fbpx

El sofisticado mecanismo de fraude electoral: el prototipo de Kontacto

En Risaralda, el clan Merheg ha utilizado diferentes modalidades para seguir a los votantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

POR ARIEL ÁVILA Y SEBASTIÁN MORA

Luego de varios meses de investigación, la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), logró detectar un sofisticado mecanismo de corrupción electoral. La historia es la siguiente: La Liga Contra el silencio publicó un reportaje pocos días antes de las elecciones locales de octubre, allí denunciaba la existencia de una aplicación móvil llamada Kontacto. Esta aplicación permitía a los entonces candidatos a la gobernación de Risaralda, Diego Naranjo, y a la alcaldía de Pereira, Carlos Maya, tener en su poder una base de seguimiento de votantes a través de un sistema piramidal de referendarios (quienes se encargaban de conseguir los contactos) y referidos. Un empadronamiento ilegal.

Los referendarios tenían la función de encontrar a un número determinado de referidos para ingresar a la aplicación. Estos en su mayoría fueron servidores públicos de la alcaldía de Pereira, en cabeza del alcalde saliente Juan Pablo Gallo. Incluso los mismos funcionarios de la alcaldía se encargaron de la creación y administración de la aplicación.

A cada contratista y funcionario de libre nombramiento y remoción de la alcaldía se le exigió referir a 30 personas dentro de Kontacto a cambio de renovar sus contratos. Tan solo con tener el número de cedula en la aplicación se podía hacer un seguimiento sobre los puestos de votación de cada referido, según revela la investigación independiente. Lo anterior es claramente un ejemplo de constreñimiento al elector.

A pesar de la denuncia, la aplicación llegó a tener alrededor de 54.000 referidos y Carlos Maya fue elegido alcalde de Pereira, mientras que Naranjo quedó en segundo lugar en la carrera por la gobernación de Risaralda, y por la aplicación del estatuto de oposición, aceptó ocupar una curul en la Asamblea Departamental por los próximos cuatro años. Tanto Maya como Naranjo eran fichas del clan Merheg, liderado por los hermanos Habib y Samy Merheg, y la aplicación Kontacto, presuntamente, hace parte de sus herramientas para perpetuarse de manera ilegal en el poder.

El primero de los hermanos fue senador por dos períodos, desde 2002 hasta mayo de 2009 cuando renunció a su curul por una investigación en su contra por parapolítica, en específico por su relación con el comandante del Bloque Central Bolívar de las AUC, Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”. Estuvo prófugo hasta noviembre de 2018 y ahora busca acogerse a la JEP. El segundo, Samy Merheg, es el heredero del caudal electoral de su hermano, sin haber participado antes en política fue electo senador de la república en 2010, su última reelección se dio en 2018 y actualmente hace parte del Partido Conservador.

De acuerdo con una investigación de la Fundación Paz y Reconciliación, la aplicación Kontacto no se utilizó por primera vez en 2019, sino que fue el perfeccionamiento, podría decirse la versión 2.0, de otra herramienta conocida como Proyecto Personas.

Proyecto Personas fue una página web que utilizó el clan Merheg para las elecciones al congreso de 2018, para los entonces candidatos, Samy Merheg al Senado y su llave a la Cámara de Representantes, Juan Carlos Rivera Peña.

Básicamente funcionaba de la misma manera que Kontacto, mediante un sistema de referidos y como cualquier pirámide multinivel. Para referir a una persona se debía de proveer su nombre, dirección, correo, número de cedula, celular, la estructura a la que pertenecía e incluso una foto.

En esa ocasión se le dio a conocer a los funcionarios públicos de la gobernación de Risaralda en septiembre de 2017 y se les solicitó referir en la página web http://proyectopersonas.co a 30 individuos cada uno. Por supuesto esa dirección web ya no se encuentra habilitada.

Las pruebas recolectadas por Pares evidencian que Proyecto Personas fue impulsado principalmente desde la gobernación en cabeza de Sigifredo Salazar, aliado del clan Merheg y quien recibió su apoyo para las elecciones de 2015. También llegaron denuncias y confirmaciones a Pares sobre el uso de Proyecto Personas en el Hospital San Jorge de Pereira.

La presentación en la gobernación la llevó acabo José Fernando Correa Parra, un ingeniero de sistemas que ha trabajado en el sector público en Risaralda desde 2008. Como lo evidencia su hoja de vida en el SIGEP ha estado en la Gobernación de Risaralda desde febrero de 2016 hasta la actualidad, donde ocupa el cargo de secretario del despacho del gobernador Sigifredo Salazar.

A los referendarios, es decir a los funcionarios públicos que se les exigía conseguir los datos y votos, se les creaba personalmente el usuario que manejarían en Proyecto Personas, función a cargo del Ingeniero Miguel Gaitán Gallego, según las denuncias recogidas por Pares.

Gaitán es ingeniero de sistemas y telecomunicaciones, y trabaja en el departamento de Risaralda desde enero de 2015, y, particularmente, con la gobernación departamental desde abril de 2017 y tiene actualmente contrato hasta el 27 de diciembre de este año, según su hoja de vida en el SIGEP.

Además apoyó públicamente al clan Merheg en las elecciones al congreso en 2018, como lo evidencia esta foto recuperada de su perfil de Facebook.

Después del proceso de inscripción de los referendarios, les llegaba a su correo la siguiente notificación confirmando su inscripción en la plataforma, como se evidencia en la próxima imagen, en la que por obvias razones se protegen los datos del inscrito.

Los datos suministrados a Proyecto Personas tenían distintas funciones. La dirección era importante por si algún referido vivía fuera de Risaralda y solo podía votar por Merheg, o si se encontraba en el departamento y podía votar por Rivera también.

La estructura, según declaraciones de algunos funcionarios de esa época, hacía referencia a los equipos de cada una de las secretarías que tenía la gobernación, y que posteriormente permitía direccionar la renovación de contratos y el ascenso de cada persona en la estructura del clan.

En este caso la estructura era WINNERS, que al parecer se encontraba a cargo de Diana Cristina Hernández Correa, quien tenía rol de referendario como se evidencia en la siguiente imagen de notificación.

¿Quién es Hernández? Es comunicadora social y como los dos anteriores funcionarios ha desarrollado toda su vida profesional en Risaralda. Su hoja de vida no se encuentra actualizada por completo en SIGEP, ya que desde enero de 2016 hasta la actualidad es la Directora de Comunicaciones de la Gobernación de Risaralda, prueba de lo anterior son las dos siguientes imágenes.

Además de la comprobada participación de funcionarios cercanos al gobernador, poco después de inscribirse a la página de Proyecto Personas a los correos personales de los inscritos llegaba publicidad de las campañas de Merheg y Rivera desde las direcciones de correo electrónico senadorsamymerhegmarun@gmail.com y representantejuancarlosrivera@gmail.com.

Estos correos tenían información de las campañas como convocatorias para reuniones, audios invitando a votar por los diferentes candidatos o que mostraban el apoyo de la estructura del clan, junto con fotos de los masivos eventos realizados en el departamento.

Anudado a lo anterior, el clan contó con un call center. Posteriormente a la inscripción de un referido, llamaban para confirmar su intención de voto. Si no contestaba, en la página web se colocaba una observación en el perfil afirmando que no se habían podido comunicar. Lo anterior generaba una notificación al referendario vía correo, a quien posteriormente llamaban para presionarlo, como prueba de lo anterior se adjunta la siguiente imagen.

El clan Merheg innovó el seguimiento de votos de su estructura clientelista, reemplazando y perfeccionando las famosas listas solicitadas a cada funcionario, con los datos de los votantes que deben de conseguir para determinado candidato, en orden a conservar sus trabajos. Ahora recogen la misma información con una capacidad de seguimiento mayor y que no deja evidencias físicas, ya que después de las elecciones estas aplicaciones son eliminadas. Todo lo denunciado en este caso es claramente ilegal y puede ser tipificado como tráfico de votos, corrupción y constreñimiento al sufragante.

Proyecto Personas fue otro ejemplo del uso de las tecnologías para las elecciones de 2018, en este caso por el clan Merheg. Ya se había descubierto el sistema de seguimiento a través de códigos QR que utilizó para las mismas elecciones la actual prófuga Aída Merlano, y en 2019 se supo de la aplicación móvil Kontacto, nuevamente en cabeza de los Merheg. ¿Cuántos clanes más utilizarán este tipo de sistemas informáticos para transgredir las elecciones y perpetuarse en el poder?