fbpx

Cómo proteger tu salud mental en tiempos de coronavirus

Además de las medidas preventivas de higiene que debemos tomar como sociedad, esta situación puede llevarte a sentir estrés, ansiedad y pánico social. Te contamos cómo cuidar tus emociones en este momento
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ilustración por Celeste Hylton-James

El mar de desinformación que usualmente pulula en redes sociales se ha incrementado con la llegada del COVID-19 al panorama mundial. Aunque es normal que nos interesemos por el tema, las redes sociales suponen una dinámica de mucha información fluyendo y poco control editorial sobre qué es real y qué no.

Las consecuencias de esa sobreexposición a la información generan ansiedad social y el temor colectivo. La Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud en Colombia han compartido información importante sobre la prevención y los cuidados que podemos tener como sociedad frente al virus. 

Y aunque algunos medios y alianzas de periodistas han hecho el esfuerzo por controvertir los mitos que han circulado sobre este virus (demostrando que hay mucha teoría conspirativa e información falsa), es importante reconocer que este tema nos afecta también en nuestras emociones. 

En Rolling Stone Colombia consultamos a algunas y algunos expertos que nos dieron recomendaciones para enfrentar y cuidar nuestra salud, sobre todo la mental, ante tantos estímulos que parecen ayudar poco y aumentar el pánico colectivo. 

1. TOMÁRSELO EN SERIO, PERO DE FORMA RESPONSABLE

Partamos de lo que ya se ha dicho, pero no sobra repetir: tener buenos hábitos de higiene, evitar el contacto y procurar el aislamiento social son estrategias básicas pero efectivas. Pablo Martínez, médico salubrista, añade además que es necesario cuidar a los adultos mayores y replantearnos los esquemas de cuidado familiar, donde generalmente los abuelos son los cuidadores de los niños: “Se está mostrando en los últimos estudios que los niños, por lo general, no desarrollan síntomas, pero sí están contagiando. Mi recomendación es que hay que tomarse en serio las cosas, vigilar mucho qué se consume de información y, si hay dudas, buscar fuentes confiables”, concluye. Esto nos lleva al siguiente punto: 

Si haces aislamiento voluntario te recomendamos usar la tecnología para estar en contacto con tus redes de apoyo de amigos y familiares. Asimismo, mantenerte activo dentro de casa y generar rutinas. Eso es importante sobre todo si tienes a cargo niños y niñas, los horarios y conversar el porqué estamos en casa como un acto de responsabilidad con la sociedad hará más fácil de entender esta medida. “Los niños deben comprender por qué no debemos salir de casa: no por el miedo a contagiarnos, sino porque de este modo estamos protegiendo a personas de salud frágil”, recomienda Elena San Martín Suárez, educadora social y psicóloga.

2.INFORMACIÓN SÍ, PERO NO ASÍ 

Laura Rivera, psicóloga y psicoterapeuta Gestalt explica que el problema no radica en mantenernos informados, pues esto es vital para conocer cosas tan importantes como las medidas de prevención que se están tomando en nuestro lugar de residencia, o los síntomas de alerta. Sin embargo, es necesario escoger las fuentes en medios confiables para conocer la evolución de la situación, pero evitar saturarnos de información y creer en noticias falsas. “Los rumores se prestan para desinformar a la comunidad entorpeciendo los planes de contingencia de las autoridades. Es importante no quedarse nunca con la noticia o el dato que nos dio el vecino o el familiar, o la cadena de WhatsApp. Siempre hay que verificar toda la información que nos llega, ya sea en medios reconocidos o con profesionales de la salud directamente”, aclara.

Por otra parte, es posible que algunas noticias (como aquella donde se declaró una pandemia, o cuando se informó que se suspenderán eventos masivos), pueden causar una sensación de pánico generalizada. Esto se debe a que tenemos la sensación de amenaza inminente e indefensión ante la misma. Lo cierto es que, dice Rivera, en este caso, nuestro peor enemigo es el pánico y nuestra mejor aliada es la educación. Es importante que nos informemos sobre las medidas de contención de la pandemia y que las asumamos con responsabilidad, pero sobre todo tratando de mantener la calma e intentar incorporar estas medidas en nuestras rutinas diarias. Estar bien informados y tomar las acciones preventivas pertinentes, ayuda a disminuir la sensación de pérdida de control. 


“Lo cierto es que, en este caso, nuestro peor enemigo es el pánico y nuestra mejor aliada es la educación”


3.SI YA TE INVADIÓ EL PÁNICO QUÉ PUEDES HACER

La psicóloga Rivera recomienda que, si a alguien le resulta difícil mantener la calma ante esta situación, lo primero es reconocer y dar cabida a la emoción que estemos sintiendo. “Recordemos siempre que somos seres humanos y tenemos derecho a nuestras emociones. Realizar ejercicios de respiración, así como otras prácticas como el yoga, ayuda a bajar los niveles de ansiedad. Para estas personas en especial es importante informarse solo con datos reales, evitar las noticias falsas y no adelantarse a los acontecimientos: es muy posible que se generen fantasías catastróficas, es decir que se imaginen escenarios pesimistas a futuro. Es muy importante hacer conciencia de lo que en realidad está pasando y actuar en consecuencia”. 

También cabe la posibilidad de que somaticemos o que confundamos cualquier síntoma con la enfermedad, por eso Rivera recuerda siempre contrastar nuestros síntomas con los que se indican en los medios confiables para no saturar las salas de urgencias médicas o los mecanismos destinados a la atención de la enfermedad.

Si no logras superar el estado de ansiedad por tu propia cuenta debes buscar ayuda profesional, de la misma forma que lo deberías hacer si por otras razones la sensación de ansiedad te esté impidiendo llevar a cabo tus actividades cotidianas con normalidad. 

Algunas señales de alerta son: insomnio persistente, pensamientos obsesivos relacionados con el tema, miedo a dejar la casa si no tenemos el virus, asear de manera compulsiva, irritabilidad, entre otras.


“Los primeros auxilios psicológicos son importantes porque ayudan a mantener a raya las acciones irracionales y caóticas asociadas al pánico que podrían entorpecer la contención efectiva de la situación”.


4.CÓMO AYUDARTE A TI Y AYUDAR DE PASO A LOS TUYOS: PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS

“El objetivo de los primeros auxilios psicológicos es reestablecer el equilibrio emocional de las personas afectadas por una crisis para que puedan afrontarla de manera asertiva. Esto se hace a través de la contención emocional, el procesamiento de emociones y la búsqueda de soluciones realistas”, explica Rivera. “En situaciones como la que enfrentamos actualmente en el país, los primeros auxilios psicológicos son importantes porque ayudan a mantener a raya las acciones irracionales y caóticas asociadas al pánico que podrían entorpecer la contención efectiva de la situación. Es importante tener en cuenta que gran parte de la responsabilidad de frenar el contagio la tiene la ciudadanía”. 

Actuar desde la ansiedad bloquea otras formas de reacción que son más útiles para un escenario atípico como el que estamos viviendo. Si se responde desde esa emoción es más difícil manejar la situación de manera responsable. “Es importante entonces tener mecanismos que nos permitan procesar y regular nuestras emociones de manera que nuestro actuar como individuos y como comunidad sea asertivo, acorde con la realidad y responsable”, afirma la especialista.

5. Y SI TIENES EL VIRUS O HACES PARTE DE LA POBLACIÓN EN RIESGO SEGÚN LO INFORMADO POR EL MINISTERIO DE SALUD, ¿QUÉ HACER?

Para las personas que tienen síntomas lo importante, como ya se mencionó, es contrastar con fuentes confiables de información y adoptar medidas como el uso de tapabocas, aislarse y no entrar en contacto con más gente mientras se acude a las vías habilitadas por el sistema de salud. “Esta es una situación inédita y va a haber incertidumbres, hay que estar preparados para eso y para tomar decisiones”, explica Pablo Martínez.

De acuerdo con el Colegio Oficial de Psicología de Madrid, España, además de tener pautas y tareas de autocuidado, se recomienda no enfocarse en hablar de este tema y mantener una actitud objetiva y optimista. Esta serie de consejos para sobrellevar el aislamiento social también son de utilidad: 

Seguir las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. 

No trivializar el riesgo para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad, pero tampoco magnificarlo. Ser precavido y prudente, sin alarmarse.

Si te recomiendan medidas de aislamiento, tener presente que esto puede generar estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o mal genio, junto con sentimientos de miedo y desesperanza. Estos efectos pueden durar o aparecer incluso posteriormente al confinamiento. Trata de mantenerte ocupado y conectado con tus seres queridos.Finalmente, genera una rutina diaria y aprovecha el tiempo para hacer aquellas cosas que te gustan, pero que habitualmente no puedes realizar por falta de tiempo (leer libros, ver películas, etc.).