fbpx

Paul McCartney le pide a China que acabe con sus “mercados mojados”

El Beatle dio a conocer su posición sobre los mercados que venden animales vivos, pero también apoyó la polémica teoría de que el COVID-19 comenzó con las personas que comen murciélagos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Paul McCartney se volvió vegetariano cuando salió de pesca y mientras recogía un pez se dio cuenta de que matar animales para beneficio propio es una crueldad.

Shutterstock

Paul McCartney le llamó la atención a China para que regule sus llamados “mercados mojados”, que son aquellos lugares donde venden animales vivos y tienen los productos al aire libre, los cuales podrían haber sido el sitio de origen del COVID-19, dijo en una entrevista con Howard Stern Tuesday, de acuerdo a The Hollywood Reporter.

Uno de los primeros casos de coronavirus fue encontrado en una persona que era repartidor en el Mercado Marítimo de Wuhan, China. Este tipo de lugares por lo general tienen una basta selección de animales vivos y muertos a la venta. El apodo de “mercados mojados” nace por el agua utilizada para lavar la mezcla de sangre, tripas y otros fluidos de los animales que están a la venta. Esto hace que este tipo de sitios sean un foco para distintas enfermedades, según Christian Walzer, director ejecutivo de salud de la Wildlife Conservation Society, quien recientemente le dijo a ROLLING STONE que “cada animal es un paquete de patógenos”.

McCartney, que lleva mucho tiempo siendo vegetariano y es defensor de los derechos de los animales, dijo que esperaba que la pandemia de COVID-19 tuviera efecto sobre las políticas de China y los mercados mojados. “Realmente espero que esto signifique que el gobierno chino diga, ‘Bueno, tenemos que mejorar la higiene en estos sitios’”. 

El músico también habló sobre la polémica teoría conspirativa de que el virus se originó por los chinos que comen murciélagos, diciendo que esta es una práctica que está fuera de lugar. “Dejémonos de cosas, comer murciélagos es un poco medieval”, le dijo McCartney a Stern, añadiendo, “Ellos no necesitan que toda esta gente se muera. ¿Por qué?, por estas prácticas medievales”.

Cuando la pandemia solamente estaba en China, la “teoría de los come murciélagos” se esparció rápidamente por los periódicos, blogs conservadores, y redes sociales sin evidencia alguna que demostrara esta afirmación. Estudios científicos recientes han sugerido que el virus posiblemente se originó en las serpientes o en el mamífero conocido como pangolín.

Aunque el COVID-19 se haya originado en un animal antes de ser transmitido al ser humano, muchos han mostrado su descontento de condenar los hábitos alimenticios de otros países. “Esto no sucede necesariamente por consumir animales exóticos”, le dijo Adam Kamradt-Scott, profesor especializado en seguridad de salud global de la Universidad de Sydney, a la revista Time. “Necesitamos tener conciencia cuando hablemos o critiquemos prácticas culturales”.