fbpx

Seis temas para no perder de vista mientras enfrentamos al coronavirus

No nos podemos olvidar de la ñeñepolítica ni la desprotección de los líderes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Instagram Jose Hernandez; Néstor Gómez; Twitter MAPP/OEA

Enfrentar una pandemia necesita de toda la atención de las autoridades y de la ciudadanía para superar el reto global que hoy nos convoca. Sin duda nuestro principal objetivo será aplanar la curva de contagiados, acatar las recomendaciones de aislamiento social y atender a las personas que se vean infectadas. El coronavirus es el tema central del momento, pero no por eso debemos olvidar otros asuntos que transcurren en paralelo en el país, algunos asociados a la emergencia sanitaria y otros no. 

En ROLLING STONE Colombia recopilamos seis temas clave que consideramos importantes para que los ciudadanos le prestemos atención en estos días.  

1.Los decretos del Gobierno y el estado de emergencia 

El primer tema es consecuencia de la pandemia, pero tiene otras dimensiones. El presidente Duque declaró el estado de emergencia económica y social en el país, y emitió una serie de decretos que componen la estrategia para enfrentar al coronavirus. ¿Por qué prestarle atención a este punto? Porque el margen de acción del gobierno se amplía para actuar de manera ágil, pero con menores restricciones. “Estamos viviendo una situación que nadie se esperaba […] Para afrontar esto, el Gobierno sacó un decreto que le da facultades para unas cosas como mover plata, contratar más rápido. A eso hay que hacerle seguimiento”, indica el analista político Ariel Ávila. Y continúa: “En Colombia estos estados de emergencia tienden a ser preocupantes porque a los mandatarios les gusta tomar medidas que no les corresponden, pero para eso va a haber un control de la Corte Constitucional y veeduría ciudadana”, indicó Ávila.

Precisamente, alcaldes y gobernadores mencionaron su preocupación por el Decreto 444 que destina recursos, de manera centralista, desde el Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) y el Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET), para crear el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME). Las dudas surgieron al notar que estos dineros apoyarían al sector financiero y disminuirían las transferencias a entidades territoriales. El Gobierno insistió en que no se trataba de ayudas para los bancos, pues el dinero para créditos se obtendría por otros mecanismos, pero sobre ese punto no hay total claridad. 

La Corte Constitucional revisará todos los decretos legislativos que ha expedido el Gobierno en los últimos días, especialmente el Decreto 417 que declaró el estado de emergencia económica, social y ecológica.

2. La ñeñepolítica

El escándalo por la aparente compra de votos que favoreció la candidatura de Iván Duque a la presidencia en 2018 estalló pocos días antes de que el COVID-19 tomara fuerza en Colombia. La denuncia no es menor, pues surge a partir de unas grabaciones en que José Guillermo Hernández, conocido como “Ñeñe” (acusado de tener nexos con el narcotráfico y quien fue asesinado en Brasil), menciona unos dineros que deben entrar “bajo la mesa” para apoyar la campaña de Duque en el norte del país. El representante a la cámara por la Alianza Verde, Fabián Díaz Plata, solicitó que se abriera esta investigación que involucraría tanto a Duque como al senador Álvaro Uribe, pues la aparente interlocutora de la conversación con el Ñeñe es María Claudia Daza, asesora de Uribe hasta hace pocos días (pues cuando se conocieron las grabaciones decidió apartarse de su cargo).

La Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes tenía previsto iniciar el proceso de declaraciones de los implicados, pero debido las medidas de aislamiento por la emergencia sanitaria quedaron suspendidos estos procedimientos, esperamos que no por mucho tiempo. 

3. Hacinamiento y situación carcelaria

Por otra parte, la emergencia carcelaria se unió a la situación excepcional que vive el país. Los motines y muertes aún en investigación en varias cárceles del país destaparon un mal que existe desde hace muchos años y es el hacinamiento que se vive en los centros carcelarios. La represión que surgió a partir de los motines generó preocupación entre los ciudadanos por las imágenes de varios muertos en pocas horas del sábado 21 de marzo. 

Por su parte, el director del INPEC, el general Norberto Mujica, explicó que se actuará bajo la figura de urgencia manifiesta que está amparada por la declaración de emergencia carcelaria. Esto significa que varios trámites como la contratación estatal y el uso del presupuesto serán más ágiles y tendrán menos controles. 

La preocupación en este punto radica tanto en la protección de las personas privadas de la libertad (algunas voces piden que se use la herramienta PRISMA para dejar en libertad a aquellas personas que no representan un peligro de reincidencia), así como en el uso de los dineros en tiempos de crisis. 

4. La violencia machista no entra en cuarentena

Muchas organizaciones sociales y voces feministas han advertido que situaciones de confinamiento como estas exponen a las mujeres a mayores casos de violencia doméstica y abuso. En buena parte de los países donde se han adoptado estas medidas, como en la misma China, se han reportado incrementos en las denuncias de estos delitos. Según el estudio de ONU Mujeres sobre los riesgos particulares del COVID-19 en esta población, la violencia y la vulnerabilidad afectan de manera particular a las mujeres por ser quienes mayoritariamente se encargan de los trabajos del cuidado dentro y fuera del hogar, y además ocupan los trabajos más precarizados de la economía. No más en el fin de semana del simulacro de confinamiento en Bogotá se recibieron 43 denuncias de casos de violencia contra la mujer. Esto enciende las alarmas sobre los canales de denuncia y las medidas de protección que ofrece el Estado. 

La línea nacional 155 recibe casos de violencia contra la mujer. En Bogotá están las líneas 123 de la Policía para emergencias y la Línea Púrpura Distrital 018000 112 137 o el WhatsApp 300 755 1846 donde se entrega orientación de una abogada o psicóloga. Finalmente, la Defensoría del Pueblo habilitó el correo electrónico delegadagenero@defensoria.gov.co

5. La desprotección de los líderes sociales 

Mientras las noticias reportan el número de casos de personas infectadas, los asesinatos de líderes y lideresas sociales y defensores de derechos humanos no paran. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha hecho llamados urgentes sobre el aumento en el número de asesinatos, amenazas y ataques contra líderes y lideresas sociales registrados desde 2016, año de la firma del Acuerdo de Paz. Este organismo internacional además condena los asesinatos de Marcos Rivadeneira, dirigente político y social del Putumayo y la lideresa social Carlota Salinas, ambos ocurridos en este mes de marzo en plena crisis por el coronavirus. Por la gravedad de la situación, 21 organizaciones no gubernamentales le piden al Gobierno actuar con decisión para evitar que los grupos armados utilicen la situación de emergencia creada por el nuevo coronavirus para continuar asesinando a los líderes sociales. 

6. El futuro: planes para afrontar el impacto económico que traerá la crisis. 

Ariel Ávila, así como muchos analistas de la política y la economía, alertan sobre los efectos que tendrá esta pandemia en la estabilidad global. “En Estados Unidos se calcula desempleo de dos dígitos. En Colombia la mayoría de la población es vulnerable y vive del día a día. La pregunta es cuál va a ser el plan después de la crisis. Este país podría está afrontando una crisis sin precedentes”, afirma Ávila. 

Más allá de la atención inmediata, se abre una preocupación sobre los tiempos y las formas en que la economía podrá recuperarse luego de este desaceleramiento. La primera fase del confinamiento en Colombia que rige hasta el 13 de abril, será una prueba para determinar por cuánto tiempo más deberán extenderse esas medidas y cómo proteger la vida y la subsistencia de las y los colombianos. 

Previous
Next