fbpx

¿Coachella y otros festivales serán cancelados por el coronavirus?

Los eventos más importantes siguen en pie, pero el virus ya ha causado docenas de cancelaciones en otros lugares. Así es cómo la epidemia podría afectar la temporada de conciertos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Bad Bunny en su presentación en Coachella el año pasado.

Koury Angelo para ROLLING STONE

Por: Amy X. Wang & Samantha Hissong

La temporada de conciertos llega en el peor momento del año. Poco a poco, la epidemia de coronavirus está llegando a las principales ciudades de Estados Unidos, mientras tanto, la industria de la música, la cual depende los festivales a gran escala para ganar miles de millones de dólares cada año, está sopesando los costos de la cancelación de estos eventos debido a los riesgos económicos y médicos que implica mantenerlos en pie.

Stagecoach y Coachella, los festivales principales de la firma Goldenvoice, no han tenido ningún cambio en sus fechas. Pero algunos eventos más pequeños, como shows de artistas individuales o presentaciones de las filarmónicas, han sido canceladas o pospuestas indefinidamente debido al argumento de los organizadores de que juntar a miles de personas en un periodo de contagio representa un gran riesgo para la seguridad. 

“Estamos en ese limbo donde los eventos están siendo cancelados como medida preventiva, antes de saber qué tan generalizado sea el problema”, dijo Aaron Goldstein, un socio de la firma global de abogados Dorsey & Whitney, a ROLLING STONE. “Los eventos como los grandes festivales musicales por lo general tienen algún seguro. Pero también es posible que las compañías de seguros se retiren si un festival es cancelado, luego la situación puede que mejore a la semana siguiente o que la enfermedad resulte ser menos peligrosa de lo que la gente creía. De igual forma, dentro de los que toman las decisiones existe el fenómeno donde nadie quiere ser la persona que subestimó el riesgo. Nadie quiere ser la persona señalada de ser el responsable de transmitir el coronavirus a miles de personas”.

La convención de música y tecnología, South by Southwest (SXSW) que se hará en Austin, Texas en dos semanas “va acorde a los planes”, dijeron los organizadores en un comunicado, pero más de 20 mil personas han pedido la cancelación del evento a través de peticiones online, y las compañías como Facebook, Twitter y TikTok han retirado la asistencia de sus empleados. El martes pasado se anunció que “están trabajando diariamente” con agencias locales, estatales y federales para “la planeación de un evento seguro”, y que tienen el aval de la oficina de Salud Pública de Austin para proceder. El festival y convención de k-pop, KCON USA, que se realizará en junio y agosto, está en marcha según lo planeado.

Los organizadores de giras y festivales dicen que hasta que no haya un comunicado oficial que alerte sobre el peligro de asistir a conciertos, será difícil comentar sobre las posibles acciones a tomar. “Está cambiando hora tras hora, día tras día, así que temo de que cualquier cosa que digamos sea obsoleta al poco tiempo”, le dijo un representante de una importante agencia de talentos, quien pidió que se mantuviera su anonimato debido a que no estaba autorizado para hablar sobre los planes de la compañía, a ROLLING STONE. Goldenvoice no quiso responder al respecto.

Mientras el mundo espera las consecuencias de la epidemia del virus, los eventos musicales a gran escala están buscando nuevas medidas de salubridad. Varias compañías independientes de servicios médicos de emergencia, que proveen paramédicos y otros servicios para eventos públicos, dicen que han recibido bastante interés por parte de los festivales musicales en las últimas semanas. CrowdRX, un servicio médico para eventos que trabaja con los mayores festivales, dice que están implementando “exámenes para fiebre”, que involucra el chequeo por parte de técnicos a los asistentes del festival por medio de cámaras térmicas situadas en la entrada, y devolverán a cualquier asistente que muestre alta temperatura corporal y algún otro “riesgo de exposición” para los demás. “No vamos a ocultar nada”, dijo Conner Fitzpatrick, director ejecutivo de CrowdRX. “Nuestra recomendación para los festivales es que tengan un anuncio en la entrada que le informe a las personas que van a ser examinadas. Ha sido muy bien recibido por parte de los asistentes, y las personas han estado agradecidas de que esa medida esté presente”.

Alex Pollak, CEO de Paradocs Worldwide, otra compañía de servicios médicos para eventos, dice que su equipo está preparado para atender diversas situaciones de emergencia en festivales, desde bioterrorismo hasta tiroteos. “Lo que sucede es que ahora la necesidad de servicios médicos en los festivales es mucho más visible, y tenemos que enfatizarle a nuestros clientes y al equipo de producción que tenemos estas capacidades y que entrenamos para ello”, dice Pollak

Pero Celine Thum, la médica en jefe de Paradocs Worldwide, dice que los festivales musicales, especialmente los que tienen espacio para acampar o en los que haya una fuerte cultura de consumo de alcohol, tienen el potencial de tener una alta transmisión viral que no se reduciría con la presencia de más personal médico. “En realidad no añadimos más recursos para algo como el coronavirus, porque eso sería especular, y porque no necesariamente cambiaría el resultado de las cosas”, dice Thum. “Con el virus vas a tener el mismo riesgo solo porque estás rodeado de muchas personas. Estos peligros están presentes en todo festival”.

Algunos estudios anteriores revelaron que los patógenos se transmiten con una velocidad mayor que la normal en los festivales musicales. En 2016, el gobierno británico le advirtió a los ciudadanos que los eventos como Glastonbury “eran el lugar ideal” para la transmisión de sarampión. Luego Inglaterra confirmó 234 casos de sarampión relacionados con festivales y otros eventos públicos en un periodo de seis meses.

Si los organizadores no cancelan los eventos, está la posibilidad de que los artistas empiecen a retirarse individualmente. En 2016, Rihanna causó la cancelación de Lollapalooza Colombia cuando se salió del cartel del festival por su preocupación por la epidemia del virus del Zika, pero ninguna de las cabezas de cartel de los mayores eventos de Estados Unidos han hablado al respecto. Mientras otros eventos mundiales como el Salón de Ginebra se realizarán de manera virtual, es difícil imaginarse a Coachella sin ningún asistente. 

“Los cines, los viajes, el deporte y cualquier sitio en el que haya concurrencia masiva serán un problema”, dice Goldstein, añadiendo que si los casos de coronavirus en Estados Unidos aumentan “será normal que las personas no quieran ir a lugares donde haya otras personas”. Un punto de quiebre para los organizadores podría resultar cuando el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos anuncia que el virus “ya no infectó a 100 personas sino a 10 mil”, dice el empresario.