fbpx

Nueva jornada de manifestaciones en el país en contra de la reforma tributaria

Marchas pacíficas, saqueos, enfrentamientos con la fuerza pública y más abuso policial fueron algunos de los hechos que marcaron esta nueva jornada de Paro Nacional
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mauricio Alvarado

Este 28 de abril miles de personas salieron a las calles colombianas para manifestarse en contra del proyecto de la reforma tributaria propuesto por el Ministerio de Hacienda, en cabeza de Alberto Carrasquilla. Este clamor se suma a aquellos a los que aún no se les ha prestado la atención necesaria por parte del Gobierno nacional, como los asesinatos de líderes sociales, el incumplimiento de los acuerdos de paz y el pobre manejo que se le ha dado a la pandemia en el país.

Desde muy temprano, grupos de manifestantes se congregaron en varios puntos de las principales ciudades de Colombia, para darle inicio a una jornada que estuvo planeada durante varias semanas y que ni un absurdo fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca pudo evitar. Arengas, pancartas, performances, danza y música marcaron el 28A que avanzó conforme a lo organizado por los sectores convocantes del Paro Nacional a pesar de las lluvias.

Sin embargo, las movilizaciones no estuvieron exentas de los enfrentamientos con la fuerza pública. En Bogotá, ciudadanos que iban avanzando por la Avenida Suba y la Avenida Cali fueron reprimidos por el Escuadrón Anti-Motines desde horas de la mañana. En otras ciudades del país también se reportó el uso desmedido de la fuerza, como el caso de una mujer en Medellín que fue golpeada brutalmente mientras era detenida, o el de un estudiante de la Universidad del Cauca que fue impactado en un ojo por un gas lacrimógeno disparado por agentes del ESMAD.

Cali fue otro de los puntos más críticos de las concentraciones de este miércoles. Allí, la jornada estuvo inaugurada por grupos indígenas de la comunidad Misak, que derribaron la estatua del colonizador Sebastián de Belalcázar en un acto de justicia histórica. En tiempo récord, la Dijín hizo presencia en el lugar para hacer tomas de huellas dactilares para judicializar a los responsables. Otro acto simbólico de que las paredes y monumentos parecen tener mayor prioridad que la vida misma, si se tiene en cuenta que los asesinatos de líderes sociales y firmantes de la paz siguen impunes hasta el día de hoy.

En otro punto de la capital del Valle del Cauca, una persona falleció en condiciones que aún no han sido esclarecidas pues, si bien la Policía Metropolitana de la ciudad afirmó que su muerte no tuvo que ver con las protestas, videos recopilados por Cuestión Pública muestran que el joven recibió disparos indiscriminados por parte de un agente.

Rápidamente, el alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, decretó toque de queda luego de haberse presentado saqueos en almacenes de cadena y la incineración de buses del sistema MIO. “Algunos irresponsables han aprovechado las circunstancias para dañar el bien público y privado, deslegitimando la protesta, ante estos hechos, es imprescindible tomar decisiones de carácter urgente”, expresó el mandatario, aunque esto no impidió que los manifestantes continuaran el curso de las protestas por un par de horas más.

De acuerdo con los datos obtenidos por la organización Temblores mediante su plataforma GRITA, “A nivel nacional, entre las 6:00 a.m. y 10:00 p.m. se registraron 93 casos de violencia policial”. Entre ellos, 35 personas fueron víctimas de violencia física, tres de violencia homicida, una falleció durante las movilizaciones y hubo 22 detenciones arbitrarias en contra de los manifestantes. Por otro lado, las autoridades nacionales informaron que en total se realizaron 40 arrestos y 42 uniformados resultaron heridos.

Pese a las muestras de inconformidad por la reforma tributaria, el presidente Iván Duque anunció esta mañana que no va a retirar el proyecto, pero comunicó que está abierto al diálogo para llegar a un consenso. “Hablar de un retiro cuando existe la posibilidad de hacer la modificación total, si se quiere en el Congreso, sería generar una gran incertidumbre financiera y económica con efectos negativos para toda la sociedad colombiana. Nosotros no estamos llegando con líneas rojas, queremos llegar al mayor acuerdo posible en el seno de las instituciones”, expresó.Antes, durante y después de las movilizaciones de este miércoles, las autoridades tanto locales como nacionales han seguido recalcando la importancia de evitar aglomeraciones, sin embargo, el paro se mantiene. Para hoy se han vuelto a convocar marchas a lo largo del país pues contrario a la Vuelta Colombia o el desastroso primer día sin IVA, la protesta sí es un derecho.