fbpx

No queremos más covers de Mujeres, queremos que se respeten nuestros derechos

Estamos hartas de las instituciones que un día dan flores y al otro dan patadas en el rostro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Cover de Mujeres por la Policía Nacional/Miembro del ESMAD golpea a una manifestante en el rostro durante el Paro Nacional, 2019.

Policía Nacional; Héctor Fabio Zamora

¿Qué habrá pasado por la cabeza de Ricardo Arjona cuando escribió las lamentables líneas: “Nosotros con el machismo/Ustedes al feminismo/Y al final la historia termina en par/Pues de pareja vinimos y en pareja hay que terminar”? No lo sé, lo que sí sé es que Mujeres es una de las canciones más horribles que nos han dedicado y tristemente una de las que más se ha interpretado cada ocho de marzo.

Pero como si ya no estuviéramos lo suficientemente cansadas de escucharla en cada una de sus diferentes versiones, llega el increíble cover de una de las instituciones más valiosas e intachables del país. Así es, la Policía Nacional creyó muy conveniente compartir un video que además de generar grima excesiva, es una muestra más de cinismo.

Cada Día internacional de la Mujer Trabajadora nos encargamos de recordar por qué la reivindicación de nuestros derechos es una lucha constante, y por qué esta fecha se aleja mucho de lo que es considerado como una celebración. No obstante, ya sabemos lo que nos espera aparte de escuchar cómo fuimos las musas de Pablo Neruda y Pablo Picasso: una oleada de mensajes de felicitaciones y agradecimientos por existir, posiblemente acompañados de una rosa y/o un chocolate.

Esto es problemático en varios aspectos, pero uno de ellos es que es inevitable evidenciar que muchas de estas palabras provienen de personas o grupos que el resto del año se dedican a violentarnos, que no toman en serio nuestras denuncias y que no nos bajan de exageradas, histéricas o ‘feminazis’.

Así que una publicación de la Policía que finaliza con un irónico “#YoTeCuidoMujer”, no es más que una burla ante la cantidad de violencias que han sufrido decenas de mujeres a manos de miembros de la Fuerza Pública.

Tan solo el año pasado durante las protestas en septiembre por el brutal asesinato de Javier Ordóñez, varias mujeres denunciaron haber sido víctimas de algún tipo de abuso sexual dentro de un CAI. Y meses antes de esto, se conoció la denuncia hacia un uniformado que violó a una joven dentro de un vehículo de la misma institución.

En el video de Mujeres teñido de verde fosforescente, algunos oficiales van repartiendo flores mientras recorren las calles con pancartas que dicen “Eres querida, amada y valiosa” o “la mujer no solo merece un día para honrarla, sino toda una vida para amarla”. Pero aquellas frases cliché no quedan más que en papel (o cartulina negra), pues en la práctica miembros de la Policía han roto tabiques cuando salimos a las calles a ejercer nuestro derecho a protestar, han apartado la vista ante los casos de violaciones dentro de sus instalaciones y los han tomado como burla, y de alguna forma han silenciado compañeras incluso después de muertas.

Estos casos solo refuerzan nuestra inseguridad ante ese árbol de “manzanas podridas” que más que velar por nuestros derechos, los ha vulnerado en un montón de maneras. Por lo tanto no, no necesitamos rosas, ni felicitaciones ni canciones, necesitamos que las instituciones en vez de generarnos temor, cumplan con su función. Pero hasta que eso ocurra, nos seguiremos cuidando entre nosotras.