fbpx

El verdadero costo del carbón

¿Puedes visualizar tu propia emisión de CO2 o cómo el cambiar tu comportamiento podría ayudar a limitar tu daño al clima?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Charles Krupa/AP/Shutterstock

La contaminación atmosférica es invisible, y la unidad que se utiliza para medir el gas en el centro de la crisis climática –toneladas métricas de CO2– no expresa la experiencia vivida por la mayoría de las personas. ¿Puedes visualizar tu propia emisión de CO2 o cómo el cambiar tu comportamiento podría ayudar a limitar tu daño al clima? 

Piensa en un galón de gasolina quemado en el motor de tu carro. Ese solo galón producirá 9 kilos de dióxido de carbono. El carro estadounidense promedio, producirá 4.535 kilogramos de CO2 o 4,6 toneladas métricas en un año. Eso es mucho más del doble de la masa del carro en sí, pero, gracias a que es un gas, el CO2 ocupa un volumen mucho mayor.

¿Cómo imaginar la polución en la atmosfera? Piensa en un globo aerostático. Las emisiones anuales de CO2 de ese carro promedio desbordarían el volumen de ese globo. Ahora piensa en cuatro globos aerostáticos. El estadounidense promedio genera ese volumen de emisiones de CO2 cada año; aproximadamente 16 toneladas métricas en total. Si puedes imaginar que los 330 millones de estadounidenses generan un total de 11,3 mil millones de globos aerostáticos llenos de CO2, solo este año, junto a los miles de millones de otros globos que se han generado a lo largo de las décadas y que nunca han bajado, puedes visualizar la magnitud de la contribución de los Estados Unidos a la crisis climática.

 Seth Wynes and Kimberly A. Nicholas 2017 Environmental Research Letters

Restringir esa contaminación requerirá de grandes cambios sistémicos: suministrar energía a nuestros hogares e industrias, cultivar nuestros alimentos y movernos sin combustibles fósiles. Mientras tanto, las decisiones individuales y diarias hacen la diferencia. Por ejemplo, se necesitan aproximadamente 2 kilos de emisiones de CO2 para poner un cuarto de libra de carne de res en tu plato, mientras que un cuarto de libra de tofu requiere menos de una décima parte de eso. Conducir al trabajo libera casi 0,5 kilogramos por cada 1,6 kilómetros, pero podrías viajar 16 kilómetros en un tren con el mismo resultado. Como se muestra en la siguiente tabla, algunas sugerencias frecuentemente promovidas para reducir tu emisión de carbono (como cambiar tus bombillos) tienen un efecto modesto, mientras que los impactos más grandes se logran al evitar cosas como las familias muy grandes y los viajes en avión. Los jets privados implican un precio muy alto, por ejemplo, los viajes de Bill Gates. Se estima que los 59 vuelos del multimillonario en 2017 produjeron una cantidad colosal de 1.629 toneladas métricas de CO2, el equivalente a la producción anual de 100 estadounidenses promedio.


No más carne

Cerca de un cuarto de las emisiones de CO2 vienen de la producción de comida, y más de la mitad vienen de la ganadería. En promedio, los estadounidenses comen 122 kilos de carne al año.

Lavado en frío

Las lavadoras estadounidenses emiten 179 toneladas métricas de carbono por año, lo que equivale a la energía de 21 millones de hogares. El lavado doméstico promedio es de 289 cargas al año.

Cámbiate a LED

Cambiar bombillos incandescentes por bombillos compactos fluorescentes o LED es una de las acciones recomendadas para reducir las emisiones de carbón en el hogar, pero el impacto es modesto.

Poder verde

Esta estadística asume que las necesidades energéticas de una casa se satisfacen usando fuentes estrictamente libres de carbono, como el sol o el viento. Alrededor del 17 % de la energía estadounidense proviene de energías renovables.

Los pies en la tierra

El viajar por aire produce dos del tres por ciento de las emisiones anuales de CO2. Evitar un vuelo de larga distancia tiene ocho veces el impacto que reciclar durante un año.

Un niño menos

Esta estadística explica los impactos generacionales de carbono causados por el hecho de tener un hijo (que también tendrá hijos). Advertencia: un estadounidense produce 40 veces más carbono que alguien de Bangladés.