fbpx

El actual gobierno mexicano les ha fallado a las mujeres

El presidente y su partido se han mostrado indiferentes ante las demandas más importantes de las mujeres en México
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Wikimedia Commons / Juan Carlos Fonseca Mata

De acuerdo con Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, el feminismo empezó hace apenas dos años. Así lo dijo un día después de que miles de mujeres marcharan en la capital exigiendo un fin a la violencia de género. Para AMLO, este es un movimiento que existe para afectar a su gobierno.

“¡Ya chole!”, así respondió a principios de año ante la ola de cuestionamientos por la candidatura de Félix Salgado Macedonio, originalmente postulado por MORENA [Movimiento Regeneración Nacional, partido impulsado por Obrador] a la gubernatura de Guerrero, y acusado por cinco mujeres de abuso sexual. El presidente ha demostrado ser un hombre de posturas fijas que rara vez cambia de rumbo, y estas alturas se ha vuelto innegable—si no lo era ya antes—que MORENA no solo está lejos de abanderar las causas de un creciente movimiento feminista, sino que ha fracasado incluso en escuchar y responder sus peticiones más básicas. Por esto, aquí te presentamos tres formas en que el partido en el poder le ha fallado a las mujeres mexicanas.

Demeritar al feminismo y sus causas

El presidente ha mostrado abierta y continuamente que, en su visión, estar en desacuerdo con él es estar en su contra y de su movimiento político. “Hay que ver qué es lo que está detrás, porque hace unos dos años, cuando empezó el movimiento feminista, muchas mujeres participaron, pero se empezaron a dar cuenta de que se habían convertido en feministas conservadoras solo para afectarnos a nosotros, solo con ese propósito”, dijo López Obrador. 

Anteriormente, la polémica surgida por su respaldo a Salgado Macedonio ocasionó también un enfrentamiento con la causa feminista, lo que lo llevó a acusar al movimiento de haber sido infiltrado por la corriente conservadora del país. Para AMLO -quien se declara “humanista” y no feminista- los reclamos de las mujeres son resultado de “politiquerías” y ataques que buscan desestabilizar a su gobierno, y no el resultado de un hartazgo ante un sistema e instituciones que las ignoran constantemente. Ni la desaprobación pública por parte de las integrantes de su propio partido resultó suficiente para llevar a López Obrador o a Mario Delgado (dirigente de MORENA) a condenar y retirar la candidatura de Salgado Macedonio, revelando que la voz de las mujeres, así sean morenistas, difícilmente es escuchada. La postura oficial de MORENA ante cinco graves acusaciones de violación y abuso resultó un hecho preocupante, que sin duda marcó al partido.

Inacción en el tema del aborto

MORENA y sus partidos aliados (PT, PES y PVEM) contaron con una mayoría calificada en las cámaras de diputados y senadores durante los primeros tres años de su administración, lo que significa que tuvieron prácticamente vía libre para aprobar, o bloquear, nuevas leyes. Y es que, a pesar de la indiferencia de AMLO en el tema, dentro de su partido existe una corriente importante de legisladoras que han buscado impulsar la despenalización del aborto, una de las mayores exigencias de gran parte de las mujeres del país.

Considerando la ventaja de no necesitar negociar con los partidos de oposición, no se entiende entonces que en tres años no se haya tomado acción alguna para aprobar una ley sobre el derecho de las mujeres a decidir. Esto no es siquiera un tema de ambigüedad; apenas en diciembre de 2020, cuando el Senado argentino legalizó la interrupción voluntaria del embarazo, desde MORENA se celebró públicamente la decisión y se aplaudió como “un triunfo para las mujeres,” dejando claro su posicionamiento a favor de la legalización del aborto. Sin embargo, casi un año después, continúan sin tocar el tema en el Congreso o el Senado. Peor aún resulta que para las elecciones intermedias de 2021, MORENA haya reafirmado su alianza en distintos estados con el Partido Encuentro Solidario (PES), una institución con posturas fuertemente conservadoras.

Represión de marchas feministas

Uno de los choques más importantes entre el partido del presidente y el movimiento feminista se dio en septiembre de 2020, durante una manifestación masiva a favor de la despenalización del aborto en la Ciudad de México, también gobernada por MORENA. Al acercarse al Zócalo, las mujeres que se movilizaban terminaron encapsuladas por elementos de seguridad pública enviados por el gobierno de la ciudad, desatando un violento enfrentamiento entre manifestantes y policías que ocasionó varias lesionadas de gravedad. 

Menos de dos meses después, otra ciudad liderada por MORENA se vio envuelta un nuevo escándalo de represión a mujeres cuando policías de Cancún dispersaron a balazos una protesta por feminicidios en la zona, hiriendo a cuatro personas. Aunque durante 2021 los enfrentamientos entre feministas y gobierno se han reducido en intensidad y violencia, optando más por una estrategia de contención, el presidente no ha dejado de expresar su desaprobación ante estos movimientos, llamándolos “actos de provocación.” 

MORENA tomó el control del gobierno del país en una posición inmejorable y prometiendo un cambio especialmente para los grupos más vulnerables, pero, a más de tres años de su elección, las mujeres se encuentran igual de ignoradas que con los gobiernos anteriores. Existen muchas dudas sobre la llamada “cuarta transformación,” pero algo queda claro: feminista, no será.