fbpx

La promesa de las promesas: Erling Halaand

El noruego de 19 años del Borussia Dortmund se convirtió en el jugador que más goles ha marcado (10) en su primera temporada en la historia de la UEFA Champions League
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Erling Halaand salió ovacionado por la hinchada alemana después de marcarle un doblete al París Saint Germain de Neymar, Kylian Mbappé y Keylor Navas.

Cortesía prensa Borussia Dortmund

El periodismo deportivo a veces resalta y endiosa a un jugador joven por mandar un caño, atreverse con una elástica, marcar doblete en su debut o salir como figura de un partido. Les llaman “promesas”. Los encasillan con una palabra que se ha vuelto ambigua y poco creíble, irónicamente. De esa caja salen unos pocos, por no decir casi nadie. Pero hace rato no se destacaba un delantero con la potencia, la velocidad, los números y el carácter del noruego Erling Haaland, de 19 años. 

Su carta de presentación fue una barbaridad. Las portadas de los portales deportivos resaltaron su actuación el 30 de mayo de 2019 por una razón: en la goleada por 12-0 de Noruega a Honduras en el Mundial Sub-20 anotó nueve tantos. Sí, nueve de los doce fueron a su nombre. Y de todos los sabores: de cabeza, derecha, zurda y pelota quieta. Luego, comenzó a brillar con luz propia en la UEFA Champions League con el Red Bull Salzburgo de Austria, clavándole goles al Liverpool -actual campeón de la Champions y futuro campeón de la Premier League- y al Napoli. Era casi inevitable retenerlo en el mercado que se avecinaba. Ring*, una llamada desde Alemania, a alistar maleta y hasta luego. 

Su nueva casa fue el Borussia Dortmund y su nueva afición fue romper récords. En enero, el mismo mes que aterrizó en Alemania, tan solo jugó 60 minutos en cancha. Eso le bastó para marcar cinco goles, uno cada 12 minutos, y ganar el premio a mejor jugador del mes de la Bundesliga. Y a Halaand también le gusta debutar; su historial es absurdo. En su debut con el equipo alemán, marcó. En su debut en la DFB Pokal (Copa de Alemania), marcó. En su debut en la Champions League con el BVB, marcó. En su debut en el estadio Signal Iduna Park, marcó. La tiene clarísima cuando se trata de empezar. 

Pero ayer fue su gran coronación. En su primer partido de octavos de final de la Champions, ante el París Saint Germain de Neymar, Kylian Mbappé, Keylor Navas y Ángel Di María, fue figura. Halaand salió ovacionado por la hinchada amarilla después de marcar un doblete y asegurar la victoria en territorio teutón. En el primero, pivoteó de primera y siguió la jugada, hasta que la suerte le dio una manito. En un remate de Raphael Guerreiro, se lanzó con todo su cuerpo para ganarle a Navas la disputa. Y el segundo fue un cañonazo de otro partido (el balón viajó a casi 130 kilómetros por hora). Recibió, apuntó al ángulo y zapateó de zurda a la cruceta.

Ni Leo Messi, ni Cristiano, ni Thierry Henry, ni Ronaldo Nazário. Nadie ha logrado lo que ha hecho Halaand en su primera temporada de la Copa de Europa: el primero que marca 10 goles en su año debut -en solo siete partidos-, y todavía queda la mitad del torneo. Para ilustrar un poco la locura de esta cifra, comparemos. Messi alcanzó apenas los ocho goles después de 17 partidos; Cristiano llegó a esa cifra tras 34; Raúl tardó 18; y Mbappé, más contemporáneo al noruego, necesitó 13. 

Fuera de eso, el espigado de 1.94 m. estuvo cerca de romper un récord de velocidad ayer ante PSG. Erling, a punta de zancadas, corrió 60 metros en 6.64 segundos en el primer tiempo. El récord mundial es de 6.34 segundos. 

A veces tenemos fe en un jugador, por sus destellos de magia, su técnica, su físico o su capacidad goleadora. La diferencia con Halaand es que él se destaca en todas las categorías; parece que fuera un hecho, que estuviera destinado a la grandeza. Claro, el tiempo lo dirá, pero las grandes apuestas están sobre su cabeza. La promesa de las promesas se llama Erling Halaand.