fbpx

Los colombianos en Wuhan siguen atrapados y con poca atención oficial

Desde el 25 de enero les han dado únicamente cuatro tapabocas y están preparando atención psicológica
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
13 colombianos quieren salir de Wuhan, pero no han podido.

AFP

A finales de enero, después de que los números de muertos e infectados por el coronavirus se convirtieran en noticia mundial, se conoció que en Wuhan, la ciudad donde nació el virus, viven 14 colombianos. Lo primero que se informó fue que solo había siete cupos para su traslado a otra ciudad y que se definirían por una rifa. Al poco tiempo se supo que la cancillería de Colombia ayudaría a todos los colombianos a ir a otra ciudad por vía terrestre, y que el gobierno chino pagaría los chequeos médicos.

La evacuación estaba prevista para el 5 de febrero, pero la cancillería informó que el gobierno de China prohibió la evacuación por tierra, por lo que estaban buscando otras opciones “que permitan el traslado aéreo de los colombianos en el menor tiempo posible”.

María Fernanda Guerrero es una estudiante en Wuhan. En entrevista con Blu Radio informó sobre la situación que viven los 15 colombianos (aunque antes se hablaba de 14). Guerrero explicó que “no está permitido salir del edificio, nadie entra y nadie sale. Únicamente se pueden pedir domicilios, pero una vez a la semana”.

El pánico es tan grande, que en los dormitorios donde vive Guerrero procuran evitar el contacto con otras personas, y ellos pagan de su bolsillo los domicilios y el agua. De los 15 colombianos, 13 ya tienen claro que quieren salir, incluyendo a una mujer con un hijo de cuatro meses. El último contacto que tuvieron con el gobierno fue esta semana y les dijeron que les darían ayuda psicológica a través de Skype o Whatsapp.

Mientras que han evacuado a brasileños, peruanos, mexicanos, franceses, dominicanos, nepalés y costarricenses, los colombianos siguen allá sin tener salida. “Uno queda cada día más frustrado”, dijo, y añadió, “A nosotros nos contactaron [de la cancillería] por primera vez el 25 de enero, y de ahí hasta la fecha nos han dado cuatro tapabocas a cada uno. Y nos llaman de vez en cuando a preguntarnos cómo estamos (…) Si no es porque mi universidad me apoya, me sentiría totalmente desesperada”.

En entrevista con W Radio, Guerrero dijo que su mamá mandó una carta a presidencia, y que el grupo de colombianos han enviado otras tres. “La primera la mandamos el 28 de enero y hasta la fecha seguimos esperando. Es tenaz. Uno no sabe qué más hacer”.

Mientras los colombianos están Wuhan viendo cómo sobrevivir a punta de enlatados, la cancillería se dedica a pedir la extradición de Aída Merlano a Juan Guaidó, y el presidente Iván Duque usa el avión presidencial para viajar a Panaca a una fiesta de cumpleaños. Solo hasta que Guerrero salió a contar cómo era la situación, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que ya hay un vuelo programado para el 22 de febrero, en el que habrá “personal médico dispuesto por el Ministerio de Salud, la Cruz Roja y la Secretaría de Salud de Bogotá, para hacer los respectivos chequeos al llegar a Wuhan y durante el vuelo” .

Y aunque el comunicado cierra diciendo que “el Ministerio de Relaciones Exteriores y las demás entidades del Gobierno nacional siguen atentas a las necesidades de los connacionales en Wuhan y en contacto con ellos, así como con quienes están en las ciudades vecinas sometidas a cuarentena”, los testimonios de esta estudiante de 20 años dejan en evidencia que cuatro tapabocas están muy lejos de cubrir esas necesidades.

Previous
Next