GETTY IMAGES

Incluso antes de saltar y competir, Caterine entró a la pista con la misma actitud eufórica y desparpajada que la caracteriza. Las tribunas, completamente amarillas, la hicieron sentir como en casa. Aunque su sonrisa era genuina, la reina colombiana venía de recibir un golpe contra una de sus grandes rivales, la kazaja Olga Rypakova. Llevaba una racha de 34 victorias consecutivas, con una suma de tres títulos en la Liga Diamante y dos medallas de oro en los mundiales de atletismo. Pero en junio de 2016, dos meses antes de los Juegos Olímpicos, Rypakova le arrebató el invicto en Birminghan. Ante la adversidad, Caterine se hizo más grande. Río de Janeiro presenció el segundo mejor triple salto de su carrera, con una distancia de 15,17 metros. Su marca fue suficiente para colgar su primer oro olímpico y derrotar a su rival. Con baile, gritos y una alegría contagiosa, Caterine celebró mientras sonaba himno nacional.

Edgar Rentería, el MVP de la Serie Mundial de Béisbol 2010  

GETTY IMAGES

El emblema más grande del béisbol colombiano alcanzó esta lista de titanes con su coronación como campeón y MVP (Most Valuable Player, el jugador más valioso) de la Serie Mundial de 2010 con los Gigantes de San Francisco. Su promedio de bateo fue de .412, con siete hits en 17 turnos, dos jonrones y seis carreras impulsadas. En el séptimo inning, tomó el bate y reventó la pelota hasta las tribunas, sepultando las esperanzas de los Rangers de Texas. Mientras tanto, en las casas colombianas retumbaba la narración del dominicano Ernesto Jerez con su famoso, “A lo profundooo… ¡Nooo! ¡No, no, no, no! ¡Dígale que no a esa pelota!”.

Mariana Pajón, medalla de oro en BMX en Londres 2012

EFE

La paisa, a sus 20 años, dio uno muestra impresionante de velocidad, agilidad y concentración. Desde el comienzo de la carrera, despegó como una bala y se mantuvo primera en los 37 segundos de la carrera. Una vez cruzó la meta, se abrazó con su equipo, con la sonrisa y los huecos en sus cachetes que la caracterizan. “Voy a tener que dormir con ella [la medalla]. Es un orgullo para mí, todavía no lo puedo creer”, confesó con una voz entrecortada momentos después de coronarse campeona. Tras el logro de la pesista María Isabel Urrutia en Atenas 2000, el oro de Mariana fue el segundo para la historia del país en los Juegos Olímpicos.

James Rodríguez, goleador del Mundial de Brasil 2014

AP

Ese Mundial, al que clasificó la selección después de 16 años de ausencia, recuperó la ilusión de los colombianos en el fútbol. Hubo dos figuras claves: José Néstor Pékerman, el director técnico; y James Rodríguez, el aclamado 10. El primero se llevó los corazones de un país entero, pero el segundo se convirtió en una sensación global. James dio un espectáculo en los cinco partidos que disputó. Además de marcar en todos, creó imágenes imborrables en la mente de sus compatriotas: su enganche y su picadita ante Japón, la parada de pecho y la volea ante Uruguay -el gol ganador del Premio Púskas 2014- y aquel testazo ante Costa de Marfil. Los cinco goles y las dos asistencias que registró le dieron un tiquete directo al Real Madrid un mes después.

Nairo Quintana , dueño del maillot rojo y la maglia rosa  

© RCS

La naturaleza del ciclista colombiano se ve reflejada en Nairo Quintana: un boyacense forjado a punta de agua de panela y sancocho que, con sacrificio, unas piernas férreas y una humildad desbordante, conquistó el mundo de los pedalistas. Su primera gran celebración se dio en 2014, acompañado por Rigoberto Urán en segundo lugar, vistiendo la maglia rosa en el Giro de Italia. Ese triunfo significó el regreso al podio de los grandes escarabajos colombianos. Luego, tras 29 años de la gesta de Lucho Herrera en la Vuelta de España, Nairo recuperó aquel maillot rojo en 2016. Una vez más, el as del equipo Movistar, paralizó las mañanas de los colombianos con sus ataques sorpresivos en la montaña y esas escapadas en solitario que le permitieron sacarle ventaja a sus rivales europeos. El pequeñín, de 1.67 m., se estiró dos veces para ondear la bandera colombiana en la cima.

Miguel Ángel Rodríguez, campeón del British Open de Squash

BO 2018 photos, presentado por ROWE

“Describir la victoria de Miguel Ángel Rodríguez como la más sorprendente en las nueve décadas del torneo más viejo de squash se queda corto. Nadie lo habría podido predecir”. Eso fue un extracto de un artículo del periodista Richard Eaton en la revista Squash Player. Imposible decirlo mejor. A sus 32 años, el colombiano le ganó al No. 1 Mohamed El Shorbagy, en una final repleta de puntos interminables, voladas de ‘La Bala de Cañón’ -el apodo de Miguel Ángel- y un mar de lágrimas tras la hazaña. Su estilo agresivo y arriesgado le permitió abrirse paso en un deporte que desde siempre ha sido dominado por los egipcios. Aquel 20 de mayo de 2018, Miguel Ángel se convirtió en el único latinoamericano en ganar el British Open, conocido como el Wimbledon del squash.

Campeones mundiales de patinaje por décima vez consecutiva  

Postobon Liga Deportiva

Qué difícil es destacar un logro en específico del patinaje para Colombia, somos la potencia mundial del deporte y esta década fue la más fructífera de la historia. Pero es imposible ignorar el récord que lograron en 2019, cuando la delegación nacional se convirtió en campeona mundial por décima vez consecutiva. La Plaza de Cataluña recibió con aplausos y el himno nacional a la selección Colombia Manzana Postobón. Al final, dos medallas de oro (cortesía de Geiny Pájaro y Sheyla Muñoz) en los 100 metros carriles reafirmaron la hegemonía del país con un total de 20 preseas. Hoy, el patinaje colombiano posee un hito difícil de igualar: 17 campeonatos mundiales con la bandera tricolor inscrita.

Orlando Duque, el primer clavadista campeón de un Mundial de Natación 

© DEAN TREML/RED BULL CONTENT POOL

Era el máximo favorito y se fue como campeón. No hubo sorpresas, no hubo relevaciones. El tipo alto, macizo, disciplinado y de cabellera larga se llevó la medalla de oro en el primer Mundial de Natación celebrado en Barcelona en 2013. Su nombre: Orlando Duque, el mejor clavadista de la historia. Con la seguridad y determinación de siempre, Orlando puso sus pies en la cornisa, dobló las rodillas y se impulsó con fuerza. Con volteretas y giros, casi imposibles de seguir, ejecutó un salto limpio. Los aplausos fueron automáticos y hasta sus compañeros lo sabían; no había nadie mejor que él en la disciplina. Por eso no hubo extrañezas o asombro. Hace un par de meses, con 45 años, anunció su retiro de las competencias. Su saldo: 13 títulos mundiales y dos Guinness Records.