fbpx

La directora de Guapis MaÏmouna Doucouré, habla sobre la controversia alrededor del filme

“Nosotros, como adultos, no les hemos otorgado a los niños las herramientas para que crezcan sanamente en nuestra sociedad”, dice la cineasta
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
“La película ha comenzado un debate, pero no era el que esperaba”, comentó la directora

Netflix

La directora de Guapis Maïmouna Doucouré defendió su filme, y reafirmó la intención y el significado de la película en una columna publicada en el Washington Post.

Según Doucouré, Guapis cuenta la historia de Amy, una niña de 11 años, que al igual que Doucouré migró de Senegal a Francia. En la película, Amy se integra a un grupo de niñas que se están preparando para un concurso de baile, y para ello “copian rutinas y coreografías que ven” en redes sociales.

“Nosotros, como adultos, no les hemos otorgado a los niños las herramientas para que crezcan sanamente en nuestra sociedad”, escribió Doucouré. “Quiero abrirle los ojos a las personas para que vean lo que está sucediendo en los colegios y en las redes sociales, forzandolos a que se enfrenten a imágenes de niñas vestidas y maquilladas mientras bailan sugestivamente para imitar a sus íconos pop. Quería que los adultos pasaran 96 minutos viendo el mundo a través de los ojos de una niña de 11 años, mientras ella vive un día de 24 horas.  Estas escenas pueden ser difíciles de observar pero hacen parte de la ficción”. 

Doucouré dijo que el objetivo principal del filme era comenzar “una conversación acerca de las sexualización de menores”, y añadió, “Aunque la película ha comenzado un debate, pero no era el que esperaba”. 

Doucouré no indagó en los detalles sobre ese debate, Guapis se ha convertido en el punto focal para algunas organizaciones de extrema derecha que creen que un sector secreto de liberales de Hollywood está operando un anillo de tráfico de menores, y que Guapis es la evidencia de aquello. Aunque el filme intenta criticar la manera en que los menores son sexualizados, terminó siendo acusada de sexualizar niños. El furor alcanzó tanta magnitud, que el senador Ted Cruz estaba llamando al Departamento de Justicia de Estados Unidos para que investigara el proyecto. (Esto sumado a la mala publicidad que le ofreció Netflix al filme; el servicio de streaming se disculpó después).

En su columna, Doucouré explicó cómo Guapis estuvo inspirada por incontables conversaciones que ella tuvo con niñas pequeñas sobre lo confuso que puede llegar a ser la pubertad y la manera en que las redes sociales pueden exacerbar esa presión. También habló de cómo la historia es un reflejo de su propia experiencia.