fbpx

Actriz Esmé Bianco demanda a Marilyn Manson por agresión y tráfico sexual

El antiguo manager de Manson, Tony Ciulla, y su compañía también son acusados de tráfico sexual
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Evan Agostini

La actriz de Juego de Tronos, Esmé Bianco, ha demandado a Marilyn Manson y su antiguo manager, Tony Ciulla, argumentando que fue sexualmente abusada y agredida por el cantante. La demanda, que fue presentada este viernes ante una Corte, también alega que Manson, cuyo nombre real es Brian Warner, Ciulla y la compañía del manager violaron leyes en contra del tráfico de personas al llevarla de Londres a Los Ángeles, bajo el pretexto de que participaría en un video musical que nunca fue publicado y una película que nunca se grabó.

La británica, quien interpretó a Ros en la serie de HBO, es una de las mujeres que alzaron su voz en contra del músico a principios de este año. En febrero, en una entrevista con la revista New York, Bianco detalló el abuso del que fue víctima durante su relación con Manson en 2011. Esta es la primera acción legal que se ha impuesto sobre él desde que los casos de abuso sexual y físico salieron a la luz.

“El Sr. Warner usó drogas, fuerza y amenazas para obligar a la Sra. Bianco a realizar actos sexuales en múltiples ocasiones”, dice en el documento. Posteriormente, se afirma que Manson “cometió actos sexuales” en momentos en los que ella se encontraba inconsciente o sin condiciones para poder expresar su consentimiento, y se presenta una lista de las formas en las que fue agredida: “Estos actos incluyen palmadas, mordiscos, cortes y latigazos en sus partes íntimas para su placer sexual, todo sin el consentimiento de la demandante”.

La actriz también asegura que Warner infringió la Ley de Protección de Víctimas de Trata. Ciulla Management (compañía fundada por Ciulla y que ha representado a Rob Zombie y Tove Lo, entre otros artistas) también es acusada por la misma razón. El representante trabajó con el músico por más de 25 años antes de cortar su relación tras conocerse las primeras denuncias.

De acuerdo con la demanda, Warner cometió tráfico de personas cuando la engañó para llevarla a Estados Unidos, con el fin participar en un video musical de su canción I Want to Kill You Like They Do in the Movies, y en una película de horror llamada Phantasmagoria que nunca se hizo. Posteriormente, continuó con sus engaños cuando la hizo firmar un contrato para confirmar su aparición en la cinta. Más adelante, “Al involucrarse en su proceso de la visa, el Sr. Warner podía controlarla al amenazar con retirarle su apoyo si ella lo molestaba”. En un punto, ella afirma que él evitó que escapara al encerrarla en una habitación.

Bianco alega que él la forzó a hacer “labores sin pago”, violando las leyes estadounidenses sobre el tráfico de personas, “Esto incluye servir y preparar comida para él y sus invitados, limpiar su apartamento, asesorarlo en su álbum, hacer los coros sin reconocimiento en su disco Born Villain, y ser ofrecida a sus invitados y compañeros de banda para ‘darle palmadas’”. “El demandado insinuó que al llevarla a Estados Unidos y al proporcionarle alojamiento, ella le debía trabajo e intimidad sexual”.

En un comunicado para ROLLING STONE, la actriz destacó su papel en la Ley Phoenix de California, defendida por Evan Rachel Wood quien también acusó a Manson de abuso. “Así como millones de sobrevivientes sabemos muy bien, nuestro sistema legal no es perfecto. Es por esto que co-creé esta ley que le da tiempo valioso de sanación a miles de sobrevivientes de violencia intrafamiliar”, explica. “Pero en tanto sigo luchando por un sistema más justo, también estoy persiguiendo mi derecho a exigir que mi abusador rinda cuentas, usando cualquier herramienta que esté a mi alcance”.

“Estas acusaciones son probablemente falsas”, le dijo a ROLLING STONE el abogado de Manson, Howard King. “Para ser claro, esta demanda solamente se hizo luego de que mi cliente se negara a ser amedrentado por la Srta. Bianco y su abogado, y acceder a sus absurdas exigencias financieras basadas en una conducta que simplemente jamás ocurrió. Vamos a responder contundentemente a estas acusaciones en la corte y confiamos en que venceremos”. Ningún representante de Ciulla ha contestado la solicitud de réplica.

Además de las denuncias por abuso sexual, agrega que la controló al darle drogas y al privarla de comida y sueño. Esto “en orden de debilitarla física y mentalmente, y reducir su capacidad de rechazarlo”. Bianco está buscando una indemnización desconocida por el abuso del que fue víctima.

La actriz manifiesta que el exrepresentante del músic, Tony Ciulla, y Ciulla Management también son culpables porque se beneficiaron económicamente al “permitir que el abuso continuara”. “Sus antiguos asistentes hablaban directamente con el Sr. Ciulla sobre el abuso. Sus representantes tenían un gran interés en apoyar sus tendencias violentas para fomentar la creación de su ‘arte’ y la promoción de la marca de Marilyn Manson, y eran cómplices del abuso que infringía el Sr. Warner sobre ella”.

Esmé Bianco en 2019. AP Images

Tal como le contó a New York en febrero, ambos se conocieron por primera vez a través de su prometida de ese entonces, Dita Von Teese, en 2005. Luego del divorcio con la artista, persiguió a Bianco, le pidió fotos desnuda y la atrajo con el proyecto cinematográfico de Phantasmagoria. Además, mencionó que él la llevó a Los Ángeles en febrero de 2009 para la grabación del video musical. “Al llegar, la Sra. Bianco se dio cuenta de que no había ningún equipo presente y que se esperaba que ella se quedara en la casa del Sr. Warner en vez del hotel que habían reservado”, se lee en la demanda. Asimismo, se afirma que el músico no le dio comida durante los cuatro días de rodaje y que en cambio le dio alcohol y drogas, obligándola a usar lencería todo el tiempo, no permitiéndole dormir y forzándola a estar disponible las 24 horas del día.

Durante el rodaje, Bianco afirma que él actuó de forma errática, rompiendo una cámara en un momento en que tuvo un ataque de ira. De igual modo, relata que le hizo ver una película tan violenta que se desmayó y que intentó obligarla a realizar actos sexuales con otra mujer ante una cámara. “Lo más horrible es que el Sr. Warner la encerró en la habitación, la ató a un reclinatorio y la golpeó con un látigo que, según él, era usado por los nazis”, se explica en el documento. “También la electrocutó”.

En mayo de 2009, Warner viajó a Londres y allí ambos iniciaron una relación sexual consentida. Sin embargo, durante ese tiempo, la manoseó en público sin su consentimiento y la obligó a cumplir un código de vestimenta. “La obligaba a sentarse a sus pies durante las ruedas de prensa”, dice el informe. “La degradó verbalmente durante las entrevistas. También intentó llevar a una menor a un hotel”.

Ambos mantuvieron una relación a distancia hasta abril de 2011, cuando él le pidió que se mudara a Los Ángeles y le prometió que la ayudaría a conseguir la visa; allí vivieron juntos hasta que ella llegó su límite dos meses y medio después. Fue entonces, explica, cuando él la amenazó con la visa, la mantuvo prisionera en su apartamento y la encerró en un armario.

“En una ocasión, el demandado persiguió a la demandante por todo el apartamento con un hacha, haciendo agujeros en las paredes”, afirma el informe. “En otra ocasión, cortó a la Sra. Bianco con un cuchillo nazi durante el acto sexual, sin su consentimiento, y fotografió los cortes en su cuerpo. Luego publicó las fotos en Internet, también sin su consentimiento. Sus amigos, compañeros de banda, asistente, productor y otros colegas, incluyendo el Sr. Ciulla, fueron testigos de varios detalles de este abuso”.

Ella escapó en junio de 2011, cuando él se encontraba durmiendo. Al enterarse de que se había marchado, ella relata que volvió a amenazarla con la visa. Se volvieron a ver dos años después, tras uno de sus conciertos. Se encontraron en su autobús, donde él “la besó a la fuerza e intentó impedir que se fuera”. En el artículo de New York, la entonces asistente del músico dijo que el incidente duró hasta las 5 de la mañana.

“Admiro la valentía y la dedicación de la Sra. Bianco para que Brian Warner rinda cuentas”, le expresa el abogado de la actriz, Jay Ellwanger, a ROLLING STONE. “Aunque entendemos que las investigaciones siguen en curso, es fundamental que busquemos todas las vías posibles para que responda por los horribles actos que cometió”. Desde que sus víctimas hicieron públicas sus denuncias, Loma Vista, su sello discográfico, y la agencia CAA cortaron toda relación con él, mientras que las series de televisión American Gods y Creepshow retiraron sus actuaciones previstas.

En febrero, Warner respondió la acusaciones en un comunicado, calificándolas de “horribles distorsiones de la realidad”. “Mis relaciones íntimas siempre han sido completamente consensuadas con parejas que comparten las mismas ideas. Independiente de cómo y por qué otros ahora eligen tergiversar el pasado, esa es la verdad”, escribió.

En el artículo de New York, Bianco describió al cantante como un “monstruo que casi me destruye y casi destruye a tantas mujeres”. “Le ha dicho al mundo una y otra vez: ‘Esto es lo que soy’”, dijo. “Se escondió a la vista de todos”.