fbpx

El diario de la peste de Rubén Blades

El músico panameño aprovecha su cuenta de Facebook para escribir y reflexionar sobre el día a día en estos días marcados por el coronavirus
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Blades comparte sus pensamientos en redes sociales.

EFE

El 17 de marzo Rubén Blades publicó una foto en su cuenta de Facebook en la que aparecía con un tapabocas. “He decidido comenzar este reporte diario para comentar sobre lo que está ocurriendo y para contribuir y ayudar a neutralizar al COVID-19”, escribió el artista panameño antes de poner seis recomendaciones: lavarse las manos con frecuencia, no salir de la casa a menos de que sea totalmente necesario, avisarle a las autoridades si tiene fiebre o tos, tener un pañuelo a la mano, ser pacientes y ponerle atención a lo que dicen los expertos.

“Espero que estén bien, estamos pensando en ustedes y si está enfermo o enferma, recuerde: NO ESTÁN SOLOS, y con responsabilidad, cuidado y afecto, ¡todos superaremos esta prueba! Cuídense”, fueron las últimas palabras de esa publicación, escrita desde su casa en Nueva York.

Desde entonces ha estado publicando una o dos veces al día, incluyendo un video con una reflexión sobre las fronteras, las miradas, los besos y la soledad; y un texto que vale la pena leer. Estas son algunas partes:

“Esto no se va a ir de pronto, o ‘milagrosamente y súbitamente’ como antes declaró el imbécil que gobierna al país. Esto va a poner a prueba al sistema administrativo y médico y al espíritu de todos nosotros, por dentro y por fuera. Creo que al final, como siempre, la vida continuará y seremos mejores por eso, por haber superado la dificultad”.

“Debemos medir nuestra comodidad en función de lo que tenemos, no lo que deseamos tener”.

“¡Tengo tantas lecturas atrasadas! Ahora tengo más tiempo para leer. Trato de no obsesionarme con las noticias. Todo el mundo afirma cosas pero creo que nadie conoce realmente la intimidad de este virus”

“Todos estamos en todas partes, somos manos y no dedos, unidos en las dificultades por el simple hecho de ser humanos, necesitando apoyo y la oportunidad de brindarlo, precisamente por ser humanos, sujetos a hacer cagadas y grandes hazañas”.

“Esta es una oportunidad para radicalmente alterar nuestras conductas y crear alternativas que nos ayuden a todos, y al medio ambiente”.

“A los que se enfermen les decimos: ¡no están solos, estamos con ustedes!”.