fbpx

Gilberto Tobón pide explicaciones públicas al alcalde Daniel Quintero por las irregularidades en sus contrataciones

El profesor, abogado y filósofo también cuestionó las promesas de campaña incumplidas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El profesor de la Universidad Nacional le pide respuestas al alcalde de Medellín.

Prensa; Creative Commons

Gilberto Tobón, el abogado, filósofo y profesor de la Universidad Nacional, publicó una carta abierta en la que explica su indignación por el país, anuncia la fundación de un nuevo movimiento llamado Operación Manos Limpias y le pide al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, que explique las irregularidades en sus contrataciones y las promesas incumplidas de su campaña.

El texto de Tobón comienza diciendo contundentemente que “Colombia es uno de los países más corruptos del mundo, así lo corroboran circunstancias históricas que han configurado su estructura de capitalismo burocrático y gasteril, que hace décadas está en la dirección del régimen político colombiano”. Critica que el sistema judicial está colapsado y que es aprovechado por diferentes políticos: congresistas, diputados, concejales, que “se enriquecen al igual que presidentes, gobernadores y alcaldes”. Los juicios de los corruptos terminan en casa por cárcel o terminan en vencimiento de términos.

Tobón añade que “el país está diseñado para robar” y que es fácil corromper a las élites desde que el país se fundó hace más de dos siglos. Eso se ha evidenciado, explica, desde que el presidente Iván Duque firmó el decreto para la contratación directa, que alcaldes y gobernadores han aprovechado durante la pandemia para llenarse los bolsillos sin sanciones de los organismo de control.

Como todas las excusas son “todo fue a mis espaldas”, anuncia un movimiento llamado Operación Manos Limpias,  proponiendo que los ciudadanos se organicen y actúen para que la corrupción deje de robar al país. “Si un gobernador o alcalde no cumple sus programas, está sujeto a la sanción establecida por ley, revocatoria del mandato”, explica antes de referirse a Daniel Quintero, alcalde de Medellín.

Presenta tres ejemplos para criticar su mandato. Primero, que no hizo cambios en la dirección de Empresas Públicas de Medellín, que de acuerdo a Tobón había sido una de sus promesas en campaña. En cambio, “los mismos grupos de poder siguen empotrados en su dirección y manejo”.

Segundo, refiriéndose de nuevo una promesa de campaña en la que decía que iba a trabajar con los más capaces, denuncia que Quintero “gobierna con una coalición en el Concejo, y procedió a la entrega de cupos en la administración, como parte de esa negociación”.

Por último, Tobón habla de las denuncias que diferentes medios hicieron de las irregularidades en algunas contrataciones. Por ejemplo, el concejal Alfredo Ramos publicó un contrato en el que la alcaldía asignó la compra de más de un millón de tapabocas a una agencia de publicidad. “Usted no se pronuncia con hechos. Ni el Concejo ejerce su función de control político como es su deber. Sólo se escuchan voces aisladas”, escribió. La carta cierra pidiéndole a Quintero una respuesta abierta y pública.