fbpx

Defensores de derechos humanos denuncian situación crítica en Cali

Organizaciones defensoras de derechos humanos han hecho un llamado para que se respete la integridad de los civiles y se investiguen los ataques a los manifestantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Oscar Hembert Moreno Leyva

Ya se han completado seis días de protestas en todo el territorio nacional, días críticos en los que la ciudadanía ha denunciado múltiples atropellos que han sido denunciados por diferentes organizaciones defensoras de los derechos humanos.

En la mañana de este lunes tres de mayo, la Defensoría del Pueblo confirmó que desde el inicio del Paro el 28 de abril, han fallecido 19 personas, entre ellas 18 civiles y un oficial de la Policía. Cifras que difieren de las brindadas por Temblores ONG, que a través de su plataforma GRITA, ha registrado más de 1400 casos de violencia por parte de la Fuerza Pública desglosados de la siguiente manera como cita el documento: “216 víctimas de violencia física, 31 víctimas de violencia homicida, 814 detenciones arbitrarias en el marco de protestas pacíficas, 21 víctimas de agresiones oculares, 77 casos de disparos de arma de fuego y 10 víctimas de violencia sexual”.  

Pese a las peticiones de los organismos tanto nacionales como internacionales por respetar la integridad de los manifestantes, Cali volvió a vivir una noche de horror luego de que miembros de la Policía abrieran fuego en contra de las personas que se encontraban protestando.

“El día de ayer en horas de la noche en el punto de movilización del sector de La Luna, hubo un despliegue de Policía que desenfundó sus armas de fuego y disparó indiscriminadamente contra los cientos de manifestantes que se encontraban en ese lugar, pero además, contra los equipos de derechos humanos y de salud que nos encontrábamos acompañando la jornada de movilización”, expresó un defensor de DD.HH. de la capital del Valle del Cauca durante una rueda de prensa, en la que pidió a las autoridades asumir la responsabilidad de la situación que se vive en la ciudad.

El Colectivo de Abogados Suyana también informó que durante el acompañamiento que hizo el 30 de abril en Calipso, se pudo evidenciar cómo “se le dio trato militar a la protesta pacífica, dejando un saldo de tres personas muertas”. Durante la intervención, otra defensora denunció que a lo largo de las jornadas de movilizaciones se ha violado el Derecho Internacional Humanitario, ya que las ambulancias han recibido ataques directos por parte de la Fuerza Pública, impidiendo su paso para atender a los heridos.

Por su parte, Francia Márquez expresó su tristeza y desconsuelo al ver tantos asesinatos de jóvenes “por la fuerza del mismo Estado colombiano, ese mismo Estado al que nosotros le pagamos para que nos cuide pero que hoy nos manda a matar con esa misma fuerza que le entregamos como pueblo”. No obstante, la activista destacó la fortaleza con la que la juventud ha salido a las calles para promover un cambio en Colombia y ve la situación actual como una oportunidad para reflexionar sobre la democracia del país, “Tenemos el poder en nuestras manos y estos jóvenes nos han demostrado que el poder está en el pueblo”.

Juliette de Rivero, representante en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, denunció que mientras el equipo de la ONU DD.HH. le hacía seguimiento a lo que estaba sucediendo en Cali, miembros de una comisión conformada por la Procuraduría, la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y una misión médica “recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la Policía, sin que nadie resultara impactado”.

Al respecto Martha Hurtado, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, aseguró que la oficina del organismo en el país está intentando verificar el número exacto de víctimas y esclarecer las circunstancias en las que se dieron los hechos. Asimismo, recordó la responsabilidad del Gobierno de proteger a sus habitantes y la de la Fuerza Pública de respetar los principios de legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad durante las manifestaciones. “Las armas de fuego solo pueden utilizarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte o de lesiones graves”, agregó.

En otra rueda de prensa realizada este martes, el ministro de Defensa Diego Molano se refirió a los hechos asegurando que instituciones como la Policía, el Ejército y la Armada “actúan con estricto apego a la ley”. De igual modo, señaló que actualmente se están llevando a cabo 29 investigaciones disciplinarias, siete penales adelantadas por la Fiscalía y cinco por la Justicia Penal Militar sobre oficiales que han violado los derechos humanos.

Adicionalmente, afirmó que “los vándalos” están intentando “confundir a la ciudadanía” con videos que, de acuerdo con MinDefensa, no pertenecen a estas protestas y que han sido grabados en otros lugares. Por esta razón, la recomendación de los defensores de DD.HH. es mencionar el día, la ubicación y la hora al momento de documentar los hechos con el fin de evitar que las autoridades le resten legitimidad a las denuncias, además de facilitar la aplicación de sanciones concretas.

Por ahora, a las tensiones por la violencia que se ha perpetrados estos últimos días, se le suma la preocupación por el desabastecimiento en la capital vallecaucana a causa de los bloqueos en el país que han dificultado la llegada de alimentos, medicamentos y combustible a la ciudad y sus sectores aledaños.