fbpx

Seis teorías conspirativas sobre el coronavirus

Cada día, el coronavirus llega a nuevos rincones del planeta y a su vez, surgen nuevas teorías sobre la epidemia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Varias ciudades de China han quedado en aislamiento por el COVID-19.

Feature China/Barcroft Media/Getty Images

Desde el inicio del brote a finales de 2019 se han registrado un total de 116 mil casos de coronavirus a nivel global y han fallecido cerca de 4 mil personas a causa de la enfermedad. Los países que se han visto más afectados son China e Italia, con 80 mil y 9 mil casos respectivamente. Hasta hace poco se registraron los primeros pacientes portadores del virus en Latinoamérica. Se han confirmado 93 casos en 11 países del continente latinoamericano, siendo Ecuador, Brasil, Chile y Argentina los que presentan más casos.  

Jordan Tustin, una profesora de salud pública especializada en epidemiología en la Universidad de Ryerson, dice que hay que aprender mucho más sobre el virus. “Es importante saber con qué tanta facilidad el virus puede transmitirse entre las personas para así poder mitigar el riesgo que corren la gente a nivel global”, dice la docente. Angela Rasmussen, una viróloga que trabaja en el Centro de Infecciones e Inmunidad de la Universidad de Columbia, le contó a ROLLING STONE que no es el momento para entrar en pánico. “No se alarmen”, dijo.

De todas formas, ninguno de estos llamados a la calma ha detenido a las personas de los Estados Unidos de que circulen rumores y desinformación en relación con el virus, todos con una buena dosis de conspiración y paranoia. El hecho de que el virus haya aparecido en China parece haber aumentado los rumores falsos, dice Jen Grygiel, profesora de comunicación especializada en memes y redes sociales en la Universidad de Siracusa. “Cuando los estados psicológicos llegan a un pico y la gente está ansiosa, las personas son más propensas a compartir información desacertada”, le dijo a ROLLING STONE. “Debido a la tensa relación entre Estados Unidos y China, hay inclusive más ansiedad”. También hay mucho escepticismo en redes sociales sobre los comunicados oficiales dados por el gobierno estadounidense, promovido por agentes oficiales del gobierno tales como el presidente Trump. Esto ha contribuido a la generación de un estado de miedo y ansiedad donde la desinformación reina. Aquí están los rumores más comunes y las conspiraciones que se han esparcido casi tan rápido como el virus. 

1.El gobierno estadounidense introdujo el virus en 2018 y Bill Gates es el responsable.

El 21 de enero de 2020, el youtuber y generador de polémica profesional Jordan Sather publicó un trino en el que se mostraba una patente para el coronavirus presentada por el Instituto Pirbright del Reino Unido en 2015. “¿Es posible que haya sido planeada la propagación de la enfermedad?”, trinó Sather. “¿Los medios de comunicación están siendo utilizados para incitar el miedo? ¿Acaso la cábala está desesperada por dinero, y por eso están utilizando las reservas de la industria farmacéutica?”. Esta teoría rápidamente llamó la atención de muchos círculos de teóricos conspirativos, varios de ellos publicaron enlaces en Facebook donde se mostraba que presuntamente el gobierno introdujo el virus para luego hacer dinero con una posible vacuna. 

Echándole más leña al fuego, Sather continuó al enlazar la Fundación Pirbright con la Fundación de Bill y Melinda Gates, basado en un comunicado de prensa de 2019 en el que se anunciaba que la fundación estaba financiando un proyecto en el que se iban a investigar las enfermedades del ganado y su inmunología. Estas declaraciones no son muy sorprendentes, dijo Renee DiResta, gerente de búsqueda del Observatorio de la Internet de la Universidad de Stanford. “Cada vez que aparece una epidemia y hay alguna conspiración sobre las vacunas, Gates termina metido en el cuento. Este tipo de contenido es muy similar al que surgió con las conspiraciones sobre el Zika”, le dijo a ROLLING STONE.

2.Existe una vacuna o cura para el coronavirus que el gobierno no va a facilitar.

Una publicación viral de Facebook del 22 de enero contiene una captura de pantalla de una patente presentada por el Centro de Control de Enfermedades, que se supone que es la vacuna para el coronavirus. Se presume que el virus fue introducido por el gobierno estadounidense para ganar dinero con la vacuna. Esto no tiene ningún sentido, el coronavirus es muy reciente, así que es imposible que exista una vacuna para combatirlo. La captura de pantalla de la patente realmente aplica para el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), otro tipo de coronavirus que también se originó en China y que mató a cientos de personas entre 2002 y 2003. 

3.El coronavirus se originó por los chinos que comen murciélagos.

La mayoría de los coronavirus se originan en mamíferos, por esta razón, existe la teoría de que el COVID-19 surgió en un mercado de animales vivos en Wuhan. Muchas personas en las redes sociales han llegado a la conclusión de que el hábito de comer murciélagos de algunos chinos puso en riesgo a la salud global. Esta suposición ha sido propulsada por una serie de videos virales en los que se muestra la famosa sopa de murciélago y gente comiéndola. Estos videos causaron furor en las redes sociales mientras los usuarios reaccionaban al comentar el horror que les causaba ver estos cortos. “¿Todos ustedes los chinos comen esta mierda y esperan estar bien?”, decía un trino.

Aunque se sabe que en algunas partes de China los pequeños mamíferos como los murciélagos pueden considerarse comida, en realidad no es una práctica muy común. Un estudio realizado en 2006 en el que se investigaron los restaurantes de China, mostró que la práctica de comer animales exóticos se redujo luego del brote del SARS en 2002, del cual se sospechaba que tuvo su origen en los murciélagos, aunque luego los investigadores descubrieron que el virus pasó al ser humano a través de la civeta de las palmeras, un felino asiático. No existe evidencia alguna que demuestre que el consumo de murciélagos haya desatado la epidemia del coronavirus; las autoridades han comunicado que muchas de las personas que fueron examinadas y que dieron positivo para el COVID-19 no tuvieron ningún tipo de contacto con animales vivos antes de contraer la enfermedad, y un reporte del Journal of Medical Virology indica que es posible que las serpientes hayan sido las causantes de la infección. 

4.El virus es un resfriado común.

Esta fue popularizada por Rush Limbaugh, galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad en su programa radial. “Parece el que coronavirus está siento utilizado como un elemento para destituir a Donald Trump”, dijo Limbaugh el 24 de febrero. “Ahora les diré la verdad sobre el coronavirus… y tengo toda la razón en esto que les voy a decir. El coronavirus es el resfriado común, amigos”. Él dio estas declaraciones con el fin de demostrar que los medios de comunicación estaban generando pánico sobre el COVID-19 para demeritar al gobierno de Trump: “Están intentando usar al coronavirus para asustar a todo el mundo con la esperanza de encontrar algo que acabe con Donald Trump. Es exactamente el mismo tipo de discurso de miedo y pánico que utilizaron hace dos años en el que se decía que Rusia se robó las elecciones de Estados Unidos”.

El COVID-19 no es el resfriado común por varias razones: aparte de tener síntomas totalmente distintos (fiebre, tos, etc.), también tiene una tasa de mortalidad del 2 por ciento, cosa que no tiene el resfriado común. La razón por la cual tal vez Limbaugh haya declarado eso, es porque el COVID-19 es un tipo de coronavirus, un término para describir un grupo de virus en que se incluye al resfriado común.

5.Los secadores de manos son efectivos para combatir el virus.

Hasta donde sabemos, el coronavirus se propaga con el contacto con superficies u objetos infectados, por esta razón las organizaciones de salud han hecho bastante énfasis en la importancia del lavado de manos. El mes pasado, las redes sociales chinas estaban llenas de teorías en las que se decía que el uso del secador de manos durante mínimo 30 segundos era un método efectivo para eliminar el coronavirus. Según la Organización Mundial de la Salud, la cual montó una página web para desmitificar creencias sobre el coronavirus, este método no funciona. Lo es es efectivo es lavarse las manos con agua y jabón o utilizar un gel para manos a base de alcohol. Pero poner las manos bajo calor durante cierto tiempo realmente no hace nada.

6.El Coronavirus es un arma biológica creada por el gobierno chino (o la CIA) para crear una guerra con Estados Unidos (o China).

Debido a la reciente tensión diplomática entre los dos países, tiene sentido que alguien especule que el coronavirus haya sido creado en un laboratorio como parte de una estrategia para debilitar al país opositor. El senador Tom Cotton apoyó esta idea públicamente en Fox News el mes pasado, “No sabemos dónde comenzó, pero debemos llegar al fondo de todo esto”, dijo Cotton. “También sabemos que a unos cuantos kilómetros de ese mercado en China está situado el único superlaboratorio de nivel 4 de seguridad biológica el cual investiga enfermedades infecciosas para los humanos”.

Desafortunadamente para los teóricos conspirativos, “No hay absolutamente nada en la secuenciación del genoma del virus que indique que haya sido creado en un laboratorio”,  le dijo Richard Ebright, un profesor de biología química de la Universidad de Rutgers, a The Washington Post. “La posibilidad de que esto haya sido un arma biológica puede descartarse con firmeza”.