fbpx

3 Corazones

Una película francesa que se sostiene en la premisa de tres clásicos del cine romántico: Love Affair, Before Sunrise y Sleepless In Seattle, pero que carece del encanto de sus predecesoras
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Benoît Jacquot /

Benoît Poelvoorde, Charlotte Gainsbourg, Chiara Mastroianni

Cortesía de Festival de Cine Francés

Benoît Jacquot, el director de Adiós a la reina, nos ofrece un melodrama romántico que él mismo define como un “thriller sentimental”. 

Los protagonistas de este triángulo amoroso son Marc, Sylvie y Sophie. Marc (un estupendo Benoît Poelvoorde), es un contador que pierde el tren que le permitiría regresar a su hogar en París. Debido a ese incidente, conoce a Sylvie (Charlotte Gainsbourg), una mujer atrapada en una relación sin amor, quien acepta la invitación de Marc de caminar con él en el poblado donde ha quedado atrapado a altas horas de la noche, para poder conversar y conocerse un poco mejor. Como si se tratara de una versión libre de los clásicos del cine romántico Love Affair, Before Sunrise o Sleepless in Seattle, al amanecer los dos enamorados acuerdan volverse a ver en París, en una fecha, un lugar y una hora precisas. La ilusionada Sylvie acude a la cita, pero Marc llega tarde, debido a una dificultad en el trabajo y a un infarto. 

Ambos no se pidieron sus respectivos números de teléfono y tampoco conocían sus nombres. Días más tarde, Marc conoce de una manera accidental a Sophie (Chiara Mastroianni), otra  mujer melancólica atrapada en una relación sin futuro, y en los dos renacerá la llama del amor. Sin embargo, el destino les ha hecho una mala jugada: Sophie es la hermana de Sylvie.   

Completa el reparto Catherine Deneuve (la madre de Chiara Mastroianni en la vida real), como la señora Berger, la madre de Sophie y Sylvie. Pero pese al excelente elenco de actores, 3 corazones no pasa de ser un novelón lacrimógeno que carece de cualquier tipo de complejidad o de una reflexión profunda sobre la dinámica de las relaciones, y donde el tabú de enamorarse de dos hermanas al mismo tiempo, es el único atractivo de la cinta.