fbpx
Fotografías por Mary McCartney

Musicians on Musicians: Taylor Swift & Paul McCartney

Comparten secretos de composición, hablan sobre hacer álbumes en casa y lo que han aprendido en la pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Taylor Swift llegó temprano a la oficina londinense de Paul McCartney en octubre, “con tapabocas y llena de emoción”. “Estos días trabajo principalmente en mi casa”, escribe sobre ese día, “y hoy se siente como ese raro paseo escolar al que realmente quieres ir”.

La cantautora llegó sin un equipo y se arregló a sí misma. Además de ser dos de los compositores de pop más famosos de todo el mundo, Swift y McCatney han pasado el último año en aventuras similares. McCartney se aisló en su hogar en Inglaterra y grabó McCartney III. Como su primer álbum de solista en 1970, el músico tocó casi todos los instrumentos, lo que generó sus canciones más ambiciosas en mucho tiempo. Swift también tomó nuevas oportunidades y compuso vía email con Aaron Dessner de The National, grabando Floklore, el cual deja a un lado el arena pop a favor de canciones llenas de carácter. Es el álbum más vendido de 2020.

Swift escuchó McCartney III mientras se preparaba para la conversación de hoy, McCartney ahondó en Folklore. Antes de la sesión de fotos, la cantante se puso al día con Mary (quien tomó las fotos) y Stella (quien diseñó la ropa de Swift, son amigas cercanas). “Me he encontrado con Paul un par de veces, en su mayoría en fiestas, pero más tarde hablaré de eso”, escribe Swift. “Poco después entró con su esposa Nancy, son una pareja muy alegre y de inmediato sentí que sería un buen día. Durante la sesión de fotos, Paul bailó y no se tomó casi nada en serio, cantando canciones de Motown. Un par de veces Mary lo regañó: ‘¡Papá, quédate quieto!’, y me pareció una dinámica familiar increíble. Fuimos hasta su oficina para una charla, y luego, nerviosa, le pedí un favor. Paul fue tan amable de escribir mi frase favorita de él junto a su autógrafo. Bromeó diciendo que lo voy a vender y me dio risa porque sé que es algo que conservaré por el resto de mi vida. Y ahí fue cuando comenzamos a hablar de música”.


SWIFT Creo que es importante decir que si este año hubiera sido como pensábamos que sería, tú y yo hubiéramos tocado en Glastonbury, por el contrario, hicimos álbumes en confinamiento.

MCCARTNEY ¡Sí!

SWIFT Recuerdo que pensaba que sería muy divertido, porque las veces en que nos hemos encontrado, las recuerdo como las noches más divertidas de mi vida. Estaba en una fiesta contigo, cuando todos comenzaron a tocar. Dave Grohl estaba tocando, y tú…

MCCARTNEY Tú estabas tocando una de sus canciones, ¿verdad?

SWIFT Sí, estaba tocando Best of You, pero la estaba tocando en el piano y él no la reconoció hasta más o menos la mitad. Y recuerdo pensar: “¿Eres el catalizador de los mejores momentos?”. ¿Es tu disposición a levantarte y tocar la que hace que todos sientan que es algo que puede suceder esta noche?

MCCARTNEY Pues creo que es un poco de todo, ¿no? Te diré quién fue muy… Reese Whiterspoon me dijo: “¿Vas a cantar?”, a lo que le contesté que no sabía, pero me dijo que debía hacerlo. Me estaba dando órdenes y me sorprendió, así que también fue un poco de eso.

SWIFT Me encanta esa persona, porque la fiesta no se volvería musical sin esa persona.

MCCARTNEY Eso es cierto.

SWIFT Si nadie dice: “¿Pueden tocar algo?”, nosotros no vamos a invitarnos a subir al escenario en la sala de quien da la fiesta.

MCCARTNEY Creo que recuerdo que Woody Harrelson se sentó al piano y comenzó a tocar Let It Be, y pensaba: “Yo lo puedo hacer mejor”. Así que le dije que se moviera y ambos la tocamos. Fue muy agradable… Me encanta la gente como Dan Aykroyd, que está lleno de energía y ama la música, pero no necesariamente es un músico, sino que solo pasea por la habitación, diciendo: “Levántate, levántate, haz algo”.

SWIFT Escuché tu nuevo disco y me encantaron muchas cosas, pero sentí que era una especie de presunción el componer, producir y tocar todos los instrumentos en cada canción. Para mí, es como flexionar un músculo y decir: “Puedo hacer todo esto solo, si tengo que hacerlo”.

MCCARTNEY Bueno, admito que yo no lo veo así. Aprendí algunos de esos instrumentos a lo largo de los años, teníamos un piano en casa que mi papá tocaba, así que también lo hice. Escribí la melodía de When I’m 64 cuando era un adolescente.

SWIFT Wow.

MCCARTNEY Cuando los Beatles fueron a Hamburgo, siempre había baterías por ahí, así que cuando tenía un momento libre, preguntaba si podía tocarla. Así que pude practicar, sin practicar. Por eso es que toco con la mano derecha. La guitarra fue el primer instrumento que tuve, la guitarra se convirtió en un bajo, y también en un ukelele y una mandolina. De repente, es sorprendente, pero en realidad solo son dos o tres instrumentos.

SWIFT Bueno, creo que eso es minimizarlo un poco. Te imaginaba en el campo, absorbiendo esa habilidad de hacerlo todo tu solo, gracias a la cuarentena y la pandemia. Creo que me he adaptado a una mentalidad de hacer yo misma las cosas que solía delegar en muchos aspectos de mi carrera. Solo me pregunto cómo era para ti un día grabando durante la pandemia.

MCCARTNEY Soy muy afortunado porque tengo un estudio que está como a 20 minutos de donde vivo. Estábamos encerrados en una granja, una granja de ovejas con mi hija Mary, sus cuatro hijos y su esposo. Así que tenía a mis nietos, a Mary, que cocina excelente, por lo que yo iba solo al estudio. También iban otras dos personas, pero éramos muy precavidos, nos distanciábamos y todo; mi ingeniero Steve y la persona encargada de mi equipo, Keith. Así que los tres hicimos el álbum y ahí comencé. Tuve que hacer una canción instrumental para una película, la hice, y se convirtió en la primera canción del disco. Llegaba y les decía: “¿Qué vamos a hacer?”. Luego se me ocurría alguna idea y comenzábamos a hacerla. Normalmente empiezo con el instrumento con la que la escribí, ya sea piano o guitarra, después probablemente algo de batería y bajo hasta que suene bien y de ahí gradualmente añadirle capas. Fue divertido.

SWIFT Eso es genial.

MCCARTNEY ¿Cómo fue el tuyo? Tocas la guitarra y el piano ahí.

SWIFT Sí, una parte de eso, pero una gran parte fue hecha con Aaron Dessner, quien está en una banda que adoro, llamada The National. Lo conocí en un concierto hace un año, y le pregunté cómo compone. Algo que me encanta hacer es preguntarle eso a gente de la que soy fan, y él tuvo una respuesta interesante. Me dijo: “Todos los miembros viven en lugares diferentes del mundo, así que hago las pistas y se las envío a nuestro cantante, Matt, y él escribe la letra”. Recuerdo pensar: “Qué eficiente”. Y lo guardé en mi mente como una futura idea para un proyecto. Como cuando uno tiene esas ideas… “Quizá un día lo haga”. Y siempre pensé: “Quizá un día trabaje con Aaron Dessner”.

Así que, cuando comenzó la cuarentena, estaba en Los Ángeles, y quedamos medio atrapados allí. Estuvimos como por cuatro meses, y durante ese tiempo, le envié un correo a Aaron diciéndole que si quería trabajar, porque mi cerebro estaba revuelto y necesitaba hacer algo, incluso si solo hacíamos una de esas canciones que no sabemos qué les pasará”.

MCCARTNEY Sí, es eso. Podías hacer cosas, sin preocuparte si iba a ser algo.

SWIFT Sí, y resultó que él había escrito pistas instrumentales para evitar enloquecer durante la pandemia, así que me envió un archivo de casi 30 pistas, y el primero que abrí terminó siendo una canción llamada Cardigan, realmente sucedió así de rápido. Me enviaba una pista, hacía nuevas, las añadía a la carpeta, y yo escribía toda la letra, y él no sabía de qué sería la canción, cómo se iba a llamar o dónde iba a poner el coro. Originalmente había pensado: “Quizá haga un álbum el próximo año y lo lanzo en enero o algo así”, pero lo terminamos y lanzamos en julio. Y pensé que ya no había reglas, porque solía tener ciertos parámetros, como: “¿Cómo sonará esta canción en un estadio? ¿Cómo sonará esta canción en la radio?”. Si quitas todos los parámetros, ¿qué haces? Supongo que la respuesta es Folklore.

MCCARTNEY Y es más música para ti, que música para el trabajo. Lo mío fue similar: Después de haber hecho esa pieza para la película, tenía un montón de cosas en las que había estado trabajando, pero me iba a casa y quedaron a medio terminar. Así que empecé a decir: “Bueno, ¿y eso? Nunca lo terminé”. Así que lo sacamos, y pensamos que podría ser bueno. Y como no tenía que convertirse en nada, pensaba: “Realmente quiero hacer loops de cinta, no me importa si encajan en esta canción, solo quiero hacerlo”. Así que los hice y los puse en una canción, solo hacía lo que quería.

No tenía idea de que terminaría siendo un álbum; puede que haya sido un poco menos indulgente, pero si una pista duraba ocho minutos, si soy honesto, lo que pensé fue: “Me lo llevaré a casa esta noche, Mary estará cocinando, los nietos estarán corriendo, y alguien, tal vez Simon, el esposo de Mary, me preguntará qué hice hoy. Sacaba mi celular y les ponía la canción”. Eso se convirtió en un ritual.

SWIFT Es la cosa más acogedora que he escuchado.

MCCARTNEY Eran unos ocho minutos, y dije: “Odio cuando alguien está tocando algo y termina después de tres minutos”. Me gusta cuando dura más.

SWIFT Quieres seguir en ese ambiente.

MCCARTNEY Solo continúa. Llegaba a casa y me preguntaban qué había hecho ese día: “Oh, hice esto. Estoy a la mitad de esto. Terminé esto otro”.

SWIFT Me preguntaba sobre la numerología en McCartney III. Todos McCartney I, II y III fueron lanzados en años terminados en cero.

MCCARTNEY Al final de décadas.

SWIFT ¿Es importante?

MCCARTNEY Pues sí, este se hizo en 2020 y no pensé mucho en ello. Creo que todo el mundo esperaba grandes cosas del 2020. “¡Será increíble! ¡Mira ese número, 2020!”. Luego llegó el COVID y dijeron: “Es prometedor, pero quizá por las razones incorrectas”. Alguien me dijo: “Lanzaste McCartney después de que los Beatles se separaran y eso fue en 1970, y luego hiciste McCartney II en 1980”. Yo respondí: “Oh y lanzaré esto en 2020 por lo que quieras llamarle, la numerología…”.

SWIFT La numerología, el aspecto, el simbolismo. Amo los números, los números gobiernan mi mundo. El número 13… el 89 es uno importante. Tengo algunos otros que me parecen…

MCCARTNEY El 13 es de la suerte para algunos.

SWIFT Sí, para mí lo es, es mi cumpleaños. Hay muchas coincidencias de buenas cosas que me han pasado. Ahora, cuando lo veo en algún lugar, lo veo como una señal de que las cosas están yendo como deberían. Tal vez no todo sea bueno en ese momento, puede ser doloroso, pero estoy en el camino correcto. No sé, adoro la numerología.

MCCARTNEY Es muy misterioso, Taylor, muy misterioso. Espera, ¿de dónde sacaste el 89?

SWIFT Es el año en que nací, en 1989, y lo he visto en diferentes lugares y pienso que es…

MCCARTNEY No, es bueno. Me gusta, cuando te apegas a ciertas cosas y te dan una buena vibra, creo que es genial.

SWIFT Sí, uno de mis artistas favoritos, Bon Iver, tiene algo con el número 22. Pero también me preguntaba… siempre como que has buscado una banda o una atmosfera comunal, como con los Beatles, Wings y luego Egypt Station. Pensé que era interesante cuando me di cuenta de que habías hecho un disco sin nadie más. Solo me peguntaba: ¿se sintió natural?

MCCARTNEY Es una de las cosas que he hecho. Como con McCartney, porque los Beatles se habían separado, no había más que conseguir una batería para la casa, una guitarra, un amplificador, un bajo y hacer algo solo. Así que, en ese álbum, que no esperé que le fuera tan bien, creo que no se sintió así. Pero la gente dice: “Me gusta, fue un álbum muy casual”. No tenía que significar nada. Así que hice eso, tocar todo yo. Luego descubrí los sintetizadores, secuenciadores y todo eso, y tenía varios en casa. Solo pensé en jugar con eso y grabarlo, eso se convirtió en McCartney II. Pero es algo que hago. Algunas personas pueden hacerlo. Stevie Wonder puede hacerlo, Stevie Windood, si no estoy mal, lo hizo. Así que hay gente así.

Cuando trabajas con alguien, tienes que preocuparte por sus variaciones. Mientras que tú conoces las tuyas. Es algo que me ha gustado; una vez que lo haces, como que te vuelves adicto. De hecho hice algunos discos bajo el nombre de The Fireman.


“Siempre pensé: ‘Eso nunca llegará a la radio’, pero cuando estaba haciendo este disco, pensé: ‘Ya nada tiene sentido. Si hay caos en todas partes, ¿por qué no uso la maldita palabra que quiero usar en una canción?’”. —TAYLOR SWIFT


SWIFT Me encantan los seudónimos.

MCCARTNEY ¡Sí, por diversión! Pero, seamos honestos, cuando eres joven quieres fama y atención. El otro día recordé que era el tipo en los Beatles que les escribía a los periodistas [habla en un tono formal]: “Somos una banda de rock semiprofesional, y pienso que le podríamos gustar… Hemos escrito más de 100 canciones (lo que era mentira), mi amigo John y yo. Si nos menciona en su periódico…”.  Ya ves, siempre estaba deseando la atención.

SWIFT ¡El engaño! Aunque es genial.

MCCARTNEY Pues sí, lo necesitas.

SWIFT Sí, creo que cuando aparece un seudónimo es cuando todavía amas tu trabajo y no quieres que tu trabajo se vea opacado por esto que han construido a tu alrededor, basado en lo que la gente sabe de ti. Ahí es cuando es muy divertido crear nombres falsos y componer canciones bajo ellos.

MCCARTNEY ¿Lo haces?

SWIFT Claro que sí.

MCCARTNEY ¿Claro que sí? Bueno, ¡no sabíamos eso! ¿Es de conocimiento popular?

SWIFT Creo que ahora sí, pero no lo era. Escribí bajo el nombre de Nils Sjöberg, porque son los dos nombres masculinos más populares en Suecia. Escribí la canción This Is What You Came For, que terminó cantando Rihanna, y nadie supo por un tiempo. Decían que cuando Prince escribió Manic Monday, no lo revelaron durante un par de meses.

MCCARTNEY Sí, también demuestra que puedes hacer algo sin la etiqueta de la fama. Hice algo para Peter y Gordon; el hermano de mi novia y su amigo estaban en una banda llamada Peter and Gordon. Y yo solía escribir bajo el nombre de Bernard Webb.

SWIFT [Risas] ¡Ese es bueno! Me encanta.

MCCARTNEY Como dicen los estadounidenses, Ber-nard Webb. Hice lo de The Fireman. Trabajé con un productor, un tipo llamado Youth, quien es increíble, nos llevamos muy bien. Me hizo una mezcla en los primeros días y nos hicimos amigos. Luego iba al estudio y me decía: “Oye, ¿qué piensas de este ritmo?”. Luego me decía: “Deberías ponerle bajo. Ponle batería”, y pasaba el día agregándole instrumentos. Hicimos varias canciones y nadie supo quién era The Fireman durante un tiempo. Debemos haber vendido todas las 15 copias.

SWIFT Emocionante, totalmente emocionante.

MCCARTNEY Y no nos importaba.

SWIFT Creo que es genial que hagas proyectos que solo son para ti. Porque cuando fui a tu concierto con mi familia en 2010 o 2011, lo que aprendí de ese show es que tenía el set de canciones más desinteresado que haya visto. Estaba completamente orientado a lo que nos emocionaría oír. Tenía cosas nuevas, pero tenía cada éxito que queríamos oír, cada canción con la que habíamos llorado, con la que la gente se había casado o escuchado con el corazón roto. Y acabo de recordar que pensé: “Tengo que recordar eso”, hacer el set list para tus fans.

MCCARTNEY Tú haces eso, ¿verdad?

SWIFT Ahora lo hago. Creo que el aprender eso de ti me enseñó en un momento muy importante de mi carrera que si la gente quiere escuchar Love Story o Shake It Off, y las he tocado 300 millones de veces, las tocaré 300 millones y una más. Creo que hay momentos para ser egoísta en tu carrera y momentos para ser desinteresado, y a veces se alinean.

MCCARTNEY Recuerdo cuando iba a conciertos de niño, muchísimo antes de los Beatles, y esperaba que tocaran las que me gustaban. Y si no lo hacían, era un poco decepcionante. No tenía dinero y mi familia no era adinerada, así que era algo importante para mí, el ahorrar por meses para comprar la boleta.

SWIFT Sí, se siente como un vínculo. Se siente como que la persona en el escenario ha dado algo, y tú como parte del público quieres dar incluso aún más, en términos de aplausos y de dedicación. Y recuerdo sentir ese vínculo en el público y pensar: “Está tocando estas canciones de los Beatles, mi papá está llorando y mi mamá intenta sostener su celular porque sus manos tiemblan”. Porque ver esa emoción no solo en mí y en mi familia, sino en todo el público de Nashville, fue algo muy especial. Amo aprender lecciones y no tener que aprenderlas a las malas. Como aprender buenas lecciones que realmente aprecio.

MCCARTNEY Bueno, eso es increíble y me alegra que te haya puesto en tu camino. Entiendo que hay gente que no lo quiere a hacer, y si lo hacen, dirán: “Oh, es un concierto de rocola”. Entiendo lo que dicen, pero creo que es una especie de trampa, porque la gente que va a tus conciertos tiene que gastar mucho dinero. Nosotros podemos permitirnos ir a un par de shows y no hace mucha diferencia. Pero muchas personas de clase trabajadora… es un gran evento en sus vidas, entonces intento darles algo. También, como tú dices, intento poner algunas de mis rarezas.

SWIFT Es lo mejor. También quiero escuchar cosas actuales, para actualizarme con el artista. Me preguntaba sobre las letras, y en dónde estabas líricamente cuando estabas haciendo este disco. Porque cuando estaba haciendo Folklore, líricamente fui en una dirección totalmente diferente de escapismo y romanticismo; escribí canciones imaginando que era una mujer pionera en una historia de amor prohibida [risas].

MCCARTNEY ¿Eso fue en “Quiero darte un hijo”? ¿Esa es una de las frases?

SWIFT Oh, esa es una canción llamada Peace.

MCCARTNEY Peace, me gusta esa.

SWIFT De hecho, Peace se basa más en mi vida personal. Sé que has hecho un trabajo excelente con esto en tu vida personal: crear una vida humana dentro de la vida pública, y lo aterrador que puede ser el conocer y enamorarte, especialmente si has conocido a alguien que tiene un estilo de vida muy aterrizado y normal. A veces, en mis momentos de ansiedad, puedo controlar cómo soy como persona y lo normal que actúo y racionalizo las cosas, pero no puedo controlar si hay 20 fotógrafos afuera, o si siguen nuestro carro e interrumpen nuestras vidas. No puedo controlar si va a haber una exclusiva falsa y rara sobre nosotros en las noticias mañana.

MCCARTNEY ¿Cómo te va con eso? ¿Tu pareja lo entiende?

SWIFT Absolutamente.

MCCARTNEY Tienen que hacerlo, ¿no?

SWIFT Pero creo que al conocerlo y estar en la relación en la que estoy ahora, definitivamente he tomado las decisiones que han hecho que mi vida se sienta más real y menos como una historia para los tabloides. Así sea decidir dónde vivir, con quién salir, cuándo no tomar una foto… Se siente raro explicar el concepto de privacidad, pero realmente solo es intentar encontrar esos pedacitos de normalidad. De eso habla Peace. Como decir, ¿sería suficiente si nunca puedo alcanzar la normalidad que ambos queremos? Stella siempre me dice que tuvo una infancia tan normal como podría esperar en esas circunstancias.

MCCARTNEY Sí, para nosotros era muy importante mantener sus pies en la tierra en medio de toda la locura.

SWIFT Fue a un colegio normal…

MCCARTNEY Así es.

SWIFT Y salías con ellos a pedir dulces, utilizando mascaras.

MCCARTNEY Todos lo hicieron, sí. Era importante, pero funcionó bien, porque cuando alcanzaron la adultez, conocieron a otros chicos que fueron a colegios privados, que eran un poco menos sentados.

Recuerdo que Mary tenía un amigo, Orlando, no Bloom. Ella solía aconsejarlo y es porque pasó por lo mismo. Pero obviamente se burlaron de mis hijos; llegaban al salón y alguien cantaba “Na na na na” o alguna de las canciones, y ellos tuvieron que manejarlo, tuvieron que afrontarlo.

SWIFT Cuando tuviste hijos, cuando toda esta presión sobre ti los afectó a ellos, ¿fue difícil? 

MCCARTNEY Sí, un poco, pero no era como ahora. Vivíamos una vida semihippie, en la que nos retiramos de muchas cosas. Los niños hacían cosas ordinarias y sus amigos del colegio venían a la casa y tenían fiestas, era genial. Recuerdo una noche maravillosa, era el cumpleaños de Stella y vinieron varios niños del colegio. Y ya sabes, me ignoraron. Pasa muy rápido, al comienzo dicen: “Oh, es alguien famoso”, y luego no les interesa. Me gusta eso. Me fui a otro cuarto y de repente pusieron música y uno de los niños, creo que su nombre es Luke, comenzó a hacer breakdance.

SWIFT Ohhh!

MCCARTNEY Bailaba muy bien y todos estaban pasando el rato. Eso les permitió ser normales junto a los otros chicos. La otra cosa es que yo no vivo de una manera lujosa. A veces es un poco vergonzoso si viene alguna visita o alguien que conozco.

SWIFT ¿Te importan esas cosas?

MCCARTNEY Cuando alguien tiene una casa grande y bonita. Quincy Jones vino a verme y le hice una hamburguesa vegetariana o algo así, le cociné. Esto fue después de que perdí a Linda. Pero el punto al que quiero llegar es que yo estaba muy consciente de eso, pensaba: “Dios, Quincy tiene que estar pensando: ‘¿En qué está este tipo? Es muy importante, y no es una casa lujosa en lo absoluto. ¡Y estamos comiendo en la cocina! Ni siquiera tiene un comedor’”.

SWIFT Creo que suena como un día perfecto.

MCCARTNEY Pero así soy yo, así de particular. Quizá debería tener una mansión, quizá debería tener personal, pero no podría hacerlo, me daría mucha vergüenza. Quiero caminar por mi casa vestido como quiera, o incluso desnudo si quiero.

SWIFT Eso no puede pasar en Downton Abbey.

MCCARTNEY [Risas] Exactamente.

SWIFT Ya recordé lo que quería preguntar; las letras de las canciones. Cuando estás en este momento extraño, haciendo un disco, ¿las letras van primero o cuando tienes una pequeña ida melódica?

MCCARTNEY Un poco de ambas, como es usual conmigo. No hay una manera fija. La gente solía preguntarnos a John y a mí: “¿Quién hace las letras y quién la música?”. Les respondíamos: “Ambos hacemos ambas cosas”. Solíamos decir que no tenemos una fórmula y que no queríamos una. Porque tan pronto teníamos una, debíamos destruirla. Como hice con un par de canciones en este álbum, a veces me sentaba al piano y comenzaba a juguetear hasta tener una idea, y luego comenzaba a añadirle cosas. Así que, en cuanto a las letras, para mí, es cuestión de seguir un rastro. Comenzaré con [canta Find My Way de McCartney III]: “I can find my way. I know my left from right, da da da”, y como que la completo. Es como si conociera la canción y solo intento recordar las letras. A veces me inspira algo. Tenía un libro que hablaba sobre las constelaciones, las estrellas, las orbitas de Venus y…

SWIFT Conozco esa canción… ¿The Kiss of Venus?

MCCARTNEY Sí, The Kiss of Venus. Y pensé: “Es una buena frase”. En realidad solo tomaba frases del libro, sonidos armoniosos. El libro habla sobre las matemáticas del universo y de cómo las cosas orbitan entre sí, y que si trazas todos los patrones, se convierte en una flor de loto.

FOTOGRAFÍA POR MARY MCCARTNEY; SUETER DE SWIFT STELLA MCCARTNEY.

SWIFT Wow.

MCCARTNEY Es muy mágico.

SWIFT Eso es mágico. Definitivamente me identifico con la necesidad de encontrar cosas mágicas en este momento no tan mágico, la necesidad de leer más libros, aprender a coser y ver películas que sucedieron hace cientos de años. En un momento en el que, si miras las noticias, solo te da un ataque de pánico, realmente me identifico con la idea de pensar en las estrellas y constelaciones.

MCCARTNEY ¿Lo hiciste en Folklore?

SWIFT Sí, leí mucho más que antes y vi aún más películas.

MCCARTNEY ¿Qué leías?

SWIFT Leía libros como Rebecca de Daphne du Maurier, el cual recomiendo muchísimo, y libros que tratan de tiempos pasados, un mundo que ya no existe. También estaba usando palabras que siempre he querido usar, palabras más grandes, floríferas y bonitas como “epifanía” en canciones. Pensaba: “Eso nunca llegará a la radio”, pero cuando estaba haciendo este disco, pensé: “¿Qué canciones? Ya nada tiene sentido. Si hay caos en todas partes, ¿por qué no uso la maldita palabra que quiero usar en una canción?”.

MCCARTNEY Exactamente. Así que, ¿veías la palabra en un libro y pensabas: “Me encanta esa palabra”?

SWIFT Sí, tengo palabras favoritas, como “elegías”, “epifanía”, “divorciada”, y simplemente palabras que suenan bonito. Tengo muchas listas.

MCCARTNEY ¿Qué opinas de “mazapán”?

SWIFT Me encanta “mazapán”.

MCCARTNEY El otro día recordé cuando escribí Lucy in the Sky With Diamonds: “caleidoscopio”.

SWIFT ¡”Caleidoscopio” es una de las mías! Tengo una canción en 1989 llamada Welcome to New York, en la que puse “caleidoscopio” solo porque estoy obsesionada con esa palabra.

MCCARTNEY Creo que el amor por las palabras es algo increíble, particularmente si vas a escribir una canción, y para mí se basa en: “¿Qué le dirá esto a una persona?”. Usualmente siento que le escribo a alguien que no está pasando por un buen momento, por lo que intento escribir canciones que le ayuden. No como si fuera una cruzada, sino que pienso en momentos de mi vida cuando he escuchado una canción y me he sentido mejor. Creo que ese es el ángulo que quiero, esa parte inspiradora.

Recuerdo una vez, con un amigo mío de Liverpool, cuando éramos adolescentes, fuimos a una feria. Era un amigo del colegio y teníamos unas chaquetas con unas manchas, que era lo que estaba a la moda en ese momento.

SWIFT Deberíamos haber hecho chaquetas iguales para esta sesión de fotos.

MCCARTNEY Encuentra una con manchas y acepto. Fuimos al parque y recuerdo -esto es lo que pasa con estas canciones- que había una chica allí. Era la feria de Liverpool en un lugar llamado Sefton Park, y estaba esta hermosa chica. No era una estrella, pero era muy hermosa, todo el mundo la seguía. Era como una escena mágica, pero todo eso me dio dolor de cabeza, así que volví a la casa de mi amigo, pues usualmente no me dan dolores de cabeza. Nos preguntamos qué podíamos hacer, así que pusimos All Shook Up de Elvis, y para el final de la canción, ya no me dolía la cabeza. Pensé: “Qué impactante”.

SWIFT Realmente es impactante.

MCCARTNEY Me encanta, cuando la gente me para en la calle y me dice: “Estaba pasando por una enfermedad y escuché muchas de tus canciones. Ya estoy mejor y eso me ayudó”, o cuando niños dicen: “Me ayudó durante los exámenes”. Están estudiando, están enloqueciendo y escuchan tu música. Estoy seguro de que eso pasa con muchos de tus fans. Los inspiras.

SWIFT Sí, definitivamente pienso en eso como un objetivo. Hay tanto estrés en todo lado que quería crear un álbum que se sintiera como un abrazo o como tu suéter favorito.

MCCARTNEY ¿Un “cárdigan”?

SWIFT Como un buen cárdigan o algo que te haga recordar tu infancia. Creo que la tristeza puede ser confortable, obviamente puede ser traumática y estresante también, pero intentaba apoyarme en esa tristeza que se siente envolvente de una manera no tan aterradora, como la nostalgia y el capricho incorporados en una sensación, como si no estuvieras bien. Porque no creo que nadie se haya sentido en su mejor momento durante este año. El aislamiento puede significar escapar a tu imaginación de una manera agradable.

MCCARTNEY Creo que mucha gente descubrió eso. Le he dicho a algunas personas: “Me siento culpable al decir que estoy disfrutando de la cuarentena”, y me responden: “Sí, lo sé, pero no le digas a nadie”. Muchas personas realmente están sufriendo.

SWIFT Porque hay muchas cosas en la vida que son arbitrarías, completa y totalmente arbitrarías. Y la cuarentena está poniendo la atención sobre eso, y también muchas cosas que delegamos, que en realidad podemos hacer nosotros mismos.

MCCARTNEY Después de los Beatles, nos fuimos a vivir en Escocia en una pequeña granja. Veo fotos de entonces y casi que me da vergüenza. Necesitaba una mesa de cocina y al ver un catálogo, pensé: “Yo podría hacer una. Estudié carpintería en el colegio, sé lo que es una cola de pato”. Me senté en la cocina, tallé madera e hice esa cola de pato. No había clavos, todo lo hice con pegamento. Y me dio miedo juntarlo todo, pensé que no iba a encajar, pero un día, conseguí el pegamento de madera y me dije que no había vuelta atrás. Pero resultó ser una linda mesa y estaba orgulloso. Esa satisfacción de haber logrado algo.

Lo extraño fue que, hace poco, Stella fue a Escocia y le pregunté si mi mesa si seguía ahí, pero me dijo que no. La busqué, pero nadie la recordaba. Alguien me dijo que quizá estaba en la pila de madera de uno de los establos, quizá la usan para la chimenea, pero le dije que no era leña. Al final la encontramos, ¿y sabes lo feliz que me hizo saber eso? “¿¡Encontraste mi mesa?!”. Alguien diría que es un poco aburrido.

SWIFT No, ¡es genial!

MCCARTNEY Pero fue increíble para mí poder hacer algo yo solo. Estabas hablando de coser, y normalmente, en tu posición, tienes un montón de sastres.

SWIFT Lo que pasa es que hubo un boom de bebés recientemente, varias de mis amigas están embarazadas.

MCCARTNEY Ah sí, estás en esa edad.

SWIFT Y pensé: “Realmente quiero usar mis manos y hacerles algo a sus hijos”. Y entonces hice un peluche genial de una ardilla voladora, que le di a una de mis amigas. Le envié un osito de peluche a otra, y comencé a hacer unas pequeñas mantas de seda para bebes con bordados. Se ha vuelto más lujoso. Y también he pintado un montón.

MCCARTNEY ¿Con qué pintas? ¿Acuarelas?

SWIFT Con acrílicos u óleos. Siempre que lo hago con acuarelas, solo pinto flores. Cuando tengo óleos, me gusta hacer paisajes. Siempre vuelvo a pintar una pequeña y solitaria casita de campo en una montaña.

MCCARTNEY Es como un sueño romántico. Estoy de acuerdo contigo, sin embargo, creo que debes tener sueños, particularmente este año. Tienes que tener algo para escapar. Cuando dices “escapismo”, suena como una palabra sucia, pero este año, definitivamente no lo fue. Y en los libros que estás leyendo, has entrado en ese mundo. Creo que es genial, pero luego vuelves a salir de ese mundo. Normalmente leo mucho antes de acostarme, así que considero que es muy agradable tener esos sueños que pueden ser fantasías o cosas que quieres lograr.

SWIFT Estás creando personajes. Este es el primer álbum en el que creo personajes o en el que escribo sobre la vida de una persona real. Hay una canción llamada The Last Great American Dynasty que habla sobre una verdadera heredara cuya vida fue completamente caótica y agitada.

MCCARTNEY ¿Es un personaje ficticio?

SWIFT Es una persona real que vivió en la casa donde vivo ahora.

MCCARTNEY ¿Es una persona real? Escuché la canción y me pregunté quién era.

SWIFT Su nombre era Rebeka Harkness. Vivió en la casa que compré en Rhode Island y por eso sé de ella. Pero fue una mujer de la que se habló muchísimo, y todo lo que hacía era escandaloso. Encontré una conexión allí. Pero también me hizo pensar en cómo escribiste Eleanor Rigby y te metiste en la historia de lo que la gente de esa ciudad hacía y de cómo sus vidas se cruzaban. Hace mucho no hacía eso en mi música, siempre había sido a un nivel demasiado personal.

MCCARTNEY Si, porque escribías canciones de ruptura como si fueran a pasar de moda.

SWIFT Lo hacía, antes de que cambiara mi suerte. Todavía adoro una buena canción de ruptura. En alguna parte del mundo siempre tendré a un amigo pasando por una ruptura y eso me hará escribir una canción.

MCCARTNEY Sí, esto me lleva de vuelta a lo que nos pasaba a John y a mí: cuando tienes una formula, rómpela. Yo no tengo una formula, depende del ánimo en que esté. Así que adoro la idea de escribir un personaje y preguntarme: “¿En qué lo estoy basando?”. Eleanor Rigby se basó en las señoras mayores que conocía de niño. Por una razón u otra, tenía una buena relación con un par de señoras mayores. El otro día estaba pensando en que no sé cómo las conocía, no eran familiares. Solo me las encontraba y las ayudaba con las compras.

SWIFT Eso es increíble.

MCCARTNEY Me sentía bien. Me sentaba y ellas me contaban historias increíbles, eso me gustaba. Tenían historias de la guerra, porque yo nací en la guerra, y ellas fueron participes. Una de las señoras que conocía tenía un radio de cristal, me parecía mágico. En la guerra mucha gente fabricaba su propio radio, los hacían con cristales [canta el tema de La dimensión desconocida].

SWIFT ¿Cómo no sabía esto? Suena como algo que yo intentaría aprender a hacer.

MCCARTNEY Es interesante porque hay muchos paralelos con el virus, el aislamiento y la guerra. Le pasó a todo el mundo, no es como el VIH, SARS o la gripe aviar, que les pasó a otros. Esto le ha pasado a todos en todo el mundo. Ese es el factor determinante sobre este virus en particular. Y, ya sabes, mis padres… le pasó a todos en Inglaterra, incluyendo a la reina y a Churchill. Comenzó la guerra y todos eran parte de ella, y tuvieron que encontrar una manera de superarlo. Tú encontraste a Folklore y yo a McCartney III.

SWIFT Y mucha gente ha estado horneando pan, ¡lo que sea que te ayude!

MCCARTNEY Algunas personas solían hacer radios. Tomaban el cristal, deberíamos buscarlo, pero realmente es un cristal. Pensaba: “No, solo lo llaman radio de cristal”, pero realmente son los cristales que conocemos y nos gustan.

SWIFT Wow.

MCCARTNEY Y de alguna manera reciben las ondas de radio, el cristal los atrae; lo sintonizan, y así es como oían las noticias. Volviendo a Eleanor Rigby, solía pensar en ella y en lo que estaría haciendo y luego simplemente intentaba ponerle letra, solo intentaba hacerlo más poético, agregarle palabras que me gustaban, poner imágenes como “recoge arroz en la iglesia donde hubo una boda”, y el Padre McKenzie “está remendando sus medias en la noche”. Es un hombre religioso, así que podría haber dicho: “alista su Biblia”, lo que habría sido más obvio, pero “remendando sus medias” dice más sobre él. Así que te adentras en esa hermosa fantasía. Y esa es la magia de las canciones, es un agujero negro, luego comienzas ese proceso y ves esa hermosa flor que acabas de hacer. Es muy parecido a bordar, a hacer algo.


“Usualmente siento que le escribo a alguien que no está pasando por un buen momento. No al estilo de una cruzada, pero escribo canciones que puedan ayudar. Creo que ese es el ángulo que quiero, esa parte inspiradora”. —PAUL MCCARTNEY


SWIFT Hacer una mesa.

MCCARTNEY Hacer una mesa.

SWIFT Wow, hubiera sido muy divertido tocar juntos en Glastonbury para el quincuagésimo aniversario.

MCCARTNEY Hubiera sido increíble, ¿verdad? Y te iba a preguntar si querías tocar conmigo.

SWIFT ¿Me ibas a preguntar? Esperaba que lo hicieras, yo te iba a preguntar a ti.

MCCARTNEY Hubiera cantado Shake It Off.

SWIFT Dios, eso hubiera sido increíble.

MCCARTNEY Me la sé, ¡está en Do!

SWIFT Una cosa que me parece genial sobre ti es que todavía sientes verdadero placer al hacerlo, sin importar lo que pase. Pareces tener la sensación de alegría más pura al tocar un instrumento y hacer música, y eso es lo mejor.

MCCARTNEY Somos muy afortunados, ¿no te parece?

SWIFT Somos muy afortunados.

MCCARTNEY No sé si te pasa a ti, pero a veces pienso: “Dios, terminé siendo un músico”.

SWIFT Sí, no puedo creer que sea mi trabajo.

MCCARTNEY Debo contarte una historia que le dije a Mary el otro día, que es una de mis historias favoritas de los Beatles. Estábamos en una terrible tormenta de nieve, yendo de Londres a Liverpool, como solíamos hacer. Trabajábamos en Londres y luego nos devolvíamos los cuatro en camioneta junto a nuestro roadie, quien era el que conducía. Y esto fue una tormenta de nieve, no se podía ver el camino. En un momento dado, el carro se deslizó y se fue por un terraplén. Hubo un montón de gritos, pero afortunadamente el carro no dio la vuelta. Pero estábamos ahí y nos preguntábamos cómo íbamos a salir. Estábamos en una camioneta, estaba nevando, no había manera. Todos estamos parados en un pequeño círculo, pensando: “¿Qué vamos a hacer?”. Y uno de nosotros dijo: “Bueno, algo pasará”. Y para mí fue lo mejor. Me encanta eso, es una filosofía.

SWIFT “Algo pasará”.

MCCARTNEY Y así fue. Subimos, logramos conseguir un aventón y Mal, nuestro roadie, solucionó todo lo de la camioneta. Esa fue nuestra carrera. Y supongo que así es como terminé siendo músico y compositor: “Algo pasará”.

SWIFT Eso es lo mejor.

MCCARTNEY Es estúpido, pero es increíble. Es muy bueno cuando estás teniendo como un ataque de pánico y piensas: “¡Dios mío” o “Ahhh, ¿qué haré?”.

SWIFT “Algo pasará”.

MCCARTNEY Entonces, gracias por hacer esto, fue muy divertido.

SWIFT Eres el mejor. Esto fue genial, ¡fueron historias de calidad!