fbpx

Los nombramientos más escandalosos del gobierno de Iván Duque

Cada nuevo escándalo de corrupción o incompetencia en el gobierno de Duque nos vuelve a poner de frente ante la desfachatez de sus funcionarios. Hicimos una compilación para hacer memoria de los terribles descalabros de su mandato
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

CARLOS ORTEGA (EFE); JAIME PÉREZ; INFOBAE; COLPRENSA

Cada nuevo gobierno se arma a partir de los compromisos políticos y las confianzas que se adquirieron en el camino electoral. Las alianzas, las deudas, las cuotas políticas influyen en quienes al final terminan al mando de las instituciones más importantes del Estado. El gobierno de Iván Duque no es la excepción a este modus operandi, pero en su caso resaltan con particular brillo nombramientos tan desafortunados que no pasan desapercibidos. Desde los funcionarios de más bajo nivel, hasta las cabezas de las carteras más relevantes, la aptitud, ética e idoneidad han sido duramente señaladas por la ciudadanía que se encuentra cada vez con un nuevo escándalo. Este es un compendio de nombramientos escandalosos que no podemos olvidar. 

1. Karen Abudinen Abuchaibe, exministra TIC

La exministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC se hizo vergonzosamente famosa no por su buen desempeño en el ministerio, sino por la adjudicación y seguimiento irregular de un contrato millonario del MinTIC con la unión temporal Centros Poblados. Aunque Abudinen se declara inocente, el contrato para llevar internet a centros educativos en zonas rurales no se ejecutó y los $70.000 millones de adelanto no aparecen. Las irregularidades del contrato se han asociado con Emilio Tapia, conocido como “El zar de la contratación” por el millonario desfalco del Carrusel de la Contratación en Bogotá. Abudinen renunció el pasado 9 de septiembre, pero la investigación de los entes de control sigue en curso. No olvidemos tampoco que la Real Academia de la Lengua recogió dos verbos: abudinar o abudinear a partir de su uso en redes sociales, los cuales aluden a su apellido como sinónimo de robar o estafar.

2. Lisandro Junco, director de la DIAN

El director de impuestos que evade impuestos, ese es el cinismo del actual director de la DIAN que resultó en la lista de colombianos relacionados en el informe Pandora Papers. Esta investigación periodística encontró prácticas irregulares de ciudadanos del mundo, relacionada con jurisdicciones con beneficios fiscales o como se conoce comúnmente “paraísos fiscales”. Junco aparece mencionado con una sociedad constituida en Delaware, Estados Unidos, una cuenta en Chipre y una oficina virtual en Londres, pero gestionada a través de un tercero con sede en Dubái. Aunque Junco ha insistido que no es delito tener activos en el exterior, sino no reportarlos, las investigaciones no coinciden completamente con las explicaciones que ha dado

3. Fernando Sanclemente, exembajador en Uruguay

El estigma del narcotráfico es un estigma muy difícil de lidiar para las y los colombianos en el exterior, por eso resultó paradójica la noticia del pasado 12 de febrero de 2020 sobre el entonces embajador de Colombia en Uruguay, Fernando Sanclemente. En ese momento, la Fiscalía y la Policía Nacional encontraron tres laboratorios para el procesamiento de este narcótico, siete toneladas de insumos químicos y 9.453 gramos de cocaína y pasta de coca en la finca del diplomático en Guasca, Cundinamarca. Sanclemente tuvo que renunciar, pero negó conocer las actividades ilícitas que se desarrollaban en la propiedad de su familia. Sin embargo, recientemente los mayordomos aseguraron que Sanclemente sí tenía conocimiento de estos hechos

4. Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta

Aunque la vicepresidenta no fue exactamente un nombramiento de Duque, sí es una funcionaria de altísimo nivel y confianza del presidente. Por esta razón es imposible ignorar los casos en que su nombre y el de familiares muy cercanos han sido asociados con el narcotráfico y el paramilitarismo. Por una parte, la pareja de Ramírez, Álvaro Rincón, fue socio del narcotraficante y auspiciador de grupos paramilitares, Guillermo León Acevedo, conocido como “Memo Fantasma”. A través de sus abogados, la funcionaria ha insistido en que no conoce ni ha tenido ninguna relación con Acevedo, pero la investigación del centro de investigaciones InSight Crime mostró las relaciones de negocios inmobiliarios entre las partes. Además de este hecho, en junio de 2020 se conoció que Bernardo Ramírez, hermano de la vicepresidenta, fue condenado en 1997 en Estados Unidos por delitos asociados al narcotráfico

5. Guillermo Botero, exministro de Defensa

Fue ministro de Defensa hasta noviembre de 2019 cuando enfrentó la segunda moción de censura en su periodo y renunció. En junio de 2019 Botero ya había enfrentado la primera moción de censura y una serie de hechos ampliamente cuestionados por la ciudadanía. El más grave fue el bombardeo de un campamento de las disidencias de las FARC en el que fueron asesinados 18 menores de edad reclutados forzadamente en el departamento de Caquetá. También se cuestionó la ejecución extrajudicial del reincorporado Dimar Torres por parte de miembros del Ejército Nacional y la orden a los militares para doblar “el número de criminales y guerrilleros que matan, capturan o fuerzan a rendirse en combate (y posiblemente admitiendo un mayor número de víctimas civiles)”, según reportó el New York Times.

6. Rubén Darío Acevedo, director del CNHM

Uno de los nombramientos más desafortunados de este gobierno bien podría ser el de Darío Acevedo, aunque no haya sido el más escandaloso. Al ser la cabeza del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), la institución encargada de recordar los hechos que ha vivido Colombia por causa del conflicto armado, fue muy chocante para muchos descubrir que el funcionario no reconoce el conflicto armado en el país, especialmente para las organizaciones de víctimas. Lo que fuera una institución de investigación rigurosa parece ahora una caricatura que deja de lado en los procesos de reconstrucción de memoria justamente a las víctimas. Bajo su administración, Colombia perdió su membresía en la red internacional de lugares de memoria. Previo a su designación, Acevedo indicó en una entrevista que “aunque la Ley de Víctimas (que crea el CNMH) dice que lo vivido fue un conflicto armado, eso no puede convertirse en una verdad oficial”. 

7. Francisco Santos, exembajador en Washington 

El paso de Francisco Santos por la embajada de Colombia en Washington estuvo mediado por varios tropiezos. Ya en enero de 2020 había dimitido después de que se filtró un audio en el que criticaba a funcionarios del Gobierno Nacional, reprobó las falencias del entonces gobierno de Trump y hasta habló de “acciones encubiertas” contra Nicolás Maduro en Venezuela. Para rematar, Santos apoyó abiertamente la reelección de Donald Trump en un esfuerzo torpe que le salió mal según lo admitió él mismo, pues el apoyo del Centro Democrático a Trump golpeó la confianza y las relaciones con el presidente Joe Biden. Francisco Santos presentó su carta de renuncia en julio de 2021. 

8. Diego Molano, ministro de Defensa

Exdirector del ICBF y ministro de Defensa, Molano levantó grandes críticas cuando se refirió a los menores de edad reclutados por grupos al margen de la ley como “máquinas de guerra”. Esto a raíz de un bombardeo contra campamentos en donde niñas, niños y adolescentes participan del conflicto al ser reclutados forzadamente y en donde el Estado tiene la obligación de procurar su protección. Además, en el marco del Paro Nacional iniciado en abril de 2021, la oposición pidió su renuncia tras la violenta arremetida de la fuerza pública en contra de los manifestantes en distintos puntos del país, así como luego de los disparos de la Policía contra una misión humanitaria de la ONU en Cali. Tras el conocimiento de un nuevo bombardeo donde murieron menores de edad en el Chocó el pasado 16 de septiembre, diversos sectores piden la renuncia del funcionario. 

9. Alberto Carrasquilla, exministro de Hacienda

Alberto Carrasquilla ha sido cercano al uribismo desde hace tiempo. Ya posicionado como ministro de Hacienda salió a la luz su participación en los Bonos de Agua, conocidos como “Bonos Carrasquilla”, un sistema que endeudó a 117 municipios del país. Posteriormente, su papel en la reforma tributaria que fue disparadora de la inconformidad ciudadana y derivó en el Paro Nacional más reciente dejó en duda su idoneidad en esta cartera. En otras oportunidades declaró que el salario mínimo en Colombia es ridículamente alto o mostró su desconexión con el conocimiento de la canasta básica familiar al no tener idea del precio final de los huevos. Carrasquilla renunció a los seis días de iniciadas las fuertes protestas y un día después de que Iván Duque ordenara retirar el proyecto de ley de reforma tributaria. El pasado 31 de agosto fue nombrado codirector del Banco de la República, un hecho que fue recibido como una burla frente a los cientos de miles de manifestantes en contra de su actuación en el ministerio. 

10. Carlos Camargo, Defensor del Pueblo 

En pleno Paro Nacional de 2021, los abusos de la fuerza pública alcanzaron límites realmente preocupantes para la vida de los manifestantes y entonces nos preguntamos, ¿dónde está el Defensor del Pueblo? Camargo, figura máxima de la defensa de los derechos humanos, aparentemente estaba de paseo en Anapoima. Diversos colectivos de DDHH solicitaron la renuncia del funcionario por su inoperancia ante los evidentes casos de violencia y abuso en el marco de las protestas. Ya en marzo de este mismo año, ciudadanos del Urabá criticaron el nombramiento que hizo Camargo de José Augusto Rendón como defensor regional de esta zona, un abogado cercano a empresarios involucrados en procesos de restitución de tierras. La gestión de Camargo ha sido reprochada por irregularidades en los nombramientos de muchos de sus funcionarios no calificados para el cargo. La cereza del pastel nos la dio él mismo cuando en plena rendición de cuentas en televisión se equivocó y pidió repetir la toma, sin caer en cuenta que la transmisión ocurría en vivo. 

11. Alicia Arango 

La exministra del Interior hizo famosa una cruel frase: “Aquí mueren más personas por robos de móviles que por defender los derechos humanos” para referirse a la tragedia que atraviesa el país por causa del asesinato masivo de líderes y lideresas sociales. Las declaraciones las dio en marzo de 2020 cuando además cuestionó las alertas de Naciones Unidas sobre las amenazas para firmantes del Acuerdo de Paz y defensores de derechos humanos. Actualmente Arango, una ficha clave del uribismo, es Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas y los Organismos Internacionales con sede en Ginebra y su hija fue nombrada codirectora del Banco de la República. Un nombramiento que fue duramente cuestionado por ser considerado nepotista. 

12. Alejandro Ordoñez

Desde la quema de libros en su época universitaria, hasta las múltiples muestras de su incapacidad para separar sus creencias religiosas de su labor como funcionario público, Alejandro Ordoñez es un personaje más que polémico. En su labor como procurador general de la nación sostuvo públicamente posturas antiderechos como la prohibición del aborto, la eutanasia y la dosis personal, así como la oposición al matrimonio homosexual y a la adopción por parte de parejas del mismo sexo. En 2018, con este perfil de extrema derecha, Iván Duque nombró a Ordoñez como embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), entidad de la cual depende la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.