fbpx

El legendario compositor Ennio Morricone muere a los 91 años

El italiano compuso la música de más de 500 películas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Morricone trabajó con Sergio Leone, John Carpenter y Quentin Tarantino, entre otros.

Flavio Lo Scalzo/AGF/Shutterstock

El compositor italiano Ennio Morricone, conocido por sus composiciones para películas de vaqueros, entre más de 500 cintas, falleció el lunes en Roma a los 91 años. Su abogado, Giorgio Assumma, confirmó la noticia al New York Times.

Morricone tuvo una carrera impresionante al trabajar en largometrajes de Quentin Tarantino, John Carpenter y la Trilogía del Dólar de Sergio Leone en los años 60 protagonizada por Clint Eastwood.: Por un puñado de dólares (1964), Por unos dólares más (1965) y El bueno, el malo y el feo (1966). Con cineasta italiano también colaboró en Érase una vez en el Oeste (1968) y Érase una vez en América (1984).

El músico ganó su primer Óscar gracias a Los ocho más odiados de Quentin Tarantino, aunque en 2007 recibió el premio de la Academia por su carrera en el cine. “Es mi compositor favorito, y no habló únicamente de los que trabajan en películas. Habló de Mozart, Beethoven, Schubert”, dijo Tarantino cuando aceptó el premio en lugar del italiano. “Como dirigí la película, tengo que agradecerle. Gracias, grazie, grazie”.

“Han pasado casi que 60 años desde que empecé a trabajar con Sergio Leone o en las películas de vaqueros”, le contó Morricone a ROLLING STONE de su trabajo en Los ocho más odiados. “Mis ideas de la música han cambiado. Quería hacer algo totalmente distinto a lo que había hecho con Sergio Leone o Sergio Corbucci”.

Morricone nació en roma el 10 de noviembre de 1928 y escribió su primera obra a los seis años. Estudio trompeta, composición y dirección en la Academia Nacional de Santa Cecilia. Según la revista Times, nunca salió de la ciudad cuando trabajaba y la primera vez que viajó a Estados Unidos fue en 2007. Esto no le impidió trabajar en películas, series como Los Soprano y junto a músicos como Paul Anka o Joan Baez.

“La idea de que soy un compositor que escribe muchas cosas tiene verdades y mentiras”, le contó a Times. “Tal vez soy más organizado que otras personas, pero en comparación con Bach, Frescobaldi, Palestrina o Mozart, me considero un desempleado”.