fbpx

Mis libros: Andrea Echeverri

Libros escritos por grandes mujeres, libros para encontrarnos con lo que somos, libros para escapar de nosotros mismos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Juan Andrés Moreno

Aterciopelados acaba de lanzar un sencillo titulado Haters para hacer frente con humor a toda la bilis y la mala leche que fluye en las redes sociales. Ahora Andrea nos presente cinco libros y, aunque generalmente nuestros invitados escogen obras que hayan marcado sus vidas, ella se inclinó un poco más por libros que le han ayudado en algún momento a sentirse bien, o a sentirse identificada.

1. La mujer rota

Simone de Beauvoir

Me leí a Simone de Beauvoir en la universidad, y para mí fue todo un descubrimiento. Ella decía que las uñas largas, los corsets, los tacones altos, y toda la parafernalia de la vanidad femenina tiene que ver con el control; con las uñas largas uno no puede hacer muchas cosas, con los tacones altos no puede correr o se cae, y con el corset respira menos. Yo concuerdo totalmente, y de alguna manera cuadró con mi manera de vestirme y de buscar tener un look cómodo y estéticamente chévere. Ese libro fue importante.

2. Conversaciones  con violeta: la historia de una revolución inacabada

Florence Thomas

Hace unos seis o siete años leí Conversaciones con Violeta: La historia de una revolución inacabada, y llegó a mi vida en un momento importante en el que yo estaba como peleada con Héctor [Buitrago], y eso me ayudó a darme cuenta de que yo tenía que hacer todas las cosas que hacía él en nuestra relación musical de pareja. Fue muy importante porque fue como mi revolución femenina musical, yo dependía de Héctor en muchas cosas, y en ese momento aprendí a hacer todo yo, y fue bacanísimo. De hecho, escribí una canción que se llama Florence, y está en mi disco Ruiseñora.

3. La novia oscura

Laura Restrepo

Laura siempre me ha encantado, me ha entretenido; ustedes pidieron libros que hubieran dejado una huella profunda, pero no siento que sea necesario. Para mí, a veces, la lectura es como ir a cine o como ver tele un rato. También es distensión, es meterse en otro mundo y olvidarse de todas las preocupaciones. Mi suegra, que es profesora de literatura, dice que así no debía ser, que esa lectura es como mascar chicle, que se supone que hay que ser como más serio o más crítico. Pero no, a mí a veces me gusta mascar chicle, me gusta leer una cosa y meterme en una película. Entonces, a veces, no deja huellas profundas en mi vida, sino que es como un momento de distensión.

4. Clavícula

Marta Sanz

Este libro es buenísimo porque habla de la menopausia, habla de una mujer cincuentona, y para mí fue increíble porque todo el tiempo me sentí totalmente identificada. Me encantó.

5. La perra

Pilar Quintana

Otro libro que no es que haya dejado huellas profundas en mí, pero fue el último que leí, y lo disfruté muchísimo. Creo que lo que me pasa con los libros es que descanso de mí misma.