fbpx

Un estudiante es asesinado en medio de las protestas en Tuluá

También se presentó el incendio al Palacio de Justicia de este municipio del Valle del Cauca
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Palacio de Justicia de Tuluá, 25 de mayo.

Twitter

Otra noche de angustia se vivió en el Valle del Cauca luego de que una jornada de manifestaciones en Tuluá terminara en violencia. Para este martes 25 de mayo se convocó un plantón en la Plaza Cívica Boyacá con el fin de protestar en contra de los asesinatos que han ocurrido en estas últimas semanas, no obstante, de acuerdo con el diario El País de Cali cerca de las cinco de la tarde el ESMAD comenzó a arrojar gases lacrimógenos.

De acuerdo con varios manifestantes, las protestas se adelantaban de forma pacífica hasta la llegada del Escuadrón Móvil Antidisturbios, mientras que según el general Carlos Ernesto Rodríguez, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, los enfrentamientos fueron ocasionados luego de que dos ciudadanos comenzaran a arrojar piedras a los uniformados.

En redes sociales se comenzaron a recibir denuncias de personas que habían sido víctimas del uso excesivo de la fuerza, como el caso de un hombre que se encontraba camino a su oficina cuando fue interceptado y atacado por un miembro de la Policía. Asimismo, se alertó de la presencia de civiles armados presuntamente respaldados por agentes oficiales.

Hacia las siete y media de la noche se reportó un incendio en el Palacio de Justicia de Tuluá que en cuestión de minutos se extendió por todo el edificio. El alcalde del municipio, John Jairo Gómez Aguirre, rechazó este hecho así como de otras afectaciones a establecimientos bancarios. “Lamentablemente, un grupo de personas sin amor, sin respeto, por la ciudad y por los demás, la ha vandalizado. Ha causado daño a la infraestructura de tránsito, como semáforos y señales”, dijo en una rueda de prensa.

Azarías Hincapié, comandante de Bomberos del municipio valluno, indicó en una entrevista con Blu Radio que un grupo de personas intentó impedir la llegada de su equipo al lugar para extinguir el incendio. “No fuimos agredidos físicamente, pero si nos hicieron una advertencia de que no llegáramos allá”, sostuvo.

A pesar de que funcionarios públicos como el alto consejero presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín, han responsabilizado a grupos de manifestantes por lo ocurrido en la sede judicial, la Fundación Internacional de Derechos Humanos aseguró que ha recibido información que señala a paramilitares como autores del incendio.

En medio del caos, el estudiante Camilo Andrés Arango García falleció luego de haber recibido un impacto de bala en circunstancias que todavía son materia de investigación por parte del CTI de la Fiscalía. La delegación de las Naciones Unidas en Colombia expresó su preocupación por esta muerte, que ahora se suma a las casi 60 víctimas mortales en el marco del Paro Nacional (cifras Indepaz), y pidió esclarecer este y los demás actos violentos que se presentaron durante la noche.

Por todos estos actos y el asesinato del joven de 18 años, la Policía Nacional ofreció una recompensa de 100 millones de pesos por información que permita dar con los responsables del ataque y de los daños materiales.

En días anteriores, se reportó el asesinato de cuatro personas que se encontraban en las concentraciones convocadas en Tuluá el 21 de mayo; los ataques ocurrieron en dos puntos y en diferentes horas. Tal como lo informó El País, el primer atentado ocurrió cerca de las cinco de la tarde en el sector de la Nueva Terminal, cuando civiles comenzaron a disparar con armas de fuego en contra de los manifestantes. Allí, dos personas perdieron la vida y tres más resultaron heridas. El otro caso se dio a la media noche en el Puente de las Mariposas, en donde dos manifestantes murieron.

Estos atentados resultaron en la captura de dos hombres y dos mujeres que ya se encuentran en proceso de judicialización.