fbpx

Duque y su gobierno, antología del disparate

En apenas año y medio, el presidente y sus colaboradores han dicho tantas barbaridades que parece increíble
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Más del 75% de Colombia descalifica el desempeño del mandatario

Imagen tomada de Facebook

En las últimas semanas las encuestas han hecho evidente la bajísima popularidad del presidente Iván Duque. Solo el 23% del país aprueba su gestión de acuerdo con la más reciente investigación realizada por Gallup, y parece muy difícil que las cosas cambien en el corto plazo.

Una de las razones (solo una, seguramente existen decenas de ellas) que sustentan esta baja aceptación tienen que ver con la poca habilidad que el gobierno ha mostrado a la hora de comunicarse y dar declaraciones ante los medios y redes sociales. Torpeza, indolencia, desconocimiento y una clarísima desconexión con la realidad nacional, son características en muchas manifestaciones que el presidente y su gente han soltado, alimentando la indignación en todos los ámbitos de la nación.

La vicepresidenta, los ministros y ministras, algunos embajadores, generales del Ejército, y muchos otros funcionarios cercanos a la Casa de Nariño han alimentado esta dolorosa colección de declaraciones disparatadas, y en muchos casos insultantes. Lo que resulta más aterrador es que finalmente es inevitable pensar que no son simples equivocaciones, sino que reflejan fielmente las políticas que seguirán rigiendo nuestros destinos durante dos años y medio del mandato que le queda a Iván Duque.

  • “Aquí mueren más personas por robos de celulares que por ser defensores de Derechos Humanos”

Teníamos que empezar con la más reciente perla en este extenso collar de declaraciones desafortunadas. Tal vez sea cierto lo dicho por la ministra Alicia Arango, pero su frase evidencia una gran falta de sensibilidad, una muy triste falta de empatía y de conexión con lo que ocurre en las regiones. “Lamento este tipo de declaraciones irresponsables, especialmente cuando las hace un ministro en ejercicio”, ha dicho el relator especial de las Naciones Unidas, Michel Forst.

  • “Hace 200 años el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial”

En enero de 2019, durante la visita de Mike Pompeo, secretario de Estado de Trump, al presidente no se le ocurrió nada mejor que replantear un poco la historia de la independencia de Colombia. Los medios y las redes reaccionaron cuestionando la afirmación de Duque. Los memes no se hicieron esperar.

  • “A un ingeniero de sistemas, tú no lo necesitas todo el día en tu oficina, sino dos horas”

Eso dijo la ministra Alicia Arango en una entrevista a Noticias Caracol, haciendo una clarísima invitación a la precarización laboral. Parece que la Economía Naranja se basa en sacarle todo el jugo a las clases trabajadoras en beneficio de los empresarios que disfrutan jugosas exenciones de impuestos.

  • “Hoy ha muerto un colombiano, haya pasado en su vida lo que haya pasado […] Lamentamos mucho la partida de ‘Popeye’, somos seres humanos, colombianos”

De esa forma el comandante del Ejército, Eduardo Enrique Zapateiro, se expresó ante los medios de comunicación tras enterarse de la muerte de John Jairo Velásquez, alias ‘Popeye’, jefe de sicarios de Pablo Escobar. Gran parte del país le reclamó por no haber hecho una manifestación ni parecida ante los asesinatos de cientos de líderes sociales en todo el país.

  • “Hoy en día eso es casi equivalente a lo que fue la caída del muro de Berlín, en ese momento era para dividir, aquí es para evitar que llegue ayuda humanitaria”

Al decir esto Iván Duque se refería a los eventos que tuvieron lugar en la frontera con Venezuela en febrero de 2019. Vladdo respondió lo siguiente: “Eso no sólo demuestra ausencia de criterio, sino un total desconocimiento de la historia. O ganas de tergiversarla”. El caricaturista tenía razón; comparar la acción humanitaria -y el lamentable espectáculo del concierto en la frontera- con la caída del Muro de Berlín fue un exabrupto que se sumó a otra perla…

  • “A la dictadura de Venezuela le quedan muy pocas horas”

Nadie quiere que la situación de los venezolanos se mantenga indefinidamente, nadie está aplaudiendo a Nicolás Maduro, y es claro que se trata de una realidad mucho más compleja de lo que nuestros políticos y opinadores buscan hacernos creer. Sin embargo, hay que pensar dos veces antes de decir algo así para generar falsas expectativas a la sombra de un personaje tan irrelevante como Juan Guaidó. Ya van más de 9.500 horas, y contando…

  • “Lo cambiamos de horario. Matamos la producción. Lo ponemos tres de la mañana, no tengo ni idea, pero no puede ser […] se está burlando del Estado, se está burlando de la entidad que le da de comer y le paga un sueldo”

En un evidente caso de censura, estas fueron las instrucciones de Juan Pablo Bieri, entonces gerente de RTVC, ante el caso del programa de televisión Los Puros Criollos y su presentador Santiago Rivas, que había cuestionado junto a La Pulla el proyecto de Ley de Modernización TIC a finales de 2018. Hoy Bieri disfruta de millonarios contratos como asesor de la Presidencia de Iván Duque. Cayó parado en medio de tanta oscuridad.

  • “… Carlos [Holmes Trujillo] no hizo nada. No tenía una estrategia”

Esas fueron las palabras del entonces embajador de Colombia ante Estados Unidos, Francisco Santos en una conversación que sostuvo con la actual canciller Claudia Blum. Se refería a la labor del anterior ministro de Relaciones Exteriores. A propósito de Guillermo Botero, que se desempeñaba como ministro de Defensa, dijo: “no tengo un interlocutor en Defensa, porque Botero no trabajaba, no venía”. En la conversación también se criticó al Departamento de Estado norteamericano y cuestionó las acciones del famoso “cerco diplomático” contra Nicolás Maduro. A Santos se le recuerda también por su amor por las comidas de Taco Bell.

  • “[Tenemos] infinitos quilates desde el Gobierno Nacional con el liderazgo del presidente Uribe”. 

No será la última ocasión en que un funcionario se confunde y menciona a Uribe como presidente cuando quiere hablar de Iván Duque. No solo le pasó a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, en el lapsus también han caído ministros y altos consejeros. Por algo será. 

  • “Usted no pida nada hp más bien Preséntese a la justicia bandido judío de Tame” / “No sea hp ‘periodista’ de 3 pesos usted solo es un cabron que le lame el culo al judio de Tame. Lea el expediente chino mk” (sic)

Carlos Alberto García Castro era contratista del equipo de comunicaciones de la Superintendencia de Notariado y Registro cuando desplegó toda su vergonzosa verborrea para insultar a los periodistas Daniel Coronell y Julián Martínez, quienes cuestionaban determinadas acciones del gobierno y la justicia. García Castro utilizó la cuenta de Twitter de la Superintendencia para cometer estos abusos. Posteriormente tuvo que presentar excusas y abandonar su cargo.

  • “¿Por qué habrá en Tweeter tantas fanáticas petristas con pinta de putas?” (sic)

Un comentario como este no extrañaría si apareciera en la cuenta de Twitter (se escribe así) de cualquier bárbaro polarizado que se esconde en el anonimato de las redes sociales. Sin embargo, en este caso el bárbaro fue el periodista Ignacio Greiffenstein, entonces director de televisión de la Casa de Nariño. La cosa incendiaria, sexista y despectiva, no resiste, ni merece, mucho más análisis.

  • “Tenemos las siete notas musicales, las siete artes, los Siete Enanitos. Mejor dicho, hay muchas cosas que empiezan por siete…”

Con esta frase del presidente Duque queda claro el por qué el país sigue sin entender realmente lo que significa la Economía Naranja, uno de las estrategias determinantes para su gobierno. La referencia fue empleada durante su intervención en la sede de la UNESCO al tratar de explicar “las siete íes” que sustentan esta política. Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO se veía tan confundida como cualquiera de nosotros. Para enriquecer el discurso, Duque habría podido decir que los pecados capitales también son siete, así como las cabezas de la bestia en el Apocalipsis y las plagas que atacaron a Egipto.

  • “La dictadura de Nicolás Maduro hace parte de una agenda global para irradiar en la región el socialismo del siglo XXI. Para ello la migración, y las alianzas transcontinentales son parte de la estrategia para concretar este propósito”

Eso dijo el embajador de Colombia en la OEA, Alejandro Ordóñez, que evidentemente no ha visto las condiciones que padecen los migrantes venezolanos en las calles de nuestro país. El tristemente célebre ex procurador, reconocido por su homofobia y sus “acciones pedagógicas” con quemas de libros, ni siquiera tiene la culpa en este caso. El responsable es quien lo nombró en ese cargo ante la Organización de Estados Americanos. Ordóñez en un puesto diplomático es el equivalente de un gorila cuidando una cristalería.

  • “Si usted se toma 500 vasos de agua al día, le aseguro que se enferma”

Durante una gira por los Estados Unidos, la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, hizo una comparación sorprendente para defender el uso de Glifosato en la lucha contra los cultivos ilícitos. Le hizo falta definir la cantidad exacta de este herbicida que podemos ingerir los colombianos antes de contraer alguna grave enfermedad. La Organización Mundial de la Salud ha calificado este producto, cuyo principio activo fue descubierto por Monsanto, como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

  • “Anoche, gracias a esa labor estratégica, meticulosa, impecable, con todo el rigor, cayó ‘Gildardo Cucho’” / “¿De qué me hablas, viejo?”

Lo que tal vez no sabía Iván Duque en ese momento es que en esa operación “meticulosa” también murieron varios menores de edad. El personero del municipio de Puerto Rico, cercano a la zona del bombardeo había denunciado el reclutamiento de adolescentes por parte de las disidencias golpeadas en la operación. “¿De qué me hablas, viejo?”, fue la respuesta de Duque cuando un periodista le preguntó por el bombardeo y sus consecuencias para el gobierno. 

El entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, fue llamado a un debate de moción de censura por el Congreso, y tuvo que renunciar antes de perder su cartera. Botero será recordado por una larga lista de estropicios.

  • “Esos hurtos de residencia son unos hurtos menores y están muy concentrados, increíblemente, en el robo de ropa que está siendo extendida en unas cuerdas para su secado”

A mediados de 2019, durante un taller de ‘Construyendo País’, Botero dijo que la situación de inseguridad en el Vichada estaba relacionada “mayoritariamente” con el robo de ropa extendida en los patios de las casas. El país vio esto y muchos se preguntaron si a este señor le pagaban un salario con el dinero de nuestros impuestos.

Cuando se investigaba la muerte del desmovilizado Dimar Torres, el ex ministro de Defensa salió rápidamente a decir lo siguiente: “Según un cabo, le trataron de arrebatar el fusil y a él en el forcejeo se le accionó el arma y dio muerte al exintegrante de las Farc”. Posteriormente quedaría claro que Torres fue ejecutado en una confabulación de varios miembros del Ejército. De acuerdo con la Fiscalía, el ex guerrillero fue asesinado por el cabo segundo Daniel Gómez Robledo, que supuestamente obedecía órdenes del coronel (r) Jorge Pérez Amézquita.

  • “Esta solicitud de extradición […] ha sido presentada ante la embajada de Venezuela en Colombia, que representa al gobierno legítimo del presidente Juan Guaidó”

La canciller Claudia Blum anunciaba así que Colombia pedía en extradición a Aída Merlano, prófuga de la justicia tras haber sido condenada por concierto para delinquir, delitos electorales y tenencia ilegal de armas. Juan Guaidó lleva más de un año siendo “presidente interino” de Venezuela, y es en realidad un personaje al que nadie le hace caso. E insistimos: acá tampoco se está defendiendo a Maduro, y que entre el Diablo y escoja. Pedirle una extradición a Guaidó es como negociar un decreto con el alcalde de DiverCity. ¿La embajada de Guaidó en Colombia queda en un WeWork?


NOTA: Sí, sabemos que faltan muchos más.