fbpx

Bala perdida, una dosis de adrenalina “a la francesa”

El director Guillaume Pierret nos entrega una emocionante cinta de acción a la francesa, que fusiona lo mejor de Rápido y furioso y El fugitivo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Guillaume Pierret /

Alban Lenoir, Nicolas Duvauchelle, Ramzy Bedia

Un presidiario y mecánico experto utiliza su talento para ayudar a la policía, hasta que es acusado de un crimen que no cometió y debe escapar para limpiar su nombre.

Cortesía Netflix

En los últimos 20 años, los franceses reclamaron para sí el género de acción, gracias al trabajo de directores como Luc Besson (El perfecto asesino), Pierre Morel (Taken), Louis Leterrier (El Transportador) y Olivier Megaton (Colombiana). Ahora se suma a este grupo Guillaume Pierret, con Bala perdida, una nueva película de “acción a la francesa”.

Con un ritmo rápido y furioso, Pierret nos cuenta la historia de Lino (un carismático Alban Lenoir), quien junto con su amigo Quentin (Rod Paradot) decide robar una joyería para poder pagar una deuda. El modus operandi es bien original: Lino, haciendo uso de sus conocimientos sobre mecánica, adapta su auto para poder atravesar las paredes de concreto que protegen el establecimiento. Las cosas no salen bien y Quentin logra escapar. Lino no. 

A Lino se le ofrece una oportunidad para reducir su condena. Charas, un oficial de la policía (Ramzy Bedia), quiere que Lino utilice su talento para mejorar los autos de su brigada. Lino acepta y comienza a trabajar con la policía. Sin embargo, las cosas vuelven a salir mal y  Lino es acusado de un asesinato que no cometió. Por esta razón, deberá escapar y comprobar su inocencia. 

A Pierret (guionista de su ópera prima) no le preocupa cubrir las inconsistencias de la historia como tampoco desarrollar el romance de Lino con la agente de la policía Julia (Stéfi Celma), o mostrar la doble vida que tiene Areski (Nicolas Duvauchelle), el colega de Charas, esposo y padre de familia. Aquí lo que importa son unas elaboradas escenas de pelea y unas emocionantes persecuciones a bordo de autos Renault, que es lo que pide un fanático de cine de acción para satisfacer sus dosis de adrenalina. Bala perdida, es una película de acción pura y dura, la cual, sin tener que recurrir a un presupuesto elevado o a exceso de metraje, dejará satisfecha a su audiencia.