fbpx

10 grandes series LGBT+

La televisión ha registrado la evolución, por eso aquí hay una selección de algunos ingeniosos programas que no te puedes perder
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía

Por: Jerry Portwood y Alan Sepinwall

¿Quién no aprendió a besar viendo como otros lo hacían en televisión? Antes del Internet y de que todos tuviesen un dispositivo en sus bolsillos, esa era la manera en la que muchos de nosotros consumíamos imágenes de deseo y amor. Y aun así, durante décadas, las lesbianas, los gays, los bisexuales, las personas transgénero y queer rara vez vieron alguna demostración de afecto. Eso dejó a una gran parte de la humanidad desesperada por ver algo con lo que se sintieran identificados. Puede que ahora parezca inusual, cuando tenemos series de televisión como Love, Victor (sobre unx adolescente latinx que explora la fluidez sexual), o Bonding (sobre el trabajo sexual y forma alternativa de vivir la sexualidad), pero el mal llamado “pánico homosexual” que desencadenó Ellen DeGeneres al salir del clóset en su sitcom Ellen, en 1997, fue una bomba que no necesariamente convenció a las cadenas televisivas de abrirle las puertas a los temas LGBT+.

Afortunadamente, Will & Grace debutó en 1998 y convenció a muchos de que las personas homosexuales tal vez no eran tan malas (y que posiblemente no asustarían a los patrocinadores), tanto así que el exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, le daría el crédito por haber cambiado su mentalidad sobre el matrimonio del mismo sexo. Luego aparecería Modern Family, la serie de televisión más popular de ese país. A pesar del hecho de que millones de estadounidenses fueron testigos, desde la comodidad de sus casas, de como dos hombres criaban una hija sana y feliz, los fans tuvieron que hacer una campaña para que ABC permitiera que Mitchell (interpretado por el actor gay Jesse Tyler Ferguson) y Cameron (personificado por el actor heterosexual Eric Stonestreet) finalmente se besaran en 2010. Aun así, no debemos olvidar que el argumento de la mayoría de estos programas se basaba en familias blancas de clase media-alta.

Claramente, hemos tenido unos sube y baja en cuanto a representación. Por años, los homosexuales fueron mostrados como degenerados, perversos y despreciables, especialmente por parte de Ryan Murphy, quien sigue siendo el más duro en cuanto a personajes queer en televisión. Si bien él nos dio a Kurt y a Blaine, de Glee, seguidos por el asombroso y sensible retrato de las personas trans afro en Pose, y su más reciente “arreglo” de las desigualdades de Tinseltown en la inclusiva Hollywood, también nos mostró a un fantasma gay asesino en American Horror Story y otros dementes en Nip/Tuck.

La recientemente estrenada Visible: Out on Television intenta armar una gran narrativa sobre cómo la evolución ha sido televisada y trata de mostrar una gran cantidad de esos puntos de inflexión. Desde las audiencias de Roy Cohn y Joseph McCarty (que fue la primera vez en la que muchas personas escucharon la palabra “homosexual” en televisión), pasando por la política de los 90 de “No preguntes, no lo digas”, que incluyó Los años dorados y Designing Women, hasta nuestra era de brillos y glamour con RuPaul’s Drag Race, y prácticamente cualquier cosa que esté relacionada con la pansexualidad. La docuserie es imprescindible para quien esté interesado en entender cómo hemos pasado del complejo personaje de Steve Carrington en Dinastía, al intérprete no binarix Asia Kate Dillon, estrella revelación en Billions (y en como la televisión ha sido utilizada como arma, de la misma forma como ha servido para curar las heridas y formar mentes). 

Para una mirada más detallada sobre cómo hemos logrado tanta diversidad de personajes (y muchas más demostraciones de afecto en público) más te vale añadir estas series a tu lista. A pesar de que hay una infinidad de realities para pasar el rato, en este listado nos hemos centrado en programas de ficción que están disponibles en diferentes plataformas streaming. Ciertamente, es solo el principio, mientras entramos a una nueva era de representación queer en las pantallas de todas las forma y tamaños.

Billions 

Sí, este drama sobre un pleito entre un fiscal neoyorquino presumido y un jefe sociópata de un fondo de inversión es en su gran mayoría una celebración a la energía masculina heterosexual. Pero no es una coincidencia que Billions fuera más ambicioso creativamente con la entrada de Asia Kate Dillon como Taylor, quien por un tiempo fue la protegida de Axe, luego su rival, y ahora su frenemy (una enemiga disfrazada de amiga). Como primer personaje no binario de una serie de televisión, Taylor tiene el papel más complejo de Billions, y la mayoría del tiempo, lo más cercano de la serie de una figura empática.

The Bisexual

En The Bisexual de Desiree Akhava (quien coescribió, dirigió y actuó en la serie) por fin tenemos un retrato honesto de las confusiones que giran alrededor de la faceta más ignorada de la sexualidad queer. Leila es una iraní-estadounidense de treitaitantos que vive en Londres y se ha identificado como una lesbiana la mayor parte de su vida, pero se está dando cuenta de que en realidad su sexualidad puede ser más complicada que eso. Akhavan no solo captura una de las escenas más incómodas y reales del sexo, sino que también logra aliviar la tensión en la comunidad LGBT+. Cuando Francisca, la novia de su compañero de cuarto, se cuestiona el porqué Leila está tan aterrada de decirle a las personas que ella tiene sexo con hombres y mujeres, Leila le dice que es complicado porque es “algo de gays”. Francisca responde: “¿Y qué? Soy queer”. “Todos los que tienen menos de 25 creen que son queer”, le dice Leila. “¿Y crees que están mal?”, se opone Francisca. Leila lo considera por un momento antes de responder: “No”. Es una visión realista de la que podrían aprender otros shows con temáticas queer. 

Crazy Ex-Girlfriend

Por décadas, los bisexuales han sido prácticamente invisibles en la televisión, con personajes que muy rara vez han revelado su sexualidad. Sin embargo, en los últimos años se han destacado varios personajes bi, incluyendo Pipe de Orange Is the New Black, Rosa de Brooklyn Nine-Nine, e Ilana de Broad City. La lista continua en el gran musical Crazy Ex-Girlfriend, con su propio e irresistible himno a la bisexualidad llamado Gettin’ Bi, donde Darryl (Pete Gardner), el jefe de una firma de abogados, le comparte demasiado a su equipo de su alegría por su recién descubierta bisexualidad. Es una de las canciones más memorables del show, con un montón de personajes queer y una de las multitudes más grandes que se ha encontrado el reparto en sus inesperados conciertos en vivo. 

Cucumber y Banana

Han pasado 15 años desde que Russell T. Davies trajo a la televisión británica a Queer as Folk (y tuvo un gran éxito como escritor para Doctor Who y Torchwood). Ahora regresó con tres shows LGBT+ interconectados: Banana y Cucumber para televisión y la serie web Tofu. Cucumber es sobre un hombre de mediana edad llamado Henry Best y su colega de toda la vida, Lance Sullivan. Banana habla de personajes más jóvenes -unos brillantes Dean Monroe (Fisayo Akinade) y Freddie Baxter (Freddie Fox)- y las intersecciones en sus vidas, incluyendo fantasías eróticas, obsesiones y errores que mantienen su mundo girando. Davies siempre ha tenido buen ojo para retratar la manera en que vivimos, nos comunicamos y la cagamos. 

Betty

Este atractivo spinoff de la película Skate Kitchen de Crystal Moselle de 2018 sigue a un quinteto de skaters en Nueva York. Algunas de las chicas son heterosexuales y otras no, pero todas están luchando por encajar en una subcultura tradicionalmente masculina y los problemas raciales, sexuales y de clase que las rodean. En una de sus historias más conmovedoras, Honeybear (Kabrina “Moonbear” Adams) comienza a salir con Ash (Katerina Tannenbaum), solo para que las cosas se compliquen cuando Ash descubre que Honeybear está para sus amigos pero no para su familia. Además, también cuenta con historias queer con un lado más light, como la vez que una chica le ofrece a Kirt (Nina Moran) una bolsa de hongos alucinógenos solo si la hace tener un orgasmo. 

Dear White People

Esta adaptación de la película homónima del director gay Justin Simien, sobre unos estudiantes afroamericanos en un Estados Unidos “postracial”, explora temas de raza, género y sexualidad al exponer a todo el mundo por su hipocresía y su doble moral. En la primera temporada, Lionel Higgins (DeRon Horton) pasa por una época difícil al intentar aceptar su sexualidad, principalmente por el hecho de que comparte habitación con Troy Fairbanks (Brandon P. Bell), un joven sensual y privilegiado. En la segunda temporada, el protagonista se las arregla para apartarse de las metáforas y tiene espacio para explorar su identidad queer, incluyendo sufrir una tusa por Silvio (quien se describe a sí mismo como “un gay mexicano-italiano, que gusta de hombres velludos”), e incluso siendo rechazado por otro hombre afro por su color de piel, comprobando que, a pesar de toda la charla de “comunidad”, nunca es fácil forjar lazos duraderos.

Élite

Aunque los programas de la CW (desde Gossip Girl y Pretty Little Liars, hasta Riverdale) siempre han jugado con adolescentes atractivos y sus picardías sexuales, las situaciones apasionantes usualmente dejan a los personajes queer a un lado. Pero esto no pasa con Élite. Claro que se mantiene fiel a los lujuriosos dramas de adolescentes en secundaria, pero aquí los jóvenes de clase alta se destruyen los unos a los otros con sexo y asesinatos. Entre el complejo romance entre Omar y Ander, y la relación poliamorosa entre Valerio, Cayetana y Polo, la serie se atreve a ir a lugares dentro del espectro de la sexualidad a los que pocos se han osado a ir.

Empire

El drama televisivo sobre hip-hop del productor Lee Daniels, tuvo una gran acogida en su debut en 2015, lo que en su tiempo se sintió tan revolucionario al enfocarse en Jamal Lyon, quien está compitiendo por la corona de su padre, Lucius, un importante cantante de R&B. Además, Empire logró cambiar muchos puntos de vista conservadores en la comunidad afrodescendiente (incluyendo a Timbaland, quien produjo los temas originales de la serie), y fue un momento inusual en el que un personaje gay y afro tuvo tanta visibilidad. Mucho del éxito del programa puede deberse a la interpretación que la actriz Taraji P. Henson le da a Cookie, como una madre extremadamente leal, aunque la producción se vio opacada por los asuntos legales del actor Jussie Smollet (cuyas escenas fueron recortadas en la sexta temporada).

Euphoria

Euphoria proporciona una sobrecarga de ejemplos de lo que significa ser un adolescente en estos momentos (viviendo entre un bombardeo de estímulos más abrumador que lo que alguien alguna vez se pudo haber imaginado). La serie se centra en una narradora poco fiable, Rue (Zendaya), una estudiante de secundaria que se está recuperando de una sobredosis. Luego conocemos a su nueva amiga y posterior obsesión, Jules (Hunter Schafer), quien es trans y pasa sus tardes en aplicaciones de citas para tener sexo casual con hombres mayores (usualmente casados) que no han salido del clóset. Desenvolviéndose entre la representación de depresión y éxtasis adolescente, así como de adicciones y abuso, no es un programa que te vaya a hacer sentir optimista. Aunque esta particular historia de dolor y alegría puede no parecer entretenida, revela algunas de las formas en las que la generación más joven ha evolucionado para resistir y, simplemente, sobrevivir.