fbpx

La selva de mi carne: cinco autorxs de la literatura queer colombiana

En el mes del orgullo LGTB+ y celebración de la diversidad sexual hacemos un repaso por cinco escritores que han abierto el camino de una literatura queer colombiana
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Planeta

Usar la etiqueta “literatura queer” genera inconformidad en algunos. ¿Tendría que ver con el tema del libro o más bien con que sus autores pertenezcan a la población LGBT+? En la misma línea se encuentra la literatura escrita por mujeres, donde se habla de cómo nadie cuestiona la llamada “literatura universal”, mayoritariamente escrita por hombres. Por eso mismo, autores y autoras que hablan de la diversidad sexual en su literatura, reclaman no ser puestos bajo una categoría especial, así como no existe la categoría de “literatura heterosexual”.

Sin embargo, hablar de “literatura queer” puede servirnos de excusa para verla como una etiqueta móvil que acerca a más públicos a novelas y poesía de temas que no siempre han tenido un papel protagónico. Bien sea por practicidad para comerciar los libros o para usarlo como reivindicación de sus autorxs, en cualquier caso, la etiqueta tiene aires de disidencia y nos habla de un mundo en transformación. 

Antes de que termine el mes del orgullo LGTB+ y la celebración de la diversidad sexual,  hacemos un repaso por cinco escritores que han abierto el camino de una literatura queer colombiana. Las listas siempre serán insuficientes, esta es más una pequeña guía y una invitación para acercarse al mundo queer desde las letras colombianas.

1. Raúl Gómez Jattin: Está el jardín oloroso a sudor masculino”

Es considerado uno de los poetas más importantes de la costa Caribe colombiana. Raúl nació en 1945 en Cartagena y pasó gran parte de su vida en Cereté. Su obra da cuenta de una sociedad patriarcal y machista, sumida en los cánones de una tradición religiosa excluyente, que margina a la población homosexual. Su confrontación en la poesía fue desde el amor, el homoerotismo, el goce entremezclado con una naturaleza exuberante.

Las publicaciones más destacadas del autor fueron: Tríptico de cereteano, Amanecer en el Valle del Sinú, Del amor y Esplendor de la mariposa. Gómez Jattin obtuvo reconocimiento público a pesar de su corta producción literaria. 

2. Tatiana de la Tierra: “mis esperanzas, arrastradas por la selva de mi carne”

La autora colombiana Tatiana De la tierra dedicó su vida a los libros y a la poesía. Nació en Villavicencio, pero se fue a vivir a Estados Unidos desde una edad muy temprana. Su pasión por la lectura la hizo convertirse escritora y bibliotecaria. En los años noventa, principalmente, enfocó sus esfuerzos en la revista coeditada Esto no tiene nombre, dedicada a la difusión del trabajo de lesbianas de origen latinoamericano.

Su escritura está marcada por su condición de migrante, lesbiana, latina y activista. Escribió en inglés, español y sobre todo en espanglish. Su misma biografía, el poema Oda a las lesbianas desagradables y el libro Píntame una mujer peligrosa (una que coma culebras, una que ladre, que se peine la barba) son algunos de los más destacados. Sus múltiples poemas no solo se encuentran en revistas, sino que rondan en internet con una simple búsqueda.

3. Fernando Molano Vargas: “en casa han descubierto nuestros papelitos de amor”

Nació, creció y murió en Bogotá, la ciudad protagonista de toda su obra. Dos novelas (Un beso de Dick, Vista desde una acera), y un poemario (Todas mis cosas en tus bolsillos) lo sobrevivieron. En su literatura autobiográfica encontramos historias y experiencias que describen el amor entre dos jóvenes enfrentados a una sociedad prejuiciosa.  

Fernando Molano Vargas tenía 36 años cuando murió debido a complicaciones relacionadas con el sida, al igual que su compañero Diego Molina. 

4. Giuseppe Caputo: “cayendo del cielo un espejo inmenso sobre mí”

Giuseppe Caputo nació en Barraquilla, estudió escritura creativa, se especializó en estudios queer y de género. En la literatura de Caputo, dice Juan Cárdenas, hay “una sabiduría de la imagen que viene de los cuentos antiguos”. Con ternura radical, humor y alegría deseante, sus relatos iluminan y abrazan a los cuerpos vulnerables, tiñen un mundo oscuro.

Ha escrito las novelas Un mundo huérfano y Estrella Madre, y las colecciones de poesía Jardín de carne, El hombre jaula y Los nacimientos de Jesús. 

5. Andrea Salgado: “tanta inmortalidad bailando en la palma de una mano”

Andrea nació en Sevilla, Valle del Cauca. Es escritora, periodista y profesora de escritura literaria. Es autora de la novela de ciencia ficción La lesbiana, el oso y el ponqué. Esta es una novela experimental que mezcla la ciencia ficción con un relato íntimo de la autora.

La historia nos lleva a conocer a Alba Lucía, una mujer que prefiere llamarse Lucas. Aunque está casada con otra mujer, Lucas se enamora de un hombre “gordo, calvo y peludo” al que llama el Oso. La historia de Lucas hace parte de un videojuego, donde los espectadores pueden seguir su vida, y su crisis, desde la virtualidad.

Y la ñapa: Como la flor, una antología que recoge las voces de la poesía cuir colombiana contemporánea. 

Como la flor es un poemario en el que se hace un llamado a poetas que, desde su obra o presencia, exploran formas alternativas de la identidad, la sexualidad, el amor y el deseo. Son treinta poetas cuyo trabajo explora identidades que no pueden ser fácilmente señaladas, clasificadas o normalizadas bajo un único significado. Que tienen poéticas que en su contexto de origen tienen poco espacio, son poco conocidas y siguen siendo marginales en lo literario, lo social y lo político

Concebido por Alejandra Algorta y Salomé Cohen, el poemario reúne letras de Alejandra Lerma, Alejandro Múnera, Amalia Andrade, Fátima Vélez Giraldo, Francisco Bárcenas Feria, Pedro Adrián Zuluaga, Pedro Carlos Lemus, Tania Ganitsky, Tina Pit, Violeta Gómez, Yenny León y más.