fbpx

“¿Quién nos protege de la Policía?”, Daniel Carvalho concejal de Medellín

El político le hizo un fuerte llamado de atención a la fuerza pública durante una sesión del Concejo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El concejal contó una anécdota personal para justificar su punto de vista y hacer un llamado a la reflexión

Cortesía Concejo de Medellín

Debido a las manifestaciones que se presentaron recientemente en Medellín y Bogotá por los abusos de autoridad por parte de la Policía Nacional, el concejal de Medellín Daniel Carvalho se dirigió varias veces a un general de la policía durante una sesión del Concejo para reclamarle sobre la formación que tienen los agentes de la fuerza pública.

“Estamos denunciando casos concretos de excesos de la fuerza pública. No estamos diciendo que tenga que desaparecer la policía y que aquí cada uno hace lo que le da la gana, nadie ha dicho eso.” , dijo Carvalho. 

También, el concejal contó una anécdota personal para justificar su punto de vista y hacer un llamado a la reflexión sobre la manera en la que se forman los agentes dentro de las instituciones de la fuerza pública. “Señor General, aquí donde me ve peludito yo también fui miembro de la fuerza pública, yo fui soldado de Colombia y recibí una formación militar; recibí una formación antimotines, sé cómo es la formación castrense, y sé que la policía no es lo mismo que el ejército pero las formaciones son bastante similares”. 

“Cuando yo presté servicio militar, por cierto en una época muy difícil del país, hace 23 años, descubrí el origen de muchas de las cosas que estamos viviendo y es la manera en la que estamos educando a la fuerza pública”, añadió Carvalho. “Yo quiero recitarles un poema que nos hacían cantar cuando trotábamos a las cinco de la mañana: ‘Sube, sube guerrillero, que en la cima yo te espero con granadas y morteros, a tus novias violaremos y a tus hijos mataremos’”.

El concejal concluyó esta anécdota deseando que hoy en día no ocurra este tipo de cosas en el Ejército Nacional, pues hay una condescendencia de la violencia extrema: “Hay una idea de señalar enemigos, y en esa mentalidad, en ese lavado de cerebro muchas veces el mismo agente, el mismo policía termina justificando los abusos de la fuerza pública”.