fbpx

OnlyFans podría resignarse de las medidas de prohibición tomadas contra el contenido sexual

No obstante, las trabajadoras sexuales se mantienen escépticas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
“Creo que ellos pensaban que se iban a salir con la suya sin que las personas se pronunciaran al respecto” dijo Aedan Raynem una entretenedora para adultos.

Adobe Stock

A principios de este año, la trabajadora sexual y artista Lena Chen cocreó un juego interactivo llamado OnlyBans, en el cual los jugadores podían tomar el rol de trabajadores sexuales en lo que simulaba ser una plataforma digital similar a OnlyFans, mofándose de esta aplicación.

El objetivo del juego era establecer un número determinado de seguidores y ganar ‘dinero’ mientras: “se topaban con fotografías e historias de creadores de contenido erótico quienes enfrentaban censura, prohibición y hurto de sus plataformas,” dijo Chen para ROLLING STONE.

OnlyBans resultó ser, no solo satírico, sino profético.

En agosto 19, OnlyFans anunció que estarían actualizando sus pautas para subir contenido: “Las medidas serán efectivas desde el primer día de octubre y estas vetarán todo aquello que incluya contenido sexual explícito”, lo cual resultó ser una sorpresa para sus usuarios, pues la marca está asociada directamente a las imágenes de desnudos y shows de clasificación X. ¿Por qué el cambio tan repentino? Bueno, a diferencia de los burdeles legales o clubes de strippers (en los que los trabajadores pueden recibir dinero por parte de los usuarios) los negocios en línea deben priorizar sus relaciones con las compañías de las tarjetas de crédito y otras formas de pago digital. Por lo cual, de acuerdo con esta empresa, las nuevas políticas surgían a partir de “los requerimientos exigidos por nuestras alianzas con los bancos y proveedores”.

La plataforma retiró su decisión una semana más tarde, gracias a lo que probablemente se consideró como una avalancha explosiva de críticas, pero el daño ya estaba hecho: “creo que ellos pensaron que se saldrían con la suya sin que la gente protestara. Ese no parece ser el caso”, comentó Aedan Rayne, una trabajadora sexual y entretenedora adulta para ROLLING STONE.

A esto la creadora de contenido agregó que: “Francamente, el hecho de que nuestra industria esté bajo ataque por parte del CNDES (Centro Nacional de Explotación Sexual) y que el grupo abolicionista del trabajo sexual (Exodus Cry) esté ejerciendo presión sobre Mastercard y otros procesadores de pago, nos enfrentamos a un futuro incierto. La pregunta es ¿Qué ocurrirá con las otras plataformas?… Pero aún ¿Qué ocurrirá con la industria como tal?

Fotógrafos experimentados, investigadores de la cultura tecnológica, activistas de los derechos por el trabajo, entre otros, admitieron estar sorprendidos por las medidas iniciales impuestas por OnlyFans y su impedimento del trabajo sexual. 

“Este es solo otro ejemplo de una larga línea de sitios web que construyen sus marcas a partir de nuestro trabajo, nuestros cuerpos, nuestra influencia para luego darnos la espalda tan pronto tiene algo mejor que los beneficie económicamente” acotó Lydia Caradonna, una trabajadora sexual y fundadora de Decrim Now, un grupo encargado de combatir de criminalización del trabajo sexual en el Reino Unido.

Durante los últimos años, OnlyFans se ha convertido en sinónimo en un nicho de economía para la tecnología sexual: el Uber del porno en internet. La compañía fue lanzada en 2016 como un servicio para influencers donde podían monetizar todo tipo de contenido. Ahora bien, con la llegada de la pandemia y las cuarentenas, la marca ganó una gran audiencia y reconocimiento, puesto que muchas personas optaron por emplear la aplicación como medio de empleo.

Tim Stokely, el fundador y CEO de la compañía, tiene un pasado en incursionar en startups de porno, mientras que el creador de OnlyFans, Leo Radvinsky, cimentó el sitio web para adultos MyFreeCams. 

OnlyFans se había convertido en una plataforma popular tanto para trabajadores como para consumidores en una era donde los influencers crean su propio contenido, pueden conservar una conversación directa con sus seguidores que rinden culto a su personalidad como parte de su camino al éxito.

De muchas formas, el modelo de negocio de OnlyFans ha sido un beneficio para las estrellas porno quienes pueden utilizarlo sin el control que ejercerían mánagers o productores. El sitio permite que los creadores moneticen su contenido creado por ellos mismos, mientras que los consumidores pagan por el acceso a videos o interacciones virtuales. Esta aplicación dice que sus más de dos millones de creadores han ganado cifras superiores a 5 billones de dólares.

Para el laico, la medida inicial de OnlyFans referente al trabajo sexual puede parecer desconcertante pues, al fin y al cabo, es una industria rentable. Sin embargo, quienes trabajan y estudian la tecnología del sexo se han preparado para ello. La Doctora Elissa Redmiles, profesora del Instituto Max Planck de Sistemas de Software en Alemania, que actualmente está realizando un estudio sobre las trabajadoras del sexo que se trasladaron a OnlyFans como resultado de los cierres pandémicos, dice que se sintió decepcionada pero no sorprendida: “La desplanificación -la gente que es perjudicada y expulsada de plataformas tanto para adultos como para no adultos, como AirBnB y PayPal, sólo por ser trabajadores del sexo- ha estado ocurriendo durante mucho tiempo”, contó para ROLLING STONE.

“Estamos comprobando que los trabajadores sexuales con experiencia ya preveían que OnlyFans podía caer en cualquier momento”, añade Redmiles, que dice que: “los creadores más nuevos, sin embargo, probablemente no estaban tan preparados para este cambio”.

Las empresas de entretenimiento para adultos siempre han tenido que cumplir con las normas de contenido dictadas por los procesadores de pago, pero el anuncio inicial de OnlyFans puede ser el último de un patrón que se intensifica. A finales de 2020, Mastercard y Visa anunciaron que prohibirán el uso de sus tarjetas en el gigantesco sitio web de alojamiento de vídeos para adultos Pornhub. Es posible que los bancos estén bajo una presión renovada para distanciarse de las supuestas asociaciones de tráfico y explotación tras una reciente carta de la representante republicana de derecha y religiosa Ann Wagner dirigido al Departamento de Justicia en la que acusa a OnlyFans de ser un: “importante mercado de material de abuso sexual infantil”. Wagner, la redactora original de la controvertida ley FOSTA-SESTA, no ofreció ninguna prueba de actividad ilegal.

OnlyFans no ha respondido a las peticiones de comentarios por parte de Rolling Stone y su declaración del 25 de agosto no incluye ningún plan sobre cómo gestionar futuros problemas con las instituciones financieras. Simplemente dice: “Hemos obtenido las garantías necesarias para apoyar a nuestra diversa comunidad de creadores y hemos suspendido el cambio de política previsto para el 1 de octubre. OnlyFans defiende la inclusión y seguiremos ofreciendo un hogar a todos los creadores”.

Cabe señalar que el cambio de política inicial de OnlyFans no excluía por completo la desnudez, pero la política de uso aceptable, ahora eliminada, dejaba claro que los trabajadores sexuales especializados en ‘sexo duro’ y clips fetichistas quedarían excluidos. Muchas prohibiciones, como la de utilizar el sitio para solicitar la prostitución y otras actividades ilegales, se mantuvieron sin cambios, pero las representaciones o referencias al sadomasoquismo y todas las formas de coito habrían ido en contra de la política. Muchas de las actualizaciones hacían hincapié en que no sólo se prohibiría el contenido ‘violento’, sino también la simulación de ciertos escenarios. Los usuarios ya no podrían publicar vídeos o imágenes que representaran fantasías eróticas populares, como “incesto, hipnosis, tortura, fisting, orina” y otras. Dado que los pornógrafos y artistas eróticos suelen producir contenidos con escenarios ficticios, la política representaba una grave restricción de lo que los creadores podían publicar, y de lo que los usuarios podían esperar de sus suscripciones.  

OnlyFans ha dicho que utiliza una combinación de “sistemas automatizados y moderadores humanos” para revisar su contenido. Por esta razón, los algoritmos y los empleados habrían tenido que determinar formas de desnudez que eran “extremas y ofensivas” y que evocaban contenido bondage fuera “hardcore”.Todo esto hacía temer a los trabajadores sexuales que la aplicación pudiera censurar contenidos de forma arbitraria. Aún más insidiosa era la implicación de que las representaciones eróticas más nicho, como los cuerpos queer y las imágenes de temática ‘kink’, sufrirían mientras que los creadores normativos podrían seguir prosperando en la plataforma. 

“A menudo, cuando las plataformas intentan trazar este tipo de líneas, los grupos marginados -creadores negros, creadores LGBTQ, creadores que no se ajustan a los ideales de belleza euroamericanos estándar- son los más propensos a que sus contenidos sean eliminados y sufran el mayor daño”, observa Redmiles, citando la reciente investigación de Gabriella M. García.

Entonces, ¿Qué pensaron los usuarios de OnlyFans sobre esta propuesta de cambio radical? Angela, una profesional de la salud que vive en Nueva Inglaterra, se inscribió como usuaria de OnlyFans en 2017 para seguir a una modelo en particular. Ha pedido videoclips, audio y fotos personalizadas, e intercambia ‘sexts’ con la modelo a través del servicio de mensajería directa del sitio casi a diario.

“Sobre todo me encanta que haya hecho posible, de forma limitada, tener intimidad con una persona realmente increíble. Especialmente durante la pandemia, cuando yo, como persona poliamorosa, no podía ver a mis otras parejas en la vida real”, dijo Angela a ROLLING STONE. Dice que seguirá siendo suscriptora de OnlyFans mientras su modelo favorita pueda publicar contenido pornográfico en su cuenta, y la seguirá si migra a otras plataformas. Cree que el ahora abortado cambio de política fue una “jugada de mierda”.

Steven, un artista de Toronto, dice que comenzó a usar OnlyFans en 2019 y lo prefiere al porno pirata gratuito disponible en otros lugares en línea. “Los artistas que sigo no son grandes nombres de la industria, y OnlyFans se sentía como un Patreon sexy en el que podía apoyar directamente a los artistas adultos más pequeños e independientes”, acotó y añadió que siente “indignación” por ellos. 

Mientras que las trabajadoras sexuales están acostumbradas a prepararse para imprevistos como este nvestigando, educando, organizando y aprendiendo a no depender de una sola plataforma para sus ingresos, Cameron Glover, un entrenador de profesionales de la sexualidad, quiere que las trabajadoras del sexo tomen aún más control sobre su trabajo. Especialmente si OnlyFans tira de la manta una vez más. “Todo el mundo en este campo necesita tener plataformas digitales que le pertenezcan”, dijo para ROLLING STONE. “Esto significa tener tu propia página web y lista de correo donde dirijas regularmente a tus seguidores, fans y miembros de la comunidad para que se agreguen. También es importante pensar en la estructura de tu negocio: ¿Qué haces? ¿Cómo puedes crear formas de hacerlo sin que estés físicamente presente y crear demanda para tu trabajo?”.

Amberly Rothfield, consultora de marketing de modelos, aconseja a los creadores de OnlyFans, especialmente a los que empezaron durante la pandemia, que hagan una copia de seguridad de sus activos digitales y empiecen a diversificarse de inmediato. “Depender de una sola plataforma no es inteligente. Podrían cerrar sin avisar. Consigue correos electrónicos, aprende sobre las notificaciones push y sé dueño de tu propio sitio web que puedas usar para empujar el tráfico a tus plataformas preferidas”.

OnlyFans no es, ni ha sido nunca, la única plataforma de suscripción. Clips4Sale, LoyalFans, Nightflirt, Unlockd, AVN Stars, JustForFans, Sextpanther, ManyVids, ModelHub, Peep.me, Admire.me, FanCentro; son sólo unos pocos sitios que permiten explícitamente contenidos sexualmente explícitos generados por los usuarios y la comunicación entre creadores y consumidores de contenidos para adultos. Sin embargo, la mayoría de estos sitios utilizan los mismos procesadores de pago que OnlyFans, y es probable que algún día también se vean presionados para cambiar sus condiciones de servicio.

El fundador de Decrim Now, Caradonna, destaca la importancia de la unidad de los trabajadores del sector: “Es innegable que nuestro trabajo tiene valor. Por eso es una industria multimillonaria. Tenemos que empezar a hablar de nuestros derechos laborales. Afiliarse a los sindicatos, o a grupos locales de defensa, y organizarse. Podemos luchar contra esto, pero sólo podemos hacerlo como un grupo unido”.

Aunque la política propuesta por OnlyFans ha sido revocada, no deja de ser un gran golpe para los artistas adultos en línea, desde los que utilizan OnlyFans para llegar a fin de mes, hasta los grandes nombres que ganan millones con su sustento en precario. Y este tipo de controversia no sólo afecta a los trabajadores sexuales; sienta un precedente para cualquier discurso online de temática sexual, incluidas las aplicaciones de ligue, el arte outsider y la educación sanitaria. 

“Damos por sentado que siempre tendremos acceso a las aplicaciones, a los procesadores de pago y a las redes sociales”, dice Chen. “Suponemos que Internet es el salvaje oeste de la libertad de expresión, donde cualquiera puede ganar dinero o hacerse famoso. En realidad, nuestra libertad digital se reduce cada día”.

Cuando las instituciones financieras, las empresas tecnológicas y los políticos conservadores confunden el entretenimiento legal para adultos con el abuso, se produce un efecto escalofriante en la libertad de expresión sexual. Esto significa que los problemas laborales de los trabajadores del sexo tienen implicaciones para todos. Chen nombra a la ACLU y a la Electronic Frontier Foundation como organizaciones que han demostrado entender que “la censura a la que se enfrentan las trabajadoras del sexo es una amenaza crítica para las libertades civiles de todos nosotros”.

Es posible que muchas trabajadoras sexuales continúen utilizando OnlyFans, que se lleva un 20% de sus ganancias, después de este inconveniente. Pero también tendrán que asumir la carga del estigma, sin saber con certeza si la plataforma es una forma segura de ingresos. Mientras tanto, sus seguidores tendrán que decidir si siguen utilizando el servicio o no.

“Si los artistas  de contenido adulto que me gustan abandonan OnlyFans, yo también lo haré. No tiene mucho sentido que lo use si no están allí”, dice Steven agregando que: “¿Cómo no empatizar con ellos? Se les desplaza por la red y se amenaza su capacidad de ganarse la vida. Habría que estar ciego para no verlo”.