fbpx

Latinoamérica y las medidas impuestas para luchar el coronavirus

Con más de 4.000 contagios registrados en toda Latinoamérica, los países han optado diferentes caminos para afrontar la crisis sanitaria
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, suspendió por tres meses el pago del agua, luz e internet para toda la población.

EFE

Con un registro de casi medio millón de personas a nivel mundial, el coronavirus ha paralizado el planeta. Esa cifra aumentará con el paso de los días, y la única medida (la más efectiva y más responsable) que debe tomar la población es quedarse en casa.

Lastimosamente, al igual que en Europa, hay países en Latinoamérica que han tenido una reacción tardía a un problema que se agiganta con el tiempo. El miedo se tomó las calles y se tradujo en un pánico colectivo difícil de atenuar. Sin embargo, ha habido excepciones. 

Por ejemplo, El Salvador ha tomado medidas que han sorprendido a nivel global, debido a su tan pequeña economía. El presidente Nayib Bukele anunció la suspensión por tres meses del pago de agua, luz e internet para toda la población. Además, cientos de miles de habitantes recibirán un bono de 300 USD para cualquier necesidad en medio de la crisis pandémica. Los pagos de los arriendos de viviendas y de locales comerciales también serán pospuestos y los precios serán regulados para que no afecte la economía futura. “Algunos no se han dado cuenta, pero ya inició la Tercera Guerra Mundial”, publicó Bukele en su cuenta de Twitter. 

El presidente de El Salvador también participó en una entrevista junto al artista puertorriqueño Residente, en la que intercambiaron ideas sobre cómo afrontar el coronavirus y discutieron el paso a paso de su estrategia. 

Por otro lado, Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, se opuso a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y solicitó el fin del confinamiento. A pesar de contar con 2.200 brasileños contagiados, Bolsonaro tildó de “gripecita” al coronavirus y aseguró que “nuestras vidas deben continuar”. Sobre el riesgo de menores al contagio, dijo: “El grupo de riesgo está compuesto por personas mayores de 60 años. Entonces, ¿por qué cerrar las escuelas? Son raros los casos fatales, de personas sanas menores de 40 años”. 

Al parecer, la suma de 46 muertos en Brasil no ha sorprendido ni alertado a su máximo mandatario. Bolsonaro quiere evitar las medidas que puedan poner en riesgo la economía del país. 

En Argentina el número de víctimas fallecidas por coronavirus ascendió a seis y se han tomado medidas cada vez más estrictas. El Gobierno anunció que desde el pasado martes, 24 de marzo, estarán cerrados 59 de los 84 accesos vehiculares. Fuera de eso, las personas que viajaron a las afueras de las ciudades deberán esperar el fin de la cuarentena (31 de marzo) para regresar a sus hogares. 

Otro de los grandes afectados ha sido Ecuador, donde el número de contagiados ascendió de 37 a 981 en tan solo una semana. Alexandre Ocles, la directora del Servicio de Gestión y Emergencias, anunció que “las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y la Gobernación de Guayaquil (el territorio más contagiado) intervendrán para establecer un corredor humanitario para proveer alimentos a la provincia y tener un mayor control”. 

Finalmente, el presidente chileno Sebastián Piñera, ante el aumento de contagiados, abrió las puertas de un centro de convenciones que servirá como hospital, donde busca incrementar a 4.000 el número de camas. Hasta la fecha, el Gobierno chileno ha habilitado cinco nuevos hospitales y redes asistenciales para combatir el agente. “Estamos enfrentando una amenaza como nunca en términos de salud. La primera prioridad es cuidar la salud y la vida de las personas”, sentenció Piñera. 

Según la BBC, la inversión de Latinoamérica en la salud pública es tres veces menor a la de la Unión Europea, donde en promedio gastan 3 USD por cabeza. 

Colombia, por su parte, entró en una cuarentena nacional de 19 días, una medida responsable que prima por encima de cualquier impacto económico que pueda recibir. Por ahora, se registran 470 contagiados y cuatro muertos en el país.