fbpx

Guardia Indígena es atacada con armas de fuego en Cali

Nueve indígenas resultaron heridos luego de que civiles desenfundaran sus armas sobre miembros de la Guardia al sur de la capital del Valle del Cauca
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Óscar Hembert Moreno Leyva

Un fin de semana de horror vivieron ciudadanos en el sur de Cali luego de que civiles armados arremetieran en contra de la Minga que llegó a la ciudad hace algunos días para respaldar el Paro Nacional. Los hechos dejaron un balance de varias personas heridas por arma de fuego, algunas de gravedad, y un par de vehículos incinerados.

Al medio día del pasado domingo, se informó inicialmente que grupos de indígenas habían arrojado piedras hacia algunos habitantes y que habían intentado ingresar a los conjuntos residenciales. Sin embargo, conforme pasaron los minutos y las horas se conoció que los enfrentamientos iniciaron luego de que el consejero mayor de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Harold Secué, fuese retenido a la altura del puente de La Viga por hombres que comenzaron a amenazarlo. “Me detuvieron varias camionetas Toyota blindadas con placas tapadas y me arrinconaron (…). Allí me insultaron, me dijeron que los indígenas debíamos salir ya del territorio, me dijeron que nosotros éramos exguerrilleros, me sindicaron de ser parte de la minga. Dijeron que si no salíamos de la camioneta nos iban a ‘picar’”, comunicó Secué a través de la cuenta de Twitter del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Cerca de las dos de la tarde, la Guardia Indígena arribó en sus chivas al lugar, donde fue atacada inmediatamente por individuos armados (la mayoría vestidos de blanco) que se transportaban en camionetas de alta gama. De acuerdo con el CRIC, las agresiones dejaron como resultado a nueve comuneros heridos por impacto de bala, cuatro de ellos de gravedad.

En la mañana de este lunes, el representante a la Cámara John Jairo Hoyos, relató los hechos de los que fue testigo durante la tarde de ayer. Allí corroboró que sobre la avenida Cañas Gordas había alrededor de 20 personas con vehículos, evitando el paso de los indígenas. Uno de ellos le explicó al congresista que acudieron al llamado de auxilio de Secué y que al momento de llegar fueron “levantados a bala” en el sector de Ciudad Jardín; otro le confirmó que habían lanzado algunas piedras contra un conjunto residencial en donde se refugió una de las camionetas de los atacantes que se pueden apreciar en los videos difundidos por redes sociales.

Más tarde, la Policía Nacional emitió un comunicado de prensa en el cual aseguró que los indígenas también iban transportados en “varios vehículos tipo camioneta” y los acusó de haber accionado armas de fuego. Esta información fue desmentida por el senador Feliciano Valencia, quien aseveró que la institución “miente porque la gente [los indígenas] iba pasando en la chiva y fueron agredidos por civiles protegidos por la Policía como vemos en los videos. Cuando los civiles respaldados por la Policía Nacional atacan a la chiva, la gente se va a tratar de enfrentarlos y ahí es donde resultan la mayoría de los heridos”.

Del mismo modo, el CRIC rechazó la tergiversación de la información y la criminalización de la Minga y la Guardia Indígena, acciones que han desatado más estigmatización y racismo. Asimismo, la organización le exigió al Gobierno garantías para el ejercicio de la protesta social en el país, la desmilitarización de los territorios y respuestas ante lo sucedido el nueve de mayo.

En horas de la noche, el presidente Iván Duque le solicitó a los ciudadanos regresar a sus resguardos dada la “insatisfacción” por los bloqueos, petición que fue reiterada este lunes por el ministro de Justicia, Wilson Ruiz. “Se debe limitar la movilidad de las comunidades indígenas hacia Cali”, mencionó asegurando que no se trata de “evitar el derecho a la protesta” sino de “mantener el orden público”.

Durante la madrugada, Duque viajó a la ciudad para adelantar un consejo de seguridad con la gobernadora del departamento, Clara Luz Roldán, y el alcalde Jorge Iván Ospina. “Queremos decirles a los jóvenes del Valle del Cauca que sabemos de sus necesidades, reclamaciones y propuestas, y habrá un espacio para escucharlos y hablar de los temas que los aquejan. La invitación es a que se vinculen y que juntos lleguemos a soluciones rápidas y concretas”, dijo el mandatario del país luego de la reunión, en la que se tocaron temas relacionados con el despliegue de la fuerza pública para evitar más bloqueos.

Mientras tanto, en una rueda de prensa realizada este lunes, Ospina aseguró que miembros de la Guardia Indígena “adelantaron procesos de requisa y pesquisaje”, y expresó que lo sucedido ayer “quizás” empeoró luego de que los ciudadanos se sintieran agredidos por parte “de una autoridad que no forma parte de la autoridad local”. Durante la intervención, el alcalde contestó a las acusaciones que lo responsabilizaban de haber ocasionado los ataques e informó que las autoridades se encuentran trabajando por identificar a los perpetradores.

Por ahora, la gobernadora Roldán restringió el ingreso al Valle del Cauca hasta la media noche del sábado debido a la ocupación de UCI y la situación del orden público. Únicamente podrán ingresar camiones transportadores de alimentos, combustibles e insumos de salud.