fbpx

Manifestantes denuncian uso desproporcional de la fuerza en Portal Américas

Defensores de derechos humanos y miembros de la misión médica alertaron sobre la represión de la protesta en el ahora llamado Portal de la Resistencia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mamás de la primera línea.

Camilo Rozo

El Portal Américas, ahora renombrado Portal de la Resistencia por ciudadanos, ha sido uno de los puntos más importantes en Bogotá desde el inicio de las protestas hace tres semanas. Cientos de personas se han congregado diariamente a las afueras de este lugar que, al igual que otros sectores como el Monumento a Los Héroes, ha sido testigo tanto de muestras culturales como de represión policial.

Como se ha convertido en un común denominador, las noches ahora son más aterradoras que antes por el temor a los gases, la violencia y las detenciones arbitrarias. Y el 19 de mayo no fue la excepción pues cerca de las 10:00 p.m. el hardcore, el rap y los cantos fueron reemplazados por el sonido de las bombas aturdidoras unas horas después de que el subsecretario de Gobierno, José David Rivero, informara que se había llegado a un acuerdo con los manifestantes para “evitar cualquier acto de violencia”.

“Logramos acordar varias cosas: primero, crear un cordón humanitario desde el costado norte y sur del portal de Transmilenio que impida que la protesta pacífica y cultural se vuelva violenta”, expresó en un video publicado en la cuenta de Twitter de la Alcaldía Mayor de Bogotá. De igual modo, aseguró que dicho pacto fue hecho con la Policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios para que prevaleciera el respeto por la vida independientemente de quien se trate.

No obstante, tales promesas se derrumbaron en poco tiempo ya que el ESMAD comenzó a dispersar las concentraciones, según la Alcaldía de Bogotá, después de que individuos derribaran señales de tránsito y comenzaran a arrojar piedras sobre oficiales.

Pero nuevamente en redes sociales se evidenció una vez más el uso desproporcional de la fuerza e incluso se presentaron denuncias de violación de los protocolos cuando agentes del ESMAD atacaron directamente a la misión médica que se encontraba adelantando labores en aquel lugar, hecho que fue rechazado por la Federación Médica Colombiana. Otra de las denuncias que se han presentado y que más han generado indignación fue el ataque directo con una aturdidora a las madres de primera línea, mujeres cabeza de familia que han estado al frente de las protestas en el Portal de la Resistencia para proteger a los manifestantes.

Este ha sido el angustiante panorama que se ha vivido en el sur de la capital del país, en donde los gases lacrimógenos y los chorros de agua han alcanzado las zonas residenciales, afectando incluso a habitantes del sector, incluyendo niños, que no participaban de las marchas. Pero además de las posibles violaciones a los derechos humanos, defensores de DD.HH. también alertaron sobre el hallazgo de casquillos de bala en inmediaciones del Portal.

Este escenario también se replicó en el Portal 20 de Julio y otras ciudades como Pasto, Medellín y Bucaramanga. En esta última se reportó el caso de un motociclista que fue arrollado por una tanqueta del ESMAD y un grupo de jóvenes que quedó atrapado en las instalaciones de la Universidad Industrial de Santander.

De acuerdo con cifras de Indepaz y Temblores ONG, entre el 28 de abril y el 18 de mayo se han presentado 2387 casos de violencia policial, 51 asesinatos durante las manifestaciones (43 de ellos presuntamente a manos de miembros de la fuerza pública) y 18 víctimas de violencia sexual.